Refutación del “rapto secreto”

untitled

Introducción

Existe una generalizada doctrina evangélica que afirma que el regreso de Cristo se dividirá en dos fases.

La primera fase consiste en el regreso de Cristo del cielo para los santos que será seguida inmediatamente por la resurrección de los muertos en Cristo antes, y después, por la transformación de los creyentes que viven. Este evento se llevará a cabo antes de la gran tribulación, cuando los creyentes vivos en el momento inmediatamente anterior a la tribulación juntamente con los muertos en Cristo resucitados, serán arrebatados antes de que comience la tribulación. Este regreso de Cristo es invisible (y además de esto podría ser en cualquier momento) y la Iglesia será tomada de forma invisible: el mundo no va a ver nada. Las razones se pueden resumir en una sóla que es esta, la tribulación es un tiempo en que Dios derramará su ardiente ira sobre el mundo y la Iglesia no está destinada a la ira. En apoyo de esta tesis se toman los ejemplos de Lot y Noé, que fueron puestos a salvo antes de que Dios echase su ira sobre los malvados. Inmediatamente después del rapto secreto de la Iglesia se manifiestará el hombre de pecado, o el Anticristo, aquel que persiguirá a los Judíos que durante este periodo se volverán a Cristo y los cristianos engañados y fríos que en el dia del “regreso de Cristo” se quedaran en la tierra porqué no seran preparados a reunirse con Él y que durante el reinado del Anticristo se volverán a Cristo, pero a costa de sus vidas (de hecho mueren mártires).

La segunda etapa consistirá en el retorno de Cristo con sus santos, que se llevará a cabo de una manera visible después de la gran tribulación (durante la cual como ya he dicho el Anticristo reinará, y los juicios de Dios golpearán al mundo, y habrá una severa persecución contra los hijos de Israel que se volverán a Cristo durante este período). En este punto, Cristo juzgará al anticristo y comenzará el milenio, y desde aquel momento los santos reinarán con Él en la tierra.

La mayoria de las iglesias enseñan el rapto secreto. En el libro de René Pache El regreso de Jesucristo (los escritos de Pache son muy apreciados en medio de estas iglesias) hay una sección que trata del rapto secreto de la Iglesia, que comienza a página 91 y termina en la página 110.

Incluso las A.D.I (Asambleas de Dios en Italia) sostienen “el rapto secreto”, el libro Verdades Fundamentales dice así: “Las Escrituras indican que el regreso de Jesús constará de dos fases: 1) Jesús va a volver para los creyentes 2) Jesús va a volver con los creyentes. El regreso de Jesús para los creyentes también se llama rapto, mientras el regreso con los creyentes se define Apocalipsis ‘(Verdad Fundamental, ICI, 1/3, Roma 1996, p. 265). Sí, porque se nos hace saber que no hay que confundir estos dos eventos: en un estudio en el que se da a los estudiantes de SIB que se titula ‘Escatología’ firmada por Francisco Toppi está escrito: 2. Los dos períodos de la venida de Cristo. En las epístolas paulinas hay tres palabras que se usan para indicar el regreso de Cristo: a) Aparición Epifanía (2 Tesalonicenses 2:8, 2 Timoteo 1:10)… Término genérico que cubre los dos períodos. b) Personal Parusía presencia o venida (1 Corintios 16:17, 2 Corintios 7:6-7, 1 Corintios 15:23,… 1 Tesalonicenses 4:14-17).. Se refiere al primer período en el Rapto de la Iglesia. c) ‘Apocalipsis’ quitar el velo (2 Tes. 1:07, 1 Pedro 1:7-13). Se refiere a la Segunda Venida de Cristo con la Iglesia. 3) La diversidad entre los dos períodos. Parusía Para la Iglesia en el aire para los creyentes. Apocalipsis con la Iglesia en la tierra para el mundo después de la realización de las señales” (p. 3). Es por lo tanto, una doctrina oficial de las ADI, en realidad el estado de su credo: “Creemos … en Su regreso personal e inminente para los redimidos y luego volverá en la tierra en poder y gloria para establecer Su Reino” (Artículo de Fe # 4) . ¿Qué significa “regreso inminente para los redimidos”? Que su venida puede  ocurrir en cualquier momento, incluso esta noche, de hecho, a menudo oímos desde el púlpito por los pastores de las ADI: “Jesús puede volver otra vez esta noche, ¿estás listo?” Esto es porque hay señales especiales que anuncian este retorno invisible de Jesús, tanto es así que en el mismo estudio de Francisco Toppi que acabo de mencionar se lee: “En realidad, existen señales relacionadas con el secuestro (parusía) de la Iglesia, porque la venida del Señor para Sus santos siempre se presenta como esperanza inmediata de la Iglesia. Las señales tienen que ver sólo con la revelación (apocalipsis) de Cristo, cuando él viene a gobernar el mundo ‘(‘Escatología’, p. 4).

Incluso la Iglesia apostólica en Italia y la Iglesia Apostólica Antigua enseñan el rapto secreto de la Iglesia, de hecho, esto es lo que se lee en un estudio bíblico titulado “La segunda venida de Jesús” por  I. Howells: “La Biblia enseña, y creemos que Jesucristo regresará de una forma forma personal, visible y literalmente. Hacemos hincapié en que aquí se habla del rapto de los santos, y no de la Revelación (Apocalipsis) de Jesús en la tierra. No hablamos del día en que Jesús regresará “con sus santos” para establecer su Reino en la Tierra, sino hablamos del evento cuando Jesús viene “por sus santos.” Cuando pensamos que el futuro va a ser el portador de eventos sorprendentes y de miedo, también sabemos que el mayor evento será el rapto de los santos vivos y la resurrección de los santos muertos. Esta será la prueba concluyente del propósito de Dios, en un momento en que la tierra pierde su sal, y cuando “el uno será tomado y el otro dejado” cuando despertados de su indiferencia, muchos van a llorar pidiendo la salvación, pero será demasiado tarde, cuando el extremo cerrado de los impíos será abierto y la inmoralidad reinará, pues la dispensación de la Gracia se dará por terminada. En cuanto a la Iglesia, la segunda venida de Cristo será bendecida y gloriosa, por lo contrario en la tierra será el inicio del período más malvado de la historia humana. Los santos serán transformados, pero también la tierra va a cambiar. En lugar de la gracia divina, habrá una fuerza diabolica, en lugar de amor, habrá el odio, en lugar de Cristo, el Anticristo, en lugar del Espíritu, habrá el Falso Profeta, en lugar de la Iglesia, habrá “Babilonia, la madre de las rameras “(LA ANTIGUA ROMA) Es difícil, tal vez imposible, imaginar el mundo sin la influencia del Espíritu Santo, cuando las fuerzas malvadas dominarán todos los aspectos de la vida sin la compulsión del pecado y de la violencia, allanando el camino para el reino de hombre de pecado, en la persona del Anticristo. Cuando Cristo se reunirá con la Iglesia, el Anticristo vendrá, pero también tenemos la seguridad de que cuando Jesús regrese a la tierra, el Anticristo entrará en el lago de fuego. En vista de este futuro aterrador para la tierra, tenemos que plantear dos oraciones: “Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies”, y también “¡Ven, Señor Jesús”. La primera oración por la evangelización del mundo antes del arrebatamiento, y la segunda oración un gemido para el establecimiento del reino de Cristo en la tierra, cuando todo será paz y santidad. “Ven, Señor Jesús”. La Dispensación de la Gracia terminará con la segunda venida de Jesús.”

