No debemos estar ansiosos, sino orar

prayer_raised_handsHermanos, hay una exhortación del apóstol Pablo en su epístola a los Filipenses, que haríamos bien en prestarle atención, si queremos vivir una vida tranquila.

Pablo escribió: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”(Filipenses 4:6-7). En primer lugar, nuestro Señor está cerca de nosotros y no lejos de nosotros. Esto nos consuela en todas nuestras tribulaciones y en todas nuestras aflicciones. David dice que “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón” (Salmo 34:18) y “a todos los que le invocan de veras” (Salmo 145:18), por lo tanto, amados, en medio de todas sus necesidades, recuerden estas palabras, porque son una fuente de consuelo para el alma afligida. Ahora bien, es precisamente porque el Señor está cerca de nosotros que no debemos agitarnos cuando la ansiedad querría apoderarse de nosotros.

¿Cuál es la necesidad de preocuparse por el futuro, cuando sabemos que Dios está con nosotros y por nosotros? Ustedes ven, cuando comienzan a estar ansiosos acerca de algo, que la turbación y la angustia se descuelgan sobre nuestra alma y son capaz de quitar la tranquilidad que es el resultado de nuestra confianza absoluta e inquebrantable en Dios; por esta razón, el adversario trata de llevarnos a desobedecer a este mandamiento: “Por nada estéis afanosos”. No seamos ignorantes de las artimañas de Satanás, por eso debemos apartarnos de la ansiedad, para no hacer sitio ni al miedo y ni a la duda que nos destruirían.

Aunque por un lado no debemos estar ansiosos por nada, por otro lado, debemos dar a conocer a Dios en oración todas nuestras peticiones. Pablo dice: “sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios” (Filipenses 4:6), así que no hay algunas de nuestras necesidades que no afectan a Dios, o para las cuales es inútil orar. No importa lo que necesitamos; Dios quiere que nos tiramos toda nuestra ansiedad sobre él, y no sólo una parte. ¿De que manera debemos hacer nuestras peticiones a Dios? “En toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6), dice Pablo; Esto significa que cuando oramos a Dios para nuestras necesidades, debemos también darle gracias por todo, sí, porque en la oración hay que velar en ella “con acción de gracias” (Colosenses 4:2).

Si obedecemos a esta exhortación todo nos saldrá bien, porque Dios establecerá la paz en nuestros corazones y en nuestras mentes, y esta paz guardará nuestros corazones y nuestras mentes de todas las trampas del enemigo, durante la espera del cumplimiento divino.

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s