Dios es el alfarero y nosotros somos el barro

artigiano_lavora_largilla_sul_tornio“Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No entendió?” (Isaías 29:16)

Lamentablemente, todavía hoy en día vemos a veces algunas discusiones que se centran en el libre albedrío del hombre delante de Dios, en el sentido de que el hombre se salva por su propia voluntad, y no por la voluntad absoluta y única de Dios, que es el alfarero.

Todas las Sagradas Escrituras muestran como diferente sea el barro del ALFARERO, y que la SÓLA voluntad que cuenta es la voluntad de Dios.

Pablo también queriendo mostrar la diferencia entre la voluntad del hombre hecho de carne y polvo y la voluntad de Dios, que es ETERNA e inescrutable, dice estas palabras:

“Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?” (Romanos 9:20-24)

Acabamos de leer que Dios ha creado algunos vasos PREPARADOS para DESTRUCCIÓN y vasos para GLORIA.

Ahora bien, si creemos que Dios es el alfarero, debemos obligatoriamente creer que Él puede hacer los vasos como Él desea. Por lo tanto, EL BARRO, posiblemente, puede rebelarse contra Él y decirLe: “¿por qué me ha hecho de esta manera?”

Hermanos en el Señor, den toda la gloria a Dios y acepten de buen grado que Dios es SOBERANO SOBRE TODA LA TIERRA Y TODO EL CREADO, que de Él sólo depende la salvación de los hombres, y se encontrarán bien, Él les llenará de paz y de la alegría, y no serán desvergonzados en nada.

Desdichadamente, todavía hay hombres que quieren ser salvados por las obras, por su obra de haber QUERIDO ser salvados de acuerdo a su proprio libre albedrío, menospreciando de esta manera la salvación por gracia que Dios ha preparado para sus hijos. Pero como todos sabemos, la salvación no es por obras, más bien es dada por Dios de forma gratuita, por medio de la fe en el sacrificio de Jesucristo. De hecho, nuestro corazón fue abierto por el Espíritu Santo cuando nos convenció de pecado y nos ha hecho creer en la justicia de Dios por la fe en el sacrificio de Cristo (Véase Juan 16), entonces, no es absolutamente dependido de nosotros.

Sin embargo, para confirmar lo que estamos diciendo, es decir, que la salvación depende únicamente de Dios, así como EL NUEVO NACIMIENTO, leemos las palabras de Juan:

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1:12-13)

Ahora, examinen, amados en el Señor, examinen si en estos pasos hay incluso una pequeña alusión de que el nuevo nacimiento pueda depender en alguna manera del hombre, o si se reitera de diversas maneras que el nuevo nacimiento DEPENDA EXCLUSIVAMENTE DE DIOS. ¿No está bastante claro que el nuevo nacimiento dependa exclusivamente de Dios? Creo que sí, pero no para los contenciosos.

Amados y fieles en Cristo, consideren todas las cosas, y no sean como el caballo, que para hacerlo acercar hay que ponerle el freno en la boca, y hay que traerlo con fuerza a la obediencia. Tengan fe en Dios y en Su Palabra más que en los hombres, y tengan cuidado con todos aquellos que quieren hacer creer que EL BARRO tenga una voluntad superior a la del ALFARERO, que es el Dios Eterno, Creador del Universo, el Padre de nuestro Señor JESUCRISTO.

A Dios sea toda la gloria, la honra y la alabanza por los siglos de los siglos. Amén!

Giuseppe Piredda, salvo por gracia por la fe en Jesucristo, por la voluntad de Dios

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s