 

Refutación

El origen del “rapto secreto”

Empezamos diciendo que el rapto secreto de la Iglesia se introdujo en la Iglesia en 1830 por una  joven escocés llamada Margaret Mac Donald. Esta joven era parte del movimento Irvingita, y de hecho en 1830 afirmó haber recibido una visión del rapto secreto de los creyentes o más del regreso de Cristo (invisible a los ojos del mundo) del cielo. Aquí están las palabras de la joven:

Inglés primero:

” . . . now look out for the sign of the Son of man. Here I was made to stop and cry out, O it is not known what the sign of the Son of man is; the people of God think they are waiting, but they know not what it is. I felt this needed to be revealed and that there was great darkness and error about it; but suddenly what it was burst upon me with a glorious light I saw it was just the Lord himself descending from Heaven with a shout, just the glorified man. even Jesus; but that all must, as Stephen was, be filled with the Holy Ghost, that they might look up, and see the brightness of the Father’s glory. I saw the error to be, that men think that it will be something seen by the natural eye; but ‘tis spiritual discernment that is needed, the eye of God in his people. . . . Be filled with the Spirit.’

y ahora en español:

Ahora … ten cuidado con la señal del Hijo del Hombre. Aquí me hicieron parar y llorar. No se sabe cuál es la señal del Hijo del hombre: el pueblo de Dios piensa que él está esperando, pero no sabe lo que es. Sentí que esto iba a ser revelado, y que era una gran oscuridad y error sobre este tema, pero de repente lo que se me apareció con una luz gloriosa vi que era el Señor mismo que volvió del cielo con voz de mando, el hombre glorificado, Jesús, pero todos deben ser llenos del Espíritu Santo, como era Esteban, para ser capaz de mirar hacia arriba y ver el resplandor de la gloria del Padre. Vi lo que era el error, es decir, que los hombres piensan que va a ser algo que se ve por el natural, pero es que se necesita el discernimiento espiritual: el ojo de Dios en su pueblo … sed llenos del Espíritu”.

[Esto es sólo una parte del escrito de la misma Margaret Macdonald por su revelación, tal como aparece en las memorias de Robert Norton de James y George Macdonald de Puerto Glasgow, 1840 páginas 171-176)

Tengan en cuenta que la “luz gloriosa”, que apareció a Margaret la llevó a creer que el Señor Jesús cuando regresará no será visto con el ojo natural, sino con “el ojo de Dios en su pueblo”, y que para apoyar esta referencia tomó la visión recibida de Esteban ante el Sanedrín, en la que vio al Hijo de Dios a la diestra del Padre, pero la referencia es completamente errónea porque Esteban recibió una visión de Jesús en el cielo que sólo él vio en esa ocasión, pero el regreso de Cristo del cielo, no será una visión que verán los creyentes así que el mundo no podrá ver el regreso de Cristo, sino que será un acontecimiento visible tanto para los creyentes como para los no creyentes.

Edward Irving (1792-1834) quien fue el pastor de esa joven, aceptó esta “revelación” y comenzó a difundirla durante las conferencias proféticas que comenzaron en Dublín (Irlanda) en el mismo año.

Esa nueva doctrina también fue aceptada por John Nelson Darby (1800-1882), quien en 1830 todavía era oficialmente un ministro de la Iglesia de Irlanda, quien en 1831 juntamente a otros hombres fundó el movimiento de los Hermanos de Plymouth, y comenzó también a extender esta nueva doctrina empujando significativamente su propagación.

Dave Mac Pherson ha escrito un libro sobre las orígenes del rapto antes de la tribulación. Él escribe: “Hemos visto que una joven llamada Margaret Mac donald,  tuvo una revelación privada en Port Glasgow, Escocia, en la primera parte de 1830, según la cual un selecto grupo de cristianos habría sido arrebatado para encontrar a Cristo en el aire antes de los días del Anticristo. Un testigo ocular y auditivo llamado Robert Norton MD, ha mantenido su cuenta manuscrita de su revelación sobre el secuestro antes de la tribulación, en dos de sus libros, y dijo que era la primera vez que alguien había dividido a la segunda venida en dos partes o fases distintas. Sus escritos, juntamente con mucha otra literatura de la Iglesia Católica Apostólica, fueron ocultados durante décadas en la corriente principal del pensamiento evangélico y han surgido recientemente. Las ideas de Margaret eran bien conocidas a los que visitaron su casa, incluyendo John Darby de los Hermanos (Dave MacPherson, The Incredible Cover-Up: The True Story of the Pre-Trib Rapture [La Increíble ocultación: La Verdadera Historia del Rapto antes de la Tribulacion], Plainfield, NJ: Logos International, 1975, pag. 93. El texto en ingles’ es esto: ‘We have seen that a young Scottish lassie named Margaret Macdonald had a private revelation in Port Glasgow, Scotland, in the early part of 1830 that a select group of Christians would be caught up to meet Christ in the air before  the days of Antichrist. An eye-and-ear witness, Robert Norton M.D., preserved her handwritten account of her pre-trib rapture revelation in two of his books, and said it was the first time anyone ever split the second coming into two distinct parts or stages. His writings, along with much other Catholic Apostolic Church literature, have been hidden many decades from the mainstream of Evangelical thought and only recently surfaced. Margaret’s views were well-known to those who visited her home, among them John Darby of the Brethren’). Darby influenció a Ciro Ingerson Scofield (1843-1921), que incorpora esta doctrina en las notas de la Santa Biblia con notas y comentarios a la CL Scofield publicada en 1909, por lo tanto, esta Biblia, ha contribuido en gran medida a su difusión en las iglesias, ya que es ampliamente utilizada en muchas denominaciones evangélicas.

 

Las Escrituras refutan el “rapto secreto”

Para demostrar que, a la luz de la Escritura, la doctrina del rapto secreto es falsa comienzo con la cita que algunas palabras de Jesucristo habló en el Monte de los Olivos, que se refieren a su regreso, en respuesta a algunos de sus discípulos: “¿cuándo han de ocurrir esas cosas? ¿Cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?”. Estas son las palabras de Jesús: “Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán. Oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca, pero aún no es el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares.  Pero todo esto es solo principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, os matarán y seréis odiados por todos por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos;  y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, este será salvo. Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. Por tanto, cuando veáis en el Lugar santo la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel –el que lee, entienda–, entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;  y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días!  Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado,  porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes.  Así que, si os dicen: “Mirad, está en el desierto”, no salgáis; o “Mirad, está en los aposentos”, no lo creáis,  porque igual que el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre. Dondequiera que esté el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.  Enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro” (Mateo 24:4-31).

Ahora, los discípulos hicieron a Jesús una pregunta clara sobre su regreso, y Jesús les respondió de una manera igualmente clara. Jesús les explicó cuales son las cosas que precederán a su regreso, y como se puede ver en estas cosas también hay una aflicción que los escogidos de Dios, que los santos pasarán, de hecho, dijo que “habrá gran tribulación” y que inmediatamente después tendrá lugar Su regreso desde el cielo y la reunión de los escogidos en el aire, de hecho, dijo: “Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”. Ahora, ¿cómo será su regreso? Será visible a todos, porque todos los linajes de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. ¿Y qué hará Jesús cuando volverá del cielo? Él enviará a sus ángeles para reunir a sus escogidos. Y ¿quiénes son los elegidos? Son todos los discípulos de Cristo, los que creen en Él, después de haber sido escogidos para salvación en Cristo antes de la fundación Del mundo. De hecho, Pablo dice a los Efesios: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición spiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él. Por su amor, nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.” (Efesios 1:3-6), y a los Romanos: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” (Romanos 8:33-34). Así que todo el mundo va a ver el regreso de Cristo, que es nuestra reunión con Él en las nubes del cielo. Es una mentira, por lo tanto, la enseñanza de que habrá un retorno invisible de Cristo con su arrebatamiento invisible de sus discípulos. Tal enseñanza no existe en la Biblia. ¿Y cuándo será este regreso visible de Cristo y nuestra reunión con él? Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, que sabemos que es la tribulación. ¡Qué gran ocasión Jesús tenía para enseñar la doctrina del rapto secreto a sus discípulos, “la doctrina de las dos fases de su regreso” – que ahora es uno de los artículos de fe de casi todas las iglesias de hoy! Pero no lo mencionó porqué Jesús no creía esto. Y, de hecho, El nunca habló de estas dos fases de su regreso, divididas de un período de gran tribulación.

