¿Todos hablan lenguas? ¿Las lenguas cesarán?

Half-full or half-empty

Introducción

Ya que me hicieron algunas preguntas por e-mail, y también participé en algunas reuniones de iglesia para discutir específicamente este tema, así como el hecho de haber hablado muchas veces sobre este tema a personas que tenían algunas dudas al respecto, he creado este breve escrito. No pretendo que este tratado respuenda a todos los argumentos al respecto, pero resume y aborda la cuestión libre de cualquier contaminación debida a las prácticas que se llevan a cabo en el ambiente pentecostal, refiriéndome exclusivamente a la Palabra de Dios. Es importante resolver las dudas que se tienen con respecto a esta doctrina bíblica, porque así se obtiene un buen grado ante Dios y se obtiene también libertad en la oración, tanto en la forma de orar como en el saber lo que se debe pedir a Dios por medio de ella. Este trabajo tiene como objetivo el hacer reflexionar sobre esta doctrina, que yo y otros hermanos consideramos como muy importante, y que el diablo por todos los medios intenta ocultar, porque sabe que los creyentes que reciben el bautismo con el Espíritu Santo, se convierten en poderosos testigos del Evangelio, difícil a derrotar, por lo tanto el maligno con su astucia ha aprobado una gloriosa promesa de Dios como si fuera falsa, o más bien que ya no es una promesa para hoy; sí, porque con certeza falsa no es, ya que los apóstoles la recibieron; más bien, hoy en día debemos preguntárnos si esta promesa del Espíritu es todavía para los creyentes o no. Al leer este artículo, dénse cuenta de que los primeros cristianos han buscado, esperado y recibido esta gloriosa promesa de Dios, entonces, tienen que tomarse todas sus responsabilidades ante Dios al rechazar esta doctrina bíblica.

 

La promesa de Dios

Es necesario, en primer lugar, una premisa, es decir, que Dios prometió a través de sus profetas el Espíritu Santo, tanto a los Judíos como a los Gentiles (Isaías 44 y Joel 2:28…). Esta promesa fue renovada por Juan el Bautista (Lucas 3:16). Incluso Jesús recuerda el enfoque de la promesa hecha por Dios, dice en Los Hechos 1:4: “les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que ESPERASEN LA PROMESA DEL PADRE, la cual, les dijo, oísteis de mí”.

En Los Hechos 2:4 leemos cómo se cumple la promesa de Dios, la señal que sigue es el hablar en otras lenguas, ininteligibles para los que hablan.

Pedro también renueva la promesa del Espíritu Santo en Los Hechos 2:38-39: “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque PARA VOSOTROS ES LA PROMESA, Y PARA VUESTROS HIJOS, Y PARA TODOS LOS QUE ESTÁN LEJOS; PARA CUANTOS EL SEÑOR NUESTRO DIOS LLAMARE.”

La misma promesa recibida de los ciento veinte, Pedro dice que también es para aquellos que estaban escuchando en ese momento, para sus hijos, para los gentiles (que están lejos) y para aquellos que en el futuro habrían sido llamados por Dios. Entre estos últimos hay también nosotros hoy en día.

Ahora es lícito preguntarse: “¿pero los discípulos ya tenían el Espíritu Santo antes del día de Pentecostés, o no?

 

La “medida” del Espíritu Santo

Respondemos con el pasaje de Juan 20:22 que dice: “Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.” Tengan en cuenta que la Palabra de Dios dice que sopló, como también lo dice en Génesis 2:7, entonces como Adán se convirtió en un alma viviente, así los discípulos recibieron el Espíritu Santo, recibieron una medida de Espíritu Santo. Hablamos de medida porque está escrito en Juan 3:34: “Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios NO LE DA EL ESPÍRITU POR MEDIDA.” Esta frase con sentido al negativo hacia Jesús, nos hace entender que el Espíritu puede ser dado por Dios a una persona incluso a medida.

Esto también se demuestra por el paso de la ley que nos dice que Dios tomó del Espíritu Santo que estaba en Moisés y lo puso sobre los setenta ancianos que de inmediato comenzaron a profetizar. (Véase Números 11:25)

Eliseo también pidió a Elías una doble porción del espíritu que estaba en él. (Véase 2 Reyes 2:9)

Lo que se ha dicho anteriormente nos ayuda a entender que el Espíritu Santo, a pesar de que es una persona, puede estar presente en un creyente en diferentes medidas, así como la fe y otras cosas.

