Las lenguas en el día de Pentecostés no fueron dadas para evangelizar

6a0120a4f88a1c970b0133ed217a33970b-320wiVamos a demostrar bíblicamente que las lenguas en el día de Pentecostés no fueron dadas para evangelizar.

El hablar en lenguas en el día de Pentecostés

Ahora, Lucas dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto”(Hechos 2:1-13).

Noten, en primer lugar, que aquella multitud de Judios se reunió en el lugar donde se sentaban los discípulos del Señor, oyendo el sonido como de un viento recio que soplaba, entonces llegó a ese lugar cuando los discípulos ya estaban hablando en otros idiomas por el Espíritu. ¿Y qué decían los discípulos en esos idiomas? Hablaron de las grandes cosas de Dios. Esto fue observado por los Judios que se reunieron y les escucharon porque entendieron que esos galileos hablaban en sus idiomas nativos de las grandes cosas de Dios. Noten que todos los que hablaban en otras lenguas hablaban de las grandes cosas de Dios; quien en una lengua, quien en otra, pero todos hablaban de las grandes cosas de Dios.

Pero estas grandes cosas de Dios pueden referirse al Evangelio que los Judios necesitaban escuchar? No, el Evangelio en el hablar en lenguas no fue proclamado. ¿Por qué decimos esto? ¿Porque el Evangelio se predicó a los Judios en el idioma hebreo (el idioma que todos podían entender) por Simón Pedro, cuando él se puso en pie con los once después de que él escuchó que algunos se burlaban de ellos, pensando que estuvieran borrachos.

Aquí está lo que dijo Pedro en aquella predicación: “Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. Porque David dice de él: veía al Señor siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, y aun mi carne descansará en esperanza; porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción. Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu presencia. Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra,hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo”(Hechos 2:14-36).

Ahora, yo digo, si los aproximadamente ciento veinte cuando comenzaron a hablar en lenguas hablaban a los no creyentes anunciando el Evangelio ¿qué necesidad había de que Pedro les anunciara el Evangelio en hebreo? Ninguna. Así que aquellos creyentes no podían hablar a los hombres incrédulos por su hablar en lenguas. Y esto se ve confirmado por el hecho de que los Judios fueron compungidos de corazón después de escuchar la predicación que Pedro hizo en su idioma, de hecho está escrito: “Al oír esto, se compungieron de corazón …” (Hechos 2:37), y no cuando escucharon a los creyentes hablar en su lengua materna. En esa ocasión ellos se quedaron impresionados, perplejos, pero sin ser compingidos en el corazón. El compungimento llegó sólo cuando oyeron a Pedro decir que el hombre Jesús, que los Judios habían crucificado fue resucitado por Dios, y que él había sido hecho por el Señor Dios y Cristo. Y esto se confirma no sólo por este hecho, sino también de las palabras que aquellos Judios dijeron a Pedro y a los otros apóstoles, es decir, “Varones hermanos, ¿qué haremos ?” (Hechos 2:37); De hecho, si los Judios ya habían escuchado la predicación en su lengua materna sin duda habrían oído que tenían que arrepentirse y ser bautizados en el nombre de Cristo, mientras el hecho que después de escucharlos hablar en lenguas todavía no sabían qué hacer significa que en esas “grandes cosas de Dios” no se mencionó lo que tenían que hacer. Como también en la predicación de Pedro no había lo que tenían que hacer; lo que tenían hacer les fue dicho después de que Pedro terminó de predicar el Evangelio.

Este error de pensar que las lenguas fueron dadas para la evangelización fue hecho por muchos pentecostales al principio del siglo pasado en América (entonces en los primeros años del Movimiento Pentecostal). De hecho inicialmente muchos pensaron que las lenguas recibidas con el bautismo con el Espíritu Santo servían para predicar el Evangelio, y algunos se fueron a países extranjeros porque piensaban que habrían predicado en esas lenguas, pero poco después volvieron a casa decepcionados.
Hablar en lenguas se dirige a Dios y no a los hombres

Este error, como hemos visto, se sigue haciendo por muchos porque ignoran las palabras de Pablo a los Corintios: “el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios” (1 Corintios 14:2). Noten como Pablo explica claramente a quien se dirige el hablar en lenguas. No se dirige a los hombres, sino a Dios.

Pero vemos otros pasajes de la Escritura que figuran en la primera carta de Pablo a los Corintios y que muestran que el hablar en lenguas es un hablar a Dios y no a los hombres:

● Más tarde Pablo dice: “Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento” ( 1 Corintios 14:14-15);

Como se puede ver muy bien, aquí Pablo habla de la oración en otra lengua (o orar con el espíritu) y ya que sabemos que la oración se dirige a Dios y no a los hombres, esto confirma que el hablar en lenguas se dirige a Dios. En cuanto al orar con el espíritu, que también es mencionado por Pablo a los Efesios, cuando dice: “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu” (Efesios 6:18), y por Judá en su epístola cuando dice: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios” (Judas 20-21), les recuerdo que se refiere a la intercesión que el Espíritu de Dios cumple para los santos como está escrito a los Romanos: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” (Romanos 8:26-27). Así que los que oran en lenguas, piden a Dios por medio del Espíritu, para hacer ciertas cosas a nuestro favor y a favor de los santos en la tierra. Es evidente que dado que la intercesión la hace ( en otro idioma), el Espíritu de Dios que conoce a fondo todas nuestras necesidades (incluso aquellas que no sabemos) y las de todos los demás hijos de Dios, las cosas que Él le pide a Dios son un misterio para nosotros, es decir cosas ocultas. Déjenme darles un ejemplo: si el Espíritu de Dios intercede por algunos hermanos que no conocemos y que están en África en una urgente necesidad particular, nunca sabremos que el Espíritu estaba en ese momento haciendo aquella intercesión en particular; a menos que alguien intérprete por el Espíritu aquella la intercesión del Espíritu Santo. En este caso, por supuesto, los misterios serán revelados a los hermanos por, precisamente, la interpretación de las lenguas.