Ni siquiera los apóstoles hablaron de dos fases del regreso de Cristo, porque no creían en esas cosas. No podía ser de otra manera porque los apóstoles fueron guiados por el Espíritu de la verdad. Vamos a ver, por ejemplo, el apóstol Pablo: él confirmó plenamente la enseñanza de Cristo en su venida, y es que el regreso de Cristo y nuestra reunión con él se realizará el mismo día porque nuestra reunión con él seguirá inmediatamente Su venida del cielo, que tendrá lugar después de la gran tribulación. He aquí sus palabras: “Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. ¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Ya está en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel impío, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de su venida.”(2 Tesalonicenses 2:1-8). Ahora, en primer lugar quiero señalar que Pablo menciona la venida de Cristo juntamente con nuestra reunión con Él porque nuestro recogimiento a Cristo es parte de la venida de Cristo, o está estrechamente relacionado con su venida. ¿Cómo Pablo llama a estos dos eventos? Él los llama “el día del Señor”, que por lo tanto, incluye tanto la venida de Cristo, como la nuestra reunión con él. Los santos de Tesalónica se habían preocupado por algunos de los que estaban enseñando el regreso de Cristo como un retorno inminente, y entonces Pablo les instó a no dejarse engañar. En otras palabras, les explicó que el día del Señor no era inminente, ya que ese día se producirá sólo después de que habrá algunas cosas definidas, de hecho, él les dijo: “pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto”. Es claro, por lo tanto, que de acuerdo con Pablo, antes del regreso de Cristo, deben occurrir la apostasía y la manifestación del anticristo, y luego los creyentes pasarán la tribulación. Como se puede ver también, las palabras de Pablo, “la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él”, confirman las palabras de Jesús que hemos visto antes: “Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (Mateo 24:30-31). Estas palabras muestran que nuestra reunión con Cristo tendrá lugar en la venida de Cristo desde el cielo, y les recordamos que para que se pueda experimentar este encuentro en el cielo, es necesario que los muertos en Cristo sean resucitados primero y luego los santos vivos sean arrebatados y transformados ​​con ellos en las nubes del cielo para recibir al Señor en el aire (1 Tesalonicenses 4:15-17).

Ahora me gustaría señalar una cosa más: que también en el capítulo 1 de la segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses, Pablo habla de la venida de Cristo, pero habla con una expresión diferente. He aquí sus palabras: “Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo.  Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron; y vosotros habéis creído en nuestro testimonio.”(2 Tesalonicenses 1:6-10). Noten que Pablo habla aquí de aquel día o del día de la venida de Cristo, y ¿qué sucederá en aquel día? Jesús se revelará desde el cielo, y será glorificado en sus santos y admirado en todos los que creyeron, y también hará el pago a los que no conocen a Dios, ni obedecen al Evangelio de Cristo. Por lo tanto, es claro que también aquí la reunión de los escogidos está relacionada con la aparición de Cristo. No hay ningúna aparición o venida de Cristo con sus escogidos que sólo será visible a sus escogidos, y una aparición o venida de Cristo con sus escogidos, que será visible también a los no creyentes, segunda venida que coincidirá con la destrucción de los que no conocen a Dios, ni obedecen al Evangelio. Porque prácticamente los que apoyan el rapto secreto afirman que los malvados serán castigados en la segunda fase de la venida de Cristo desde el cielo. Por lo tanto la doctrina de la venida de Cristo fue torcida con este rapto secreto.

Y no sólo la doctrina de la venida de Cristo, sino también la doctrina de la resurrección de los justos. Vamos a ver porque. En el capítulo 15 de la primera carta de Pablo a los Corintios, el apóstol dice: “Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida” (1 Corintios 15:22-23). Así que los que mueren en Cristo todos serán resucitados a la venida de Cristo. Pero si la venida de Cristo se dividirá en dos fases, hay que romper la resurrección de los justos en dos fases, es decir, en dos resurrecciones, y eso es porque de acuerdo a la doctrina del rapto secreto cuando Cristo vuelva invisible para los que son de Cristo serán resucitados en ese momento (la resurrección de los cuales el mundo no se dará cuenta), pero cuando Cristo regresará visiblemente al final de la tribulación serán resucitados los que les pertenecen en este último tiempo (los que se convirtieron durante la tribulación, es decir, cristianos fríos y apóstatas que tendrán una segunda oportunidad durante este período de transición, y los Judíos se convertirán en misioneros poderosos a través de los cuales muchas naciones se convertirán a Cristo, que serán condenados a muerte por el anticristo). Así que podemos decir que habrá una Iglesia A (la llamamos así por conveniencia) que resucitará a la primera fase del retorno de Cristo, y una Iglesia B que resucitará a la segunda fase del retorno de Cristo. Pero si ese fuera el caso, la Escritura sería cancelada porque Pablo dice que los que son de Cristo serán resucitados a la venida de Cristo. Así que la resurrección de los que son de Cristo sólo puede ser una, no pueden haberse dos resurrecciones de los que pertenecen a Cristo. Las Escrituras dicen:“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección;  la segunda muerte no tiene poder sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6). Así que la resurrección de los que son de Cristo se llama la primera resurrección y tendrá lugar al regreso de Cristo. Pero si tuviéramos que hacer caso a la doctrina del rapto secreto deberíamos llegar a la conclusión de que habrán dos resurrecciones de los que pertenecen a Cristo, la primera de los justos antes de la tribulación y la segunda al final de la misma. Pero la Escritura habla de una sóla resurrección en referencia a los justos y habla de una solá resurrección en referencia a los injustos, esta resurrección se llevará a cabo al final del milenio, como está escrito: “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección” (Apocalipsis 20:5). Así que, por esta razón, la doctrina del rapto secreto no es bíblica, ya que derroca a la doctrina de la resurrección de los justos.

