¿Por qué es incorrecto llamar “Iglesia”, “Casa de Dios” o “Templo de Dios”, el lugar de culto?

primera-iglesia-evangelica-dominicana-02-9-9-2012-600x450“Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, pero para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:4-5).

El lugar de adoración no es la ‘casa de Dios’, porque la casa de Dios no es un edificio de ladrillo o de piedra o de madera (como lo es un lugar de culto), sino una casa espiritual hecha por los nacidos de nuevo, que sirve como morada de Dios en el Espíritu Santo.

El escritor de Hebreos dice: “Su casa somos nosotros” (Hebreos 3:6), Pablo dice a los Efesios: “en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:22), y Pedro dice en su primera epístola : “Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, pero para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:4-5).

Tampoco es la “iglesia”  porque la palabra griega ekklesia significa  “asamblea” [de los sacados fuera (del mundo)], por esta motivación esta palabra debe ser utilizada sólo en referencia a la asamblea de los hermanos y hermanas en Cristo, independientemente de donde se juntan para hacer su adoración a Dios. Y esto es lo que se muestra en los siguientes versículos. Pablo, escribiendo a los santos en Colosas dice: “Saludad a los hermanos que están en Laodicea, a Ninfas y a la iglesia que está en su casa” (Colosenses 4:15 ), y a los de Roma dice para saludar a la iglesia que estaba en la casa de Aquila y Priscila: “Saludad también a la iglesia que se reúne en su casa” (Romanos 16:5).

Cuando Pedro fue encarcelado, dice la Escritura, que fervientes oraciones fueron hechas por la iglesia a Dios por él (Véase Hechos 12:5). Después de que Pablo se convirtió  al Señor, dice la Escritura: “Entonces la iglesia, en todas las regiones de Judea, Galilea y Samaria, tenía paz y crecía espiritualmente. Vivía en el temor del Señor, y con la ayuda del Espíritu Santo iba aumentando en número” (Hechos 9:31).

También es antibíblico llamar al lugar de culto “templo de Dios” porque, como está  escrito, el templo de Dios es nuestro cuerpo:  “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1Corintios 3:16) y “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1Corintios 6:19). 

Sería bueno, entonces, que los que tienen el hábito de llamar el lugar de adoración “Casa de Dios “o” Iglesia” o “Templo de Dios”, se detengan de hacerlo porque “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas” (Hechos 17:24).

Quien tiene oídos, oiga lo que la Palabra de Dios dice a las Iglesias.

Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Un comentario en “¿Por qué es incorrecto llamar “Iglesia”, “Casa de Dios” o “Templo de Dios”, el lugar de culto?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s