Y es siempre en relación con la medida de Espíritu que Pablo en sus epístolas dice que tenemos que buscar la plenitud del Espíritu, de lo contrario, sabiendo que la carta era dirigida a los creyentes, ¿qué propósito tenía Pablo para exhortárles a ser llenos del Espíritu Santo, dado que ya lo tenían?

 

Hay un bautismo por el Espíritu Santo y un bautismo con el Espíritu Santo

En relación con el Espíritu Santo, hay dos bautismos, es decir, dos experiencias diferentes entre sí, pero muy importantes para el creyente.

En 1 Corintios 12:13 está escrito: “Porque POR UN SOLO ESPÍRITU FUIMOS TODOS BAUTIZADOS EN UN CUERPO, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

Este bautismo es el bautismo de la regeneración del creyente, obrado por el Espíritu Santo, de hecho, el resultado del bautismo-experiencia del creyente se entiende de las palabras: “EN UN CUERPO”, el creyente es sumergido por el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo. ¿Cuándo un hombre llega a ser parte del cuerpo de Cristo? Por supuesto cuando nace de nuevo, y es en ese momento que el creyente recibe la fe y también el Espíritu Santo, porque si un creyente no tiene el Espíritu Santo, no es de Cristo, como dice Pablo a los Romanos en el capítulo 8.

En cuanto al bautismo con el Espíritu Santo está escrito en Hechos 1:8: “pero RECIBIRÉIS PODER, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos …” Miren, pues, que el resultado es diferente, por lo tanto son dos experiencias diferentes.

Como hemos leído, hemos visto que primeramente los discípulos de Cristo recibieron el Espíritu Santo cuando Jesús sopló sobre ellos y después recibieron el bautismo con el Espíritu Santo, en el día de Pentecostés, en ese día recibieron poder para ser testigos poderosos del Evangelio, a pesar de que ya habían recibido una medida de Espíritu Santo.

De hecho, si nos no aceptáramos el hecho de que los once y los demás ya tuvieran el Espíritu Santo antes del día de Pentecostés, entonces deberíamos creer que la elección del duodécimo apóstol haya tenido lugar por la carne, que Pedro habló de Judas por la carne y que la oración hecha fue por la carne.

No, creo que estas cosas hayan sucedido por el Espíritu de Dios y Pedro, a pesar de que todavía no fuese bautizado con el Espíritu Santo, tenía una medida del Espíritu que lo empujaba a hablar y orar.

 

La señal del cumplimiento de la Promesa

Ahora, como leemos en Hechos 2:4 vemos que los discípulos recibieron el Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas. Así como Dios estableció. Un vaso de barro que recibe la plenitud del Espíritu Santo desborda la olla, y el Señor ha establecido que suceda por medio de un río de palabras. En el Antiguo Testamento, cuando un hombre era llenado del Espíritu Santo profetizaba, veáse los 70 ancianos, Saúl y los demás casos.

Dios ha establecido una manifestación externa cuando el Espíritu Santo toma por completo a un hombre, un creyente, llenándolo completamente.

En el Nuevo Testamento Dios ha determinado que cuando el creyente está lleno del Espíritu Santo hable UNA, miren bien lo que digo, UNA lengua extranjera que no entiende con su mente.

En el Evangelio de Marcos está escrito (16:17): “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; HABLARÁN NUEVAS LENGUAS;…”.

Se confirma, por lo tanto, que los que creen hablan nuevas lenguas, dice, “los que creen”.

En el libro de los Hechos hay otros pasajes que deberíamos explicar, pero, con estos argumentos estamos sólo allanando el camino para la comprensión de las respuestas a las preguntas que me han planteado; citando también ese pasajes arriesgaría a persistir demasiado en la fase de preparación necesaria así que las respuestas sean comprensibles.

 

El don de la diversidad de lenguas

En 1 Corintios 12:10 está escrito: “…a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, DIVERSOS GÉNEROS DE LENGUAS y a otro, interpretación de lenguas…”.

Noten que dice diversos géneros de lenguas, es decir, a una misma persona el Espíritu da a hablar MÁS LENGUAS EXTRANJERAS. Esto no debe parecer extraño, de hecho entre los dones espirituales también existe la fe, que no es la fe que se recibe cuando se cree en Jesucristo, sino es una fe especial, una fe que mueve montañas, que hace caminar sobre las aguas sin hundirse, que resucita a los muertos, y más aún.