Pero veamos otra razón por la cual la doctrina del rapto secreto no es bíblica y por lo tanto debe ser rechazada, ya que admite una segunda oportunidad para los cristianos extraviados y fríos. Escuchen con atención lo que se lee en un manual de las Asambleas de Dios: Estudio para escuelas dominicales: “El rapto de la Iglesia tendrá un gran impacto en la sociedad. Imagínense cómo se sentirá un cristiano descarriado cuando su familia y sus amigos, de repente desaparecerán. Sin duda, el miedo en los corazones de los cristianos por enfriarse y descarriarse, ayudará ellos a arrepentirse y a volverse bien con Dios (profecía y fin, Tercer Trimestre 1995 ADI-Media, p. 28). ¡Qué hermosa y buena noticia para los rebeldes, para los corruptos, para los que no se santifican, que llenan los lugares de culto de las diversas iglesias! Para quien sostiene tal cosa le digo, ‘¡Qué vergüenza, arrepiéntate, borra de los manuales de estudio estas mentiras, estas herejías, y eliminalas de tu mente! “Esta es la paja que no tiene nada que ver con el trigo, que ese día será quemada. Pero ¿cúando en la Biblia se dice que aquellos que no se encuentran listos al regreso de Cristo tendrán una segunda oportunidad de convertirse después de su regreso? Pero ¿alguna vez has leído la parábola de las diez vírgenes? Esto es lo que dice: “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que, tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;  pero las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Como el novio tardaba, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: “¡Aquí viene el novio, salid a recibirlo!”  Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan”. Pero las prudentes respondieron diciendo: “Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden y comprad para vosotras mismas”. Pero mientras ellas iban a comprar, llegó el novio; y las que estaban preparadas entraron con él a la boda, y se cerró la puerta. Después llegaron también las otras vírgenes, diciendo: “¡Señor, señor, ábrenos!”. Pero él, respondiendo, dijo: “De cierto os digo que no os conozco”. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del hombre ha de venir.”(Mateo 25:1-13). ¿No está muy clara esta parábola? Quiero detenerme brevemente en la razón por la que Jesús dijo esta parábola. Él dijo esta parábola para advertirnos de no convertirnos en necios, porque si nos volvemos necios no vamos a ir con Él cuando Él regresará, y no tendremos ninguna oportunidad de entrar en los salones de la boda, ya que la puerta estará cerrada. Ustedes pastores que enseñan el rapto secreto ¿qué han hecho? Estan dejando la puerta entreabierta, porque les da la oportunidad a los necios para entrar por la puerta en el salón de bodas. Tengan en cuenta lo que han hecho, ¡han cancelado una parábola de nuestro Señor Jesucristo! Pero quiero decirles ¿por qué un creyente que les escucha debería santificarse?, ¿por qué debería temer a Dios, si después de que Jesús volverá y arrebatará a su iglesia tendrá una segunda oportunidad? Pero ¿Nunca leyeron lo que Pablo dijo a los Corintios: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio nuestro; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios lo que no conoció pecado, ‘le ha hecho pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Como colaboradores de Dios, os exhortamos también para asegurar que no recibáis la gracia de Dios en vano, porque él dice: ¿He oído en un tiempo aceptable, y te es el día de salvación. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación “(2 Corintios 5:20-21, 6:1-2)? He aquí, ahora, ahora es el tiempo aceptable y el día de la salvación para los creyentes que viven según la carne, y por lo tanto son enemigos de Dios. Pero ustedes ¿qué han hecho en su lugar? Han creado dos tiempos aceptables y dos días de salvación, uno ahora, y uno durante el reinado del anticristo, ¡que buenas noticias para los cristianos descarriados! Desde su forma de hablar, no tiene sentido exhortar a los santos para que se santifiquen, decir que este es el tiempo aceptable y que hoy es el día de la salvación porque hay otro tiempo aceptable y también hay otro día de salvación durante la tribulación después del rapto de la Iglesia! Pero, ¿se dan cuenta de lo que están haciendo? Están animando a los creyentes a no santificarse y así se corrompe al pueblo de Dios. De este manera la segunda oportunidad que se niega a los creyentes descarriados que han muerto en este estado, le da a los creyentes descarriados después del arrebatamiento! Ustedes son injustos y hacen que Dios parezca un Dios injusto! ¡Arrepentíos! No hay una segunda oportunidad para los creyentes extraviados y fríos después del regreso de Cristo. Ahora lo confirmo aún más con estas palabras de Cristo: “¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?  Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así.  De cierto os digo que sobre todos sus bienes lo pondrá. Pero si aquel siervo malo dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, y comienza a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que este no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 24:45-51). ¿Cúal segunda oportunidad se les dará Jesús cuando Él regrese, a sus siervos impíos e infieles de estar bien con él? Ninguna. De hecho ellos serán castigados y echados en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes, y esto porque Él es justo. Por lo contrario, de su forma de hablar, cuando el maestro volverá los sirvientes listos serán arrebatados con Él mientras que aquellos que no serán encuentrados listos no tendrán ningún mal final, ¡ya que tendrán la oportunidad de convertirse!

Hermanos amados por el Señor, juzguen ustedes lo que digo por personas inteligentes. ¡Ellos han cambiado la gracia de Dios en libertinaje! Les ruego, hermanos, para no creer estas fábulas; estas cosas son la levadura del mal de rechazar.

 

Explicaciones de algunas medidas adoptadas en apoyo del “rapto secreto”

Ahora empezaré a comentar brevemente los pasajes bíblicos que se toman para apoyar el rapto secreto.

 – “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero para probar a los que habitan sobre la tierra.” (Apocalipsis 3:10).

¿Dónde está la promesa de arrebatar secretamente a la Iglesia en este pasaje? De acuerdo con lo que leemos en un estudio realizado por Paolo Lombardo, pastor de una iglesia en Sicilia ADI (Asambleas de Dios en Italia), se encuentra en las palabras “te guardaré de la hora de la prueba”, de hecho, dice que la Iglesia de Filadelfia es una iglesia que se mueve hacia adelante para conquistar otros, porque, aunque no es muy fuerte, es fiel. El Señor le ha “puesto delante una puerta abierta” y “la guardará de la prueba” (entonces el Señor la arrebatará) ‘(El Libro de la Revelación: Estudio general, con algunas notas doctrinales, página 7).

Me deja realmente sorprendido de leer esas cosas, porque es obvio que el tiempo de la prueba no podía ser la gran tribulación, porque está claro por el contexto que se trataba de una prueba que la Iglesia se enfrentaría pronto en aquel tiempo, y el Señor les prometió de guardarles.

También aquellos que toman estas palabras y argumentan que el Señor ha prometido a la Iglesia de hacerla escapar de la gran tribulación se contradicen a ellos mismos, ya que mientras por un lado reclaman que las siete iglesias del Apocalipsis representan siete eras de la Iglesia (“Las cartas de Apocalipsis 2 y 3 en realidad corresponden a los siete períodos de la historia de la Iglesia” p 1) -.. entonces estaríamos viviendo en el último período, que es lo de la Iglesia de Laodicea – y de otro lado toman estas palabras “te guardaré de la hora de la prueba” dirigida a la Iglesia de Filadelfia, que es la Iglesia del penúltimo período de la Historia de la Iglesia, para argumentar que el Señor preservará a la Iglesia de la tribulación del último período, es decir, a la Iglesia de Laodicea, que es la que será arrebatada! ¿Han notado ustedes? ¡Toman las palabras dirigidas a la iglesia del penúltimo período de la historia de la Iglesia y las aplican a la Iglesia del último período! Juzguen ustedes lo que digo. Por otra parte, no está claro como los santos de la Iglesia de Filadelfia habrían podido entender que esas palabras “te guardaré de la hora de la prueba” significaban que el Señor les habría arrebatado de la tierra secretamente antes de que el Anticristo sea manifestado. La promesa era que el Señor los protegería en la tierra, pero ahora se ha convertido en “¡les arrebatará y les llevará al cielo!”

