La Biblia explica el significado de la palabra “conocer” en algunos casos

predestinazione-fulmine-albero“Porque a los que ANTES CONOCIÓ, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29)

Algunos piensan que las palabras “antes conoció” en el pasaje que he citado más arriba, significan que Dios ha CONOCIDO ANTES los que se habrían convertido, y por lo tanto, también los predestinó para salvación y para que fuesen hechos conformes a la imagen de su HIJO.

Sin embargo, tengo que decirles, que Dios CONOCIÓ ANTES A TODOS los hombres, incluso antes de que llegaran a existir, tanto los que le son agradables como los que son perversos de corazón y de mente.

Es cierto y reconocido por todos que Dios ha ANTES CONOCIDO a todos los hombres, desde antes de la fundación del mundo, por lo tanto, entre “LOS QUE ANTES CONOCIÓ” se incluyen a todos, tanto a los creyentes como a los no creyentes, siendo que DIOS ES OMNISCIENTE.

Si la palabra “CONOCIDO” que se utiliza en el pasaje citado más arriba, se entiende en el contexto de la OMNISCIENCIA DE DIOS, entonces no se encaja en el resto de las palabras del pasaje, porque está escrito que “a los que ANTES CONOCIÓ, también los PREDESTINÓ para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo”, y nos sabemos bien que Dios ANTES CONOCE a todos, los malos y los buenos, pero no es algo posible que los malos, los que han ido a la perdición y los que irán a la perdición, hayan sido predestinados para que fuesen hechos conformes a la imagen del Hijo de Dios, que es Jesús.

Inevitablemente, hay que reconocer que la palabra CONOCER en ese pasaje debe tener un sentido diferente, y tenemos que hacerlo escudriñando profundamente las Sagradas Escrituras.

En la Biblia leemos que el verbo “CONOCER” también se utiliza para referirse a las relaciones carnales entre marido y mujer, porque está escrito:

“Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.” (Génesis 4:1) [Véase también Mateo 1:25]

En otros pasajes de la Escritura la palabra “CONOCER” se usa para indicar un tipo particular de afecto que Dios ha determinado para algunos hombres, como para Moisés:

“Y Moisés dijo al Señor :” Mira , tú me dices: “Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo TE HE CONOCIDO por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos.” ( Éxodo 33:12 )

En este caso, hay que entender la palabra CONOCIDO con el significado de un profundo afecto por Dios a Moisés, confirmado de nuevo más tarde en el mismo pasaje cuando dice que Moisés HA HALLADO GRACIA en los ojos de Dios.

Ahora tomemos por ejemplo los sentimientos que el mundo tiene acerca de los santos:

“Si el mundo OS ABORRECE, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.” (Juan 15:18)

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo NO NOS CONOCE, porque no le CONOCIÓ a él.” (1 Juan 3:1)

Aquí la palabra “CONOCER” se utiliza para describir un sentimiento, y en este caso indica un sentimiento de oposición del mundo contra los santos. Juan en el Evangelio llama este sentimiento del mundo contra la Iglesia y contra Dios ABORRECIMIENTO, mientras que en la epístola el mismo sentimiento se representa por las palabras “NO NOS CONOCE”.

Ahora, si Juan para indicar con la palabra “NO NOS CONOCE” quiere decir que el mundo nos aborrece, entonces también se puede decir que QUIEN NOS CONOCE nos AMA.

Dios, de hecho, NOS CONOCE, conoce a los que son suyos, es decir, LES AMA conoce a SUS OVEJAS, puso en su pueblo SU AFECTO.

Así, a la luz de esta explicación de la palabra “CONOCER”, vamos a leer de nuevo el pasaje de Romanos, y tenemos que hacerlo de esta manera, en su verdadero significado:

“Porque a los que “ANTES AMÓ” (significado de ANTES CONOCIÓ), también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29)

Ahora, de esta forma se entiende bien que Dios, a los que ha amado desde el principio del mundo, también los PREDESTINÓ para que fuesen hechos conformes a la imagen de su hijo.

De hecho, también está escrito:

“A Jacob AMÉ, mas a Esaú aborrecí.” (Romanos 9:13)

Se podría decir también: “ANTES CONOCÍ a Jacob, mas a Esaú NO LO CONOCÍ”.

De los “ANTES CONOCIDOS”, por como hemos mostrado hasta ahora, están excluidos los hombres malos, los que son preparados para destrucción, los vasos de ira. De hecho, con respecto a estos últimos está escrito:

“¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,..” (Romanos 9:22)

Y además está escrito, para probar que Dios no ama a todos por igual:

“Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece. Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?” (Romanos 9:13-19)

Hermanos, que lo deseen o no, Dios tiene misericordia de quien quiere, y al que quiere ENDURECE, conforme a su voluntad, que NO DEPENDE y no está de alguna manera bajo la influencia del hombre.

¿Hay injusticia en Dios que quiere hacer lo que más le gusta? No, no hay injusticia en Él, de hecho, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Quién te crees que eres, tal vez alguien más sabio que Dios, hasta el punto que quieres cambiar la voluntad de Dios?

¿Te consideras ser mas bueno de Dios que deseas abrir la salvación para todos los hombres, incluyendo la bestia y el falso profeta que vendrán?

Eres un tiesto con los tiestos, no eres nada, eres carne y polvo como el resto de los hombres que han vivido y vivirán en la tierra, entonces, humíllate bajo la poderosa mano de Dios y reconoce que Dios es el que obra todas las cosas y en todos, y ningún hombre puede resistirLe de ninguna manera.

A Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, sea la gloria, la honra y la alabanza por los siglos de los siglos. Amén!

Giuseppe Piredda, salvo por gracia por la fe en Jesucristo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s