Así que, como la fe, incluso en materia de lenguas hay un don espiritual que es diferente del hablar en 1 otra lengua extranjera consecuente al bautismo con el Espíritu Santo.

 

Hagamos un resumen

En resumen, cuando un creyente es regenerado, es decir que nace de nuevo, recibe una medida del Espíritu, experiencia del creyente que la Sagrada Escritura también llama: el BAUTISMO POR EL ESPÍRITU (Véase 1 Corintios 12:13). En el momento en que el creyente recibe la plenitud del Espíritu, es decir recibe el BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO (Hechos 2:04, 8:16, 9:17, 10:44-46, 19:6-7), recibe “PODER”, y luego comienza a hablar al menos una lengua extranjera incomprensible para él .

Hay también el don espiritual de “DIVERSOS GÉNEROS” de lenguas, es decir que al creyente que ya habla una lengua extranjera el Espíritu le da hablar diversos géneros de lenguas.

 

Respondemos a las preguntas

Pregunta: Quiero saber si en este pasaje en 1 Corintios capítulo 12 versículo 30, Pablo describe los dones del Espíritu Santo, cuando dice ¿hablan todos lenguas?……………… los miembros del cuerpo son diferentes, y cada uno de ellos tiene una función diferente …………………ningun membro puede decir no te necesito, el cuerpo sería mutilado.

El capítulo 12 de 1 Corintios habla de los dones espirituales, entonces, a la luz de lo que hemos dicho por encima, podemos decir con absoluta certeza que el versículo 30 que dice: “… ¿hablan todos lenguas?…”, se refiere al DON DE DIVERSOS GÉNEROS DE LENGUAS, es decir, una misma persona que habla en diferentes lenguas. De hecho, el siguiente versículo dice: “¿INTERPRETAN TODOS?”, haciendo entender que Pablo está revisando con el razonamiento los dones espirituales ya enumerados. No se refería a la señal de hablar otra lengua como resultado del bautismo con el Espíritu Santo, sino al don espiritual de hablar más de una lengua.

El significado de las palabras de Pablo, entonces, son: “No todos reciben los mismos dones espirituales, pero cada uno recibe los dones espirituales de acuerdo a la voluntad del Espíritu, como Él quiera.

Un creyente que tiene un don no debería considerarse superior o inferior a los demás que han recibido otros dones espirituales, ya que todos los creyentes son parte de un solo cuerpo y por lo tanto cada uno está llamado a trabajar, a servir a Dios como Él ha establecido.

Pero hay que tener cuidado, porque al menos una lengua extranjera tiene que ser hablada como resultado del bautismo con el Espíritu Santo; pero no “TODOS” tienen necesariamente que hablar más de una lengua, en este último caso sólo aquellos a quienes es dado el don espiritual de diversos géneros de lenguas.

Este es el significado, explicado brevemente, de las palabras de Pablo en 1 Corintios 12:30.

Entiendo que la palabra lenguas extranjeras no es bien aceptada por la mente racional del hombre, pero Dios no ha establecido para los creyentes cosas racionales sino cosas consideradas como locas por aquellos que no quieren creer. ¿Quieres creer la Palabra de Dios? Entonces, ora y lee y luego preguntaLe a Dios si lo que dije es la verdad!

Pregunta: Yo entiendo el discurso de Pablo de que no todos tienen que hablar en lenguas para demostrar que se haya recibido el bautismo con el Espíritu Santo, ¿alguien entiende el discurso de Pablo como lo entiendo yo ……….? ………….

Como ya he dicho, pero lo repito, todos los creyentes deben hablar al menos una lengua extranjera a partir del momento en el cual recibieron el bautismo con el Espíritu Santo, pero no todos recibirán el don espiritual de diversos géneros de lenguas, es decir, hablar más lenguas extranjeras.

Ahora, hay que repetir una vez más que el Espíritu Santo mora en el creyente ya en el momento en que ha nacido de nuevo, pero todavía no ha recibido el bautismo con el Espíritu Santo (experiencia definida por la Escritura también “llenura del Espíritu”, “don del Espíritu Santo”, y de otras maneras), todavía no ha recibido el “PODER” del Espíritu Santo.

Pregunta: También porque en otros pasajes dice que las lenguas cesarán, las profecías cesarán, pero …….. el amor es el don más grande que tenemos que buscar, junto con la fe y la esperanza ……. ..