Ahora, los defensores de esta teoría sostienen que durante la gran tribulación los Judíos se convertirán y se conviertirán en misioneros y por medio de ellos muchos se convirtirán al Señor, y dicen que el Señor protegerá a los Judíos durante este período (durante el cual habrá no sólo la persecución del anticristo, sino habrán también los juicios de Dios contra el mundo) y lo confirman por esta cita: “¡Ah, cuán grande es aquel día! Tanto, que no hay otro semejante a él. Es un tiempo de angustia para Jacob, pero de ella será librado” ( Jeremías 30:7) osea preservado. Este pueblo (lo que yo llamo por conveniencia la Iglesia B) está representado por la mujer del capítulo 12 del Apocalipsis que el Señor va a preservar por el dragón (Apocalipsis 12:13-17). ¡Qué raro! El Señor puede preservar la Iglesia B durante la gran tribulación, pero no puede preservar la Iglesia A! ¿Por qué, pues, no podría el Señor protejer a su Iglesia durante la gran tribulación? Si Él puede proteger a los Judíos que se volverán a Cristo durante ese tiempo, ¿no les parece que podría bien proteger a la Iglesia también durante este período? Ya saben, hermanos, que la Iglesia pasará la gran tribulación, muchos sin duda se pondrán a la muerte, pero de todos modos los creyentes serán protegidos por el Señor y el Anticristo no será capaz de dar muerte a todos, porque luego al regreso de Cristo se habrán santos viviendo. Que los escogidos pasarán la gran tribulación fue confirmado por Jesús cuando dijo: “porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días” (Marcos 13:19-20). Y ¿quién son los escogidos, si no los discípulos de Cristo (Véase Lucas 18:7), que sean Judíos por nacimiento o Gentiles? Entonces, Dios cuidará a su pueblo durante la gran tribulación.

– “Después de esto miré, y vi que había una puerta abierta en el cielo. La primera voz que oí era como de una trompeta que, hablando conmigo, dijo: «¡Sube acá y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas!». Al instante, estando yo en el Espíritu, vi un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado” (Apocalipsis 4:1-2).

Se nos dice que el rapto de la Iglesia lo demuestra la experiencia de Juan, así que es como si el Señor nos quiere decir con estas palabras de Juan: “¡Esta es mi iglesia que está en el cielo!” Pero tal cosa no es aceptable, porque Juan en esa ocasión estaba en el Espiritu en el cielo, y después de haber visto y oído muchas cosas, volvió a sí mismo. Y para apoyar que el arrebatamiento de Juan represente o coincida con el rapto de la Iglesia dicen que desde el capítulo 6 hacia el capítulo 19 (o más bien, precisamente desde Apocalipsis 3:22 hacia 22:16), la Iglesia ya no se menciona. A lo que yo respondo: Es cierto que el término Iglesia no se menciona en la parte del libro de Apocalipsis pero hay varios pasajes que indican claramente que la Iglesia estará presente en la tierra durante la gran tribulación hasta el regreso de Cristo del cielo. Esto es de hecho lo que leemos en el capítulo 6 de Apocalipsis: ” Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían muerto por causa de la palabra de Dios y del testimonio que tenían. Clamaban a gran voz, diciendo: «¿Hasta cuándo Señor, santo y verdadero, vas a tardar en juzgar y vengar nuestra sangre de los que habitan sobre la tierra?». Entonces se les dio vestiduras blancas y se les dijo que descansaran todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos que también habían de ser muertos como ellos” (Apocalipsis 6:9-11). ¿Quiénes eran los consiervos y los hermanos de los que estaban en el cielo? Eran miembros de la Iglesia que estaban en la tierra. Así que la Iglesia estaba en la tierra, incluso después de que Juan fue arrebatado en espíritu. Escuchen lo que siempre dice Juan en Apocalipsis, capítulo 13: “Y abrió su boca para blasfemar contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que habitan en el cielo. Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado” (Apocalipsis 13:6-8). Pero ¿quiénes son los santos contra los cuales la bestia hace guerra? ¿No son los escogidos? Por lo tanto es claro que la Iglesia de Dios sufrirá una severa persecución durante este período, pero saldrá victoriosa, porque los que fueron puestos a la muerte irán de inmediato en el cielo y después en ese mismo día resucitarán en la resurrección de vida, mientras los que permanecerán vivos hasta la venida del Señor, en aquel día serán transformados y llevados al cielo juntamente con los resucitados. Y entonces escuchen bien estas palabras escritas en el capítulo 18: “Y oí otra voz del cielo, que decía: «¡Salid de ella, pueblo mío,e para que no seáis partícipes de sus pecados ni recibáis parte de sus plagas!, porque sus pecados han llegado hasta el cielo y Dios se ha acordado de sus maldades” (Apocalipsis 18:4-5). ¿Quién es el pueblo de Dios al cual Dios manda de salir de Babilonia? Ciertamente está hablando de su Iglesia (Véase 1 Pedro 2:9-10; 5:13).

– “Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Ya está en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. “(2 Tesalonicenses 2:6-7).

Ahora, ‘lo que lo detiene’ sería el Espíritu Santo, porque es Él, a través de la Iglesia (que es el templo del Espíritu Santo), que impide la manifestación del anticristo. Así que una vez que la Iglesia sea arrebatada surgirá el Anticristo, porque el Espíritu Santo se habrá eliminado. Pero tengan cuidado, porque cuando hacemos notar que si el Espíritu será retirado juntamente con la Iglesia no podrá occurrir la conversión de los Judíos durante la Gran Tribulación, porque es el Espíritu que convence al mundo de pecado, se nos dice que el Espíritu Santo no será totalmente removido de la tierra, porque incluso después del rapto de la Iglesia, el Espíritu continuará obrando en el suelo!! Por lo tanto, me pregunto: “Si el Espíritu actúa por medio de la Iglesia A y evita ahora la manifestación del anticristo, ¿cómo es posible que el mismo Espíritu a través de la Iglesia B, durante la Gran Tribulación, hará manifestar el Anticristo y les dejará decir y hacer todas esas cosas malas que sabemos que va a decir y hacer?” ¡Nos respuendan los contenciosos!

– “Dios no nos ha puesto para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:9).

Ahora, se nos dice que debido a que durante la gran tribulación, Dios derramará sus juicios sobre la tierra, la Iglesia no puede pasar ese tiempo, porque Dios no nos ha puesto para ira. Pero la ira de la que habla Pablo en este pasaje es la ira del Señor que se manifestará al resplandor de su venida en contra de aquellos que no conocen a Dios y los que no obedecen al evangelio, como está escrito: “Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángelese de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron; y vosotros habéis creído en nuestro testimonio” (2 Tesalonicenses 1:6-10). Y entonces ¿qué pasa con los juicios de Dios que vendrán sobre la tierra durante la gran tribulación? Bueno, Dios preservará a sus escogidos, y hará caer sus juicios sobre los impíos. Recuerden que cuando Dios hirió a los egipcios con esas diez terribles plagas, Dios preservó a los Judíos, y no una sola plaga golpeó a los Judíos. Y el profeta Isaías confirma que Dios es capaz de preservar a su pueblo cuando está airado contra el impío, como está escrito:“Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras de ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada en ella, y no encubrirá ya más a sus muertos” (Isaías 26:20-21). También en el libro de Apocalipsis hay una confirmación de que Dios es capaz de golpear a los impíos sin golpear a los justos, esto es lo que Juan dice: “Entonces oí desde el templo una gran voz que decía a los siete ángeles: «Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios». Fue el primero y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia y que adoraban su imagen” ( Apocalipsis 16:1-2). Observen cómo Dios va a golpear con úlcera maligna los que adoran a la imagen de la bestia y toman su marca, mientras no afecta a los que no adoran a la imagen de la bestia y no toman su marca, porque como ustedes saben durante la gran tribulación se habrán muchas personas que no adorarán a la bestia. Así que esta es una prueba clara de cómo Dios es capaz de preservar sus santos también de la ira que manifiestará contra el mundo durante el período de la tribulación.

– “Acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba, porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche” (1 Tesalonicenses 5:1-2).