● Pablo dice: “Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento” (1 Corintios 14:15); Esto cantar se refiere al cantar canciones espirituales a Dios a través del Espíritu. Es aquí también implícito que se refiere a un hablar a Dios y no a los hombres.

● Pablo también dice: “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado” (1 Corintios 14:16-17); noten las expresiones “si bendices sólo con el espíritu” y también “bien das gracias” porque confirman que quien habla en otra lengua no habla a los hombres, sino a Dios, porque bendice y da gracias a Dios.
El hablar en lenguas en la casa de Cornelio y en Éfeso

Consideremos ahora los demás casos que se narran en el libro de los Hechos donde los creyentes hablaron en otras lenguas, para ver si hay algún tipo de referencia que pueda confirmar que su hablar en lenguas era dirigido a los hombres, ya que por su medio se predicaba el Evangelio, y no a Dios;

● En la casa de Cornelio, mientras Pedro predicaba la Palabra a Cornelio y a los que estaban con él sucedió que “el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios”(Hechos 10:44-46). También en este caso no podemos decir que el hablar en lenguas estaba dirigido a los hombres, porque no hay el menor indicio de esto. Y entonces si aquel hablar en lenguas hubiera sido dado para evangelizar incluso en ese momento, ¿quién eran los que allí en la casa de Cornelio necesitaban recibir el mensaje del Evangelio si el Espíritu cayó sobre TODOS los que escuchaban la Palabra, y entonces no habían más incrédulos en esa casa?

● En Efeso, cuando el Espíritu Santo descendió sobre algunos discípulos está escrito que “hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:6). Observen como la profecía se cita por separado del hablar en lenguas ya que el que habla en lenguas no está profetizando, es decir no está hablando a los hombres para edificación, exhortación y consolación, pero habla a Dios. Entonces aquellos hombres no podían comunicar el Evangelio en otros idiomas. Y entonces, una vez más, si las lenguas se hubieran dado para evangelizar, ¿quién eran esos hombres a los cuales se predicó el Evangelio si además de ellos que eran discípulos de Cristo había sólo el apóstol Pablo, que era también un creyente?

 

Explicación del pasaje bíblico tomado para sugerir que los que hablan en lenguas predican el Evangelio

Pasemos ahora a explicar las palabras de Pablo: “las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:22). Ahora, justo antes Pablo cita estas palabras del profeta Isaías: “En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor”(1 Corintios 14:21), estas palabras significan que el Señor habría hablado a su pueblo de Israel a través de la señal de las lenguas. Pero Pablo no dice que Dios habría hablado directamente a los hebreos a través de las lenguas, precisamente porque el hablar en lenguas se dirige a Dios y no a los hombres.

Recuerden lo que pasó en el día de Pentecostés. ¿No es verdad que Dios habló a los Judios extranjeros por los galileos? ¿No es verdad que Dios hizo asombrar aquellos Judios extranjeros por la señal de hablar en lenguas aunque si el hablar en lenguas no se dirigía directamente a ellos? Ciertamente es así, de hecho, las lenguas, dice Pablo, “son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:22). ¿Ved? Dios a través de las lenguas habló a los Judios que se reunieron en ese día ya que les hizo sorprender y asombrar.

Los signos hablan por sí mismos, recuerden esto; no importa de qué tipo son, ellos dan testimonio de la grandeza de Dios y también de la presencia de Dios. Para confirmar esto, existen las siguientes palabras que Jesús dijo a los Judios: “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado” (Juan 5:36); y estas otras que Dios dijo a Moisés cuando lo envió a Egipto con el poder de cambiar el bastón en una serpiente y de afectar su mano por la lepra: “Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieren a la voz de la primera señal, creerán a la voz de la postrera…” (Éxodo 4:8). Noten las expresiones “a la voz de la primera señal” y ” la voz de la postrera” porque confirman que los signos de Dios hablan. Así que teniendo en cuenta que aún las lenguas son una señal de Dios para los incrédulos, llegamos a la conclusión de que Dios habla a los no creyentes a través de las lenguas, (por supuesto, por medio de la señal de las lenguas y no por los así llamados “mensajes en lenguas”). Y esto es exactamente lo que sucedió en varias ocasiones, porque habían sido Judios que Dios ha hecho asombrar y sorprender haciendoles escuchar algunos Gentiles que cantaban y oraban en hebreo, y algunos de ellos han sido llevados a la obediencia de la fe después de haber sido testigos de ese signo portentoso, es decir, después de haber oído algunos Gentiles orar o cantar en hebreo sin que ellos supieran la lengua hebrea.

Por lo tanto, a la luz de lo que dice la Escritura, tenemos que rechazar categóricamente la tesis de todos esos evangélicos que piensan de esa manera.

Nadie os engañe con palabras vanas,

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducción: Enrico Maria Palumbo

Un comentario en “Las lenguas en el día de Pentecostés no fueron dadas para evangelizar

  1. Pingback: La promesa del bautismo con el Espíritu Santo sigue siendo válida para todos los Cristianos | La sana doctrina bíblica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s