Que el rapto secreto pueda suceder de forma inesperada (entonces en cualquier momento) sería confirmado por el hecho que Pablo dice que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche. Pero este no es el significado de las palabras de Pablo porque el apóstol quería decir simplemente que ese día vendrá como un ladrón en la noche para los que caminan en la oscuridad, y no para los que andan en la luz. De hecho, poco después él dice, “Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Pero vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino vigilemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5:3-6). Así que para nosotros que somos hijos de la luz ese día no vendrá como un ladrón en la noche porque estamos esperando el Señor. Nosotros no somos de los que están en tinieblas, y por lo tanto no esperan el Señor.

 

“Ese día no vendrá sin que…”

Me gustaría volver ahora a las palabras de Pablo a los Tesalonicenses: “Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. ¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Tesalonicenses 2:1-4), y meditar en ellas, y esto porque creo que estas palabras confirman con toda claridad que la Iglesia pasará por la gran tribulación.

Ahora, vamos a ver lo que se dice en el libro de Apocalipsis en el regreso de Cristo en la gloria del cielo: “Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzgao y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, en su cabeza tenía muchas diademas y tenía escrito un nombre que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios. Los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada agudas para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.Vi un ángel que estaba de pie en el sol, y clamó a gran voz diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: «¡Venid y congregaos a la gran cena de Dios! Para que comáis carnes de reyes y capitanes y carnes de fuertes; carnes de caballos y de sus jinetes; carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes». Vi a la bestia y a los reyes de la tierra y sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo y contra su ejército. La bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos” (Apocalipsis 19:11-21). Ahora, el en que hay que prestar mucha atención es el hecho que Juan vio a la bestia y al falso profeta que fueron capturados vivos y lanzados dentro el lago de fuego que arde con azufre. ¿Por qué digo esto? Porque esto confirma lo que Pablo escribió a los Tesalonicenses sobre el destino que le espera a el Anticristo, que es el hombre del pecado que será revelado antes de que el día del Señor venga. Esto es lo que Pablo dice a los Tesalonicenses acerca de esto: “Y entonces se manifestará aquel impío, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tesalonicenses 2:8). Como se puede ver, por lo tanto, Juan y Pablo están de acuerdo en que el hombre de pecado (la bestia) será castigado a la venida de Cristo, cuando Él se revelará desde el cielo.

Aclarado esto, hay que ver cuando el inicuo será revelado, osea, si se revela antes o después que la Iglesia será arrebatada. Vamos a ver lo que siempre dice Pablo a los santos de Tesalónica sobre cuándo se manifestará aquel inicuo, “Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,  que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. ¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,  el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.Ya está en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio” (2 Tesalonicenses 2:1-7). Sin duda, Pablo dice que la bestia se mostrará mientras los santos estarán todavía en la tierra. Esto se deduce del hecho de que él dice que “pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición…”. Por lo tanto, la apostasía y el hombre de pecado deben venir primero, y luego vendrá el día del Señor que incluirá la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de los santos vivos. Alguien preguntará en este punto: “¿Pero no puede ser que cuando Pablo habla del Día del Señor se refiera sólo al regreso de Cristo desde el cielo con sus santos que ya están con Él desde algunos años?” No, porque si ustedes leen con cuidado las palabras de Pablo antes mencionadas verán que cuando habla del día del Señor, eso no sucederá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, se refiere a la “venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con con él” (2 Tesalonicenses 2:1). En primer lugar el Apóstol dice a los santos no ser conturbados acerca de la venida del Señor y nuestra reunión con él, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera casi que “el día del Señor está cerca”, y luego dice que la razón por la cual los santos no deben caer en este error: “… pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición…”. Ese día, de lo que Pablo habla, entonces, es el día en que Cristo vendrá y nos reuniremos con él. Pablo lo dice implícitamente que los santos estarán todavía en la tierra cuando el impío será revelado y que luego será destruido por la aparición de la venida de Jesucristo.

Ahora, dado que el hombre de pecado será un ministro de Satanás, arrogante sin medida, ya que afirmará de ser Dios y tendrá enormes poderes otorgados a él por Satanás para engañar a los habitantes de la tierra, se da a entender que este hombre, que es la bestia, perseguirá a los santos que estarán en la tierra en ese momento. Y de hecho, Juan dice que “se le permitió hacer guerra contra los santos y vencerlos…” (Apocalipsis 13:7), y el profeta Daniel que “Hablará palabras contra el Altísimo, a los santos del Altísimo quebrantará y pensará en cambiar los tiempos y la Ley; y serán entregados en sus manos hasta tiempo, tiempos y medio tiempo” (Daniel 7:25). ¿Quiénes son estos santos? Son creyentes en Jesucristo cuyos nombres están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo. Esto se ve confirmado por el hecho de que Juan dice que el falso profeta hizo que “los que no adoraran la imagen de la bestia sean muertos” (Apocalipsis 13:15). Que ellos son los santos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida es evidente por el hecho de que poco antes se dice quien son los que adoran a la bestia: “La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado” (Apocalipsis 13:8). Si, de hecho, aquellos cuyos nombres no están escritos en el Libro de la Vida  adorarán a la bestia y no serán condenados a muerte por la bestia, inevitablemente, los que no adorarán la bestia y serán asesinados, son los santos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida Cordero.

Cuando la bestia se revelará podemos ver que estarán en la tierra aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida, y también aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida. De hecho, no tendría sentido si el anticristo se revelara después del rapto de la Iglesia, porque eso significaría que en la tierra no habrían más creyentes, sino sólo no creyentes que adoran el anticristo. ¿Contra quién se descargaría entonces la ira y la arrogancia de ese hombre despreciable si no hay santos en la tierra? La presencia de los santos en la tierra, por lo tanto, es necesaria, ya que constituye el objetivo contra el que va a descargar su furia. Furia, sin embargo, que va a ser suprimida por el regreso de Cristo, porque cuando Jesús volverá del cielo, la bestia será destruida y castigada como se merece. Y todo el mundo será capaz de contemplar el salario que Cristo le dará a sus obras injustas realizadas por el poder de Satanás contra los santos del Señor. Me gustaría reiterar, sin embargo, que a pesar que la persecución de los santos por la bestia será furiosa como ningún otro tipo de persecución que le precedió, la bestia no será capaz de dar muerte a todos los santos que estarán en la tierra porque cuando Cristo regresará habrán santos que todavía viven: De hecho, Pablo dijo a los Tesalonicenses: “Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:17). Sin duda, la aparición de Cristo desde el cielo terminará la persecución más severa contra los Santos inventadas por el diablo durante el curso de los milenios, por los santos vivos por lo tanto será una gran liberación, un gran consuelo. Tanto es así que Pablo en su segunda carta a los Tesalonicenses, él también dice lo siguiente: “Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan,  mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifiested el Señor Jesús desde el cielo con los ángelese de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron; y vosotros habéis creído en nuestro testimonio” (2 Tesalonicenses 1:6-10). Noten como Pablo dice que cuando Cristo será revelado desde el cielo traerá tribulación a los adversarios de los santos, y reposo a los que se ven afectados debido a la persecución por causa del reino de Dios. Entonces al resplandor de su venida, – los santos vivos conseguirán reposo y serán transformados y arrebatados al cielo. Una vez más, por lo tanto, se entiende por las palabras de Pablo que el rapto de la Iglesia se llevará a cabo en conjunto con la aparición de Cristo en el cielo, y que se llevará a cabo después que se manifestará aquel inicuo. Y después de su aparición y nuestra reunión con él en las nubes, Cristo descenderá del cielo con sus escogidos (Véase 1 Tesalonicenses 3:13; Zacarías 14:5) y una vez en la tierra comenzará el milenio, durante el cual los escogidos reinarán con Él (Véase Apocalipsis 20:6).

He hablado hasta ahora de la manifestación del anticristo que debe preceder la venida de Cristo desde el cielo, pero como hemos visto, Pablo dice que antes de la venida del Señor también tiene que venir la apostasía. ¿Qué es la apostasía? La apostasía es el abandono y la negación de la fe en Cristo Jesús para creer en doctrinas de demonios y herejías destructoras. Pablo explica lo que significa renegar en estos términos: “Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, de hipócritas y mentirosos, cuya conciencia está cauterizada. Estos prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participaran de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad” (1 Timoteo 4:1-3). Ahora bien, si la apostasía es el abandono de la fe, lo que significa es que pasará para algunos creyentes. De hecho, ¿qiuénes son los que pueden apostatar de la fe sino a los que ya la tienen? ¿Alguien puede abandonar un hogar si no fue entrado en eso por primera vez? Entonces antes de la venida de Cristo algunos creyentes abandonarán la fe, ya que irán a escuchar a espíritus engañadores, y creerán a las doctrinas de demonios. Ciertamente, hasta el día de hoy, se han habido en todo el mundo creyentes que han apostatado de la fe, pero la apostasía de la que habla Pablo a los Tesalonicenses cubrirá un gran número de creyentes que apostatarán antes del regreso de Cristo. Una vez más, por lo tanto, debe concluirse que los creyentes seguirán estando en la tierra antes de la aparición de Cristo desde el cielo porque muchos de ellos se apartarán de la fe.

Como hemos visto, sin embargo, a pesar de las palabras de Pablo que indican que el día del Señor, es decir, que la venida del Señor y nuestra reunión con él, debe ser precedida de la apostasía y del impío, los que creen en el rapto antes de la tribulación (partidarios del ‘rapto secreto’) argumentan que la Iglesia será arrebatada antes de la manifestación del anticristo. Por lo tanto no podemos no hacer estas preguntas a aquellos que sostienen este punto de vista: “¿Qué sentido tendrían por lo tanto las palabras de Pablo? Es decir, ¿qué sentido tendría decir a los santos de Tesalónica “nadie os engañe de ninguna manera, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición”? Vamos a tomar un ejemplo para explicar esto: digamos que una chica que vive en Italia está esperando a su novio, que está en los Estados Unidos desde hace muchos años, ya que le dijo que pronto irá a verla y casarse con ella, y alguien en algún momento dice a ella la falsa noticia de que la visita de su novio es inminente cuando no lo es en absoluto. Ciertamente la novia le estará esperando todo el día, hora a hora, porque su mente y su corazón se tomarán a partir de esta expectativa, por supuesto será cargada de una cierta agitación y emoción porque saben cómo reacciona el alma humana en estas ocasiones de escuchar ciertas cosas. Pero su novio, habiendo tenido noticia de que su novia lo está esperando en cualquier momento, porque alguien ha dicho una mentira, y entendiendo que el hecho de no verlo llegar en poco tiempo va a crear un alboroto no pequeño en su alma, envía un fax diciendo: “Mi amor, he oído que alguien te ha dicho que mi visita es inminente, no te enojar si no me ves venir en los próximos días porque mi visita no es inminente, de hecho, no podré volver hasta que habré terminado de construir la casa en la que vamos a tener que ir a vivir”. ¿Qué va a entender entonces la chica? Que antes de regresar, su novio tiene que terminar la construcción de la casa y luego vendrá a buscarla y a casarse con ella. Por supuesto, esto traerá calma en el corazón de la muchacha. ¿Podrá de tal manera entender que su novio vendrá a visitarla y a casarse con ella antes de que termine la casa? Entonces, ¿cómo podemos entender que las palabras de Pablo a los Tesalonicenses quieren decir que los creyentes serán arrebatados al cielo y luego el inicuo se dará a conocer? ¿Por qué el apóstol Pablo escribió esas palabras tranquilizadoras si los santos serán reunidos con Cristo antes de que se revelará el anticristo? ¿Pero no se dan cuenta de que las palabras de Pablo tienen sentido sólo si la reunión de los santos con Cristo coincide con su aparición en el cielo, entonces se debe esperar después de que el anticristo sea revelado?

Una objeción que algunos tienen contra nosotros que afirmamos que nuestra reunión con Cristo debe ser precedida por la llegada del anticristo es que el creyente termina esperando el anticristo en lugar de la venida del Señor. Pero no es así, porqué la venida del anticristo es una de las señales que nos indica que la venida del Señor está cerca. Todo aquí, tanto es así que nos hablamos más de la venida de Cristo que la del anticristo. La bestia será revelada para perseguirnos, Cristo se revelará para liberarnos de su feroz persecución y destrucción. Y además de la destrucción de él, Cristo va a destruir incluso a los que no conocen a Dios y los que no obedecen al Evangelio.

Otra objeción es que Pablo con esas palabras quería decir a los Tesalonicenses a no ser molestados por los que dicen que el día del Señor ya había llegado y por esta motivación se habían quedado atrás. Ahora bien, es cierto que en los días de Pablo algunos se habían extraviado de la verdad diciendo que la resurrección ya había tenido lugar (Véase 2 Timoteo 2:18), pero de como Pablo habla a los Tesalonicenses, en este caso no se refería a los que con mentiras hablaban a los creyentes diciendo que la resurrección ya tuvo lugar, sino a los que decían que la resurrección era inminente, que estaba a punto de ocurrir.

Otra objeción es que Pablo cuando dice: “Ya está en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene,e hasta que él a su vez sea quitado de en medio” (2 Tesalonicenses 2:7), ‘quien al presente lo detiene’ es la Iglesia que es el templo del Espíritu Santo así que cuando será arrebatada, el anticristo será revelado. Si este fuera el caso hay que preguntarse porque entonces la presencia de la Iglesia en la tierra no impidió que muchos anticristos se hayan manifestado en el pasado y por eso hoy la presencia de la Iglesia no está impediendo a muchos anticristos de manifiestarse. Es cierto que el Anticristo que está por venir será diferente de todos los otros anticristos, pero sigue siendo un anticristo. No, no creemos que lo que detiene el misterio de la iniquidad sea la Iglesia, sino Dios, que en su tiempo va a quitar el misterio de la iniquidad, y luego será revelado el anticristo.

Conclusión

Así que, hermanos, he demostrado que la doctrina del rapto secreto es una doctrina ajena a la Escritura, por lo tanto debe ser rechazada. No se dejen engañar por palabras vacías.

Estudio del maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

9 comentarios en “Refutación del “rapto secreto”

  1. Pingback: SI HAY SÓLO DOS RESURRECCIÓNES, LA PRIMERA DE LOS CREYENTES DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN A LA VENIDA DE CRISTO, Y LA SEGUNDA DE LOS IMPÍOS DESPUÉS DEL REINO MILENIAL, DONDE SE ENCUENTRA EL RAPTO SECRETO EN LA BIBLIA? | La sana doctrina bíblica
  2. Pingback: ¿SI HAY SÓLO DOS RESURRECCIÓNES, LA PRIMERA DE LOS CREYENTES DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN A LA VENIDA DE CRISTO, Y LA SEGUNDA DE LOS IMPÍOS DESPUÉS DEL REINO MILENIAL, DONDE SE ENCUENTRA EL RAPTO SECRETO EN LA BIBLIA? | La sana doctrina bíblica
  3. Pingback: SI HAY SÓLO DOS RESURRECCIÓNES, LA PRIMERA DE LOS CREYENTES DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN A LA VENIDA DE CRISTO, Y LA SEGUNDA DE LOS IMPÍOS DESPUÉS DEL REINO MILENIAL, ¿DONDE SE ENCUENTRA EL RAPTO SECRETO EN LA BIBLIA? | La sana doctrina bíblica
  4. Pingback: Si hay sólo dos resurrecciónes, la primera de los creyentes después de la tribulación a la venida de Cristo, y la segunda de los malvados después del reino milenal, ¿Dónde se encuentra el rapto secreto en la biblia? | La sana doctrina bíblica
  5. *******

    Este tratado bíblico se repartió por mucho tiempo en la ciudad de New York

    El Rapto es algo implícito y solo es para “VIRGENES PRUDENTES” (Mateo 25:1-10)
    No es para “CARNALES”.
    La mayor parte “SI” pasarán por la “GRAN TRIBULACION” para que se cumpla en ellos lo que profetizó el apóstol Juan en Apocalipsis 7:9-17; 15:2; y 20:4.

    TRATADO QUE SE HA REPARTIDO EN LAS CALLES
    (bíblico y en síntesi)

    LA VENIDA DE CRISTO (Visible)

    Mateo 24:30. -Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.-

    Apocalipsis 1:7. -He aquí que viene con las nubes, Y TODO OJO LE VERA, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, Amén.-

    2 Tesalonicenses 1:7-9. – Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecieron al evangelio de Jesucristo; Los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.-

    2 Tesalonicenses 2:3,4,8,9,10,11. –
    (3) Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,
    (4) el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.
    (8) a quién el Señor matará con el Espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;
    (9) inícuo cuyo advenimiento es por obra de satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,
    (10) y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.
    (11) Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira.-

    EL ARREBATAMIENTO (Como ladrón en la noche)

    Mateo 25:6. -Y a la medianoche se oyó un clamor: Aqui viene el esposo; salid a recibirle!

    Apocalipsis 16:15. -He aqui, YO VENGO COMO LADRON. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.-

    Apocalipsis 3:10. -Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.-

    I Tesalonicenses 4:15-18. -Por lo cual os decimos esto en palabras del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron; Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos ARREBATADOS juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.-

    Lucas 21:36. -Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y estar en pie delante del Hijo del Hombre.-

    Mateo 24:40,41. -Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.-

    Mateo 24:44. -Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.-

    I Tesalonicenses 5:2. -Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá asi como ladrón en la noche.-

    I Corintios 15:51,52. -He aqui os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.-

    2da. Pedro 3:9. -El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.-

    TODOS LEEMOS LA BIBLIA, PERO EL ESPIRITU SANTO ES EL QUE REVELA.
    PERO, NO QUEREMOS DARLE LA GLORIA A DIOS, SINO A LAS CONVICCIONES Y PREJUICIOS PRECONCEBIDOS DE PERSONAS, GRUPOS Y DENOMINACIONES, SIN IMPORTAR EL RESULTADO DRASTICO A QUE PUDIERA CULMINAR.

    ¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!

    *******

    • El problema con esta falsa doctrina de la venida en dos etapas que estas llevando es que, no tenendo en cuenta de la SUMA de la Palabra, creas una gran confusión. Pero ahora te Voy a muenstrar bíblicamente que te está confundiendo porque los versículos que citaste están hablando de lo mismo evento. Lee con atención: En la primera epístola a los santos de Tesalónica está escrito: “Porque EL SEÑOR MISMO con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, DESCENDERÁ DEL CIELO; y los muertos en Cristo RESUSCITARÁN primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos ARREBATADOS juntamente CON ELLOS en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4:16-17)

      De este evento, la venida del Señor Jesús, se habla también en el libro de Apocalipsis:

      “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, LOS QUE NO HABÍAN ADORADO A LA BESTIA ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y VIVIERON y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. ESTA ES LA PRIMERA RESSURRECCIÓN. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.” (Apocalipsis 20:4-6)

      Se ve muy claro que la PRIMERA RESSURRECCIÓN de la que se habla en Apocalipsis es lo mismo ARREBATAMIENTO (llamado por muchos RAPTO) de lo cual habla Pablo a los Tesalonicenses. Esta RESSURRECCIÓN, es decir, el arrebatamiento o rapto, occurrirá a los que no adorarán a la bestia y que no tomarán su marca. Por lo tanto es obvio que, ya que serán todavía vivientes mientras el anticristo está reinando en la tierra, y la tribulación occurrirá durante el reinado del anticristo, sería contradictorio afirmar que el rapto occurrirá ante la tribulación porque, como leemos, occurrirá DESPUÉS del reinado del anticristo porque, siendo los Cristianos todavía en la tierra, lo podrán rechazar. ¿Cómo podrían rechazarlo si no estuvieran todavía en la tierra? Esta entonces es la primera resurrección que es el arrebatamiento. Primera porque antes no hay otras.

      Que Jesús no podrá volver hasta que el anticristo no será manifestado, y entonces no podrá volver por cierto esta noche o ante la tribulación está confirmado por estas palabras: “Pero con respecto a LA VENIDA de nuestro Señor Jesucristo, Y NUESTRA REUNIÓN CON ÉL, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; PORQUE NO VENDRÁ sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (2 Tesalonicenses 2:1-3)

      Notad que la venida de Jesús y nuestra reunión con Él son citados juntos como LO MISMO EVENTO EN LO MISMO DÍA.
      La SEGUNDA RESSURRECCIÓN, también llamada muerte segunda, por lo contrario, occurrirá después de los mil años y será de juicio porque bienaventurados son lo que parteciparán a la PRIMERA, es decir, el ARREBATAMIENTO, exactamente Como dijo Pablo. (Véase Apocalipsis 20:7-15)

      Como pueden ver hay DOS Resurrecciónes y UNA SÓLA VENIDA, es decir el rapto DESPUÉS de la tribulación. Si existiera el rapto secreto pre-tribulación habrían sido TRES resurrecciónes pero la tercera no se encuentra en la Biblia. Esto porqué el rapto secreto es una invención que está engañando muchos Cristianos en todo el mundo, de hecho, NO EXISTE en la Biblia. Simplemente no se puede encontrar!

      La verdad esta en la SUMA de la Palabra y no en las peliculas antibíblicas y en los que toman versículos aislados sin tener en cuenta de la totalidad haciendo un gran daño al pueblo de Dios.

      La segunda venida, por lo tanto, será una sóla, no será secreta y occurrirá después de la tribulación.

      “E inmediatamente DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. ENTONCES APARECERÁ la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y VERÁN AL HIJO DEL HOMBRE viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, Y JUNTARÁN A SUS ESCOGIDOS, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (Mateo 24:29-31)

      Otra cosa, el Senor Jesús vendrá como un ladrón en la noche, sí, pero SÓLO para LOS QUE NO LO ESPERAN, es decir, los incrédulos. Como está claramente escrito: “Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. MAS VOSOTROS, HERMANOS, NO ESTÁIS EN TINIEBLAS, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque TODOS VOSOTROS SOIS HIJOS DE LUZ e hijos del día; NO SOMOS DE LA NOCHE NI EN LAS TINIEBLAS. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.” (1 Tesalonicenses 5:1-8)

      Para nosotros que somos hijos de Dios no vendrá como un ladrón en la noche porque, aunque no sabemos ni el día y ni la hora, sin embargo Lo esperamos!

      Que Dios te dea intendimiento así que no permanezcas más en esto engaño.

  6. Pingback: ¿Si hay sólo dos resurrecciónes, la primera de los creyentes después de la tribulación a la venida de Cristo, y la segunda de los malvados después del reino milenal, ¿Dónde se encuentra el rapto secreto en la biblia? | La sana doctrina bíblica
  7. Pingback: Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con Él … | La sana doctrina bíblica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s