Ahora explicamos que significan las palabras de Pablo en 1 Corintios 13:8-13: “El amor nunca deja de ser; PERO LAS PROFECÍAS SE ACABARÁN, Y CESARÁN LAS LENGUAS, Y LA CIENCIA ACABARÁ. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; MAS CUANDO VENGA LO PERFECTO, ENTONCES LO QUE ES EN PARTE SE ACABARÁ. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”

Es cierto que las lenguas, las profecías, el conocimiento y los otros dones espirituales cesarán de existir, se acabarán, porque llegará un momento en el cual no tendrán más utilidad, su utilidad se acabará. Pero tenemos que preguntárnos: ¿cuándo sucederá esto?

El apóstol Pablo lo dice y será “CUANDO VENGA LO PERFECTO”. Algunos traducen “Cuando llegará LA PERFECCIÓN”

Debemos preguntárnos si la perfección o lo perfecto ya han llegado teniendo en cuenta que Pablo dice que cuando la perfección llegará nos conoceremos plenamente.

Preguntémonos si ahora conocemos plenamente; el apóstol Pablo, con todo el conocimiento que él tenía dijo que conocía sólo en parte, ¿nosotros ahora podemos decir que conocemos plenamente, que tenemos un conocimiento completo?

Por supuesto no se puede decir, de hecho, muchas cosas que se relacionan con el Evangelio para nosotros siguen siendo un misterio.

Además, está escrito que lo veremos cara a cara.

Está escrito en Apocalipsis 22:3-4: “Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, Y SUS SIERVOS LE SERVIRÁN, Y VERÁN SU ROSTRO, y su nombre estará en sus frentes.”

Miren, entonces, que lo veremos cara a cara, veremos el rostro del nuestro Salvador Jesucristo. Entonces, en ese tiempo por venir, conoceremos plenamente, lo veremos cara a cara y todo lo que es en parte cesará; cuando se cumpliran estas cosas, entonces y sólo entonces, después de la venida del Señor Jesucristo, las cosas que son sólo en parte cesarán y se acabarán.

Deben tener en cuenta que también habla del conocimiento junto a la profecía y a las lenguas, entonces, ¿podemos decir hoy que el conocimiento ha sido abolido? ¿Qué dice Santiago en su epístola (1:5) “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche…”; ¿Qué haremos, entonces, dejaremos de pedir la sabiduría y el conocimiento a Dios sólo porque alguien dice que ahora conocemos plenamente? No, ya que no conocemos plenamente, no hay ni un hombre que pueda presumir de conocer completamente todo, por lo tanto, el conocimiento hoy en día sigue siendo parcial. Por lo tanto, la perfección no ha todavía llegado, y consecuentemente la profecía, las lenguas y el conocimiento son de pedir a Dios todavía hoy en día para la edificación y la perfección de los santos.

Pero quiero ir más allá, quiero preguntar a los que dicen que la perfección ha venido ya y que los dones espirituales han cesado, quiero hacerles esta pregunta: Si la Escritura dice que el don de profecía y el don espiritual de hacer milagros todavía estarán activos justo antes del regreso Señor Jesús, ¿cómo es que ustedes dicen que el don de profecía y el don de hacer milagros, así como los otros dones, han cesado ya?

¡Vamos a la Ley, a la Escritura! Leamos en Apocalipsis 11:3-7: “Y DARÉ A MIS DOS TESTIGOS QUE PROFETICEN POR MIL DOSCIENTOS SESENTA DÍAS, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, SALE FUEGO DE LA BOCA DE ELLOS, Y DEVORA A SUS ENEMIGOS; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. ESTOS TIENEN PODER PARA CERRAR EL CIELO, A FIN DE QUE NO LLUEVA EN LOS DÍAS DE SU PROFECÍA; Y TIENEN PODER SOBRE LAS AGUAS PARA CONVERTIRLAS EN SANGRE, Y PARA HERIR LA TIERRA CON TODA PLAGA, CUANTAS VECES QUIERAN. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará.”

Miren, entonces, los dos testigos todavía no han llegado y está escrito que se les dará el don de profecía y el don de hacer milagros, entonces la perfección no ha todavía llegado, si Dios usará de nuevo los dones espirituales, sobre todo la profecía, que ya hemos leído que cuando la perfección vendrá cesará.

Así que, si Dios les usará en el futuro, les ha usado en el pasado, ¿por qué hoy en día no debería utilizarles para exhortar, edificar y consolar a su iglesia?

Quien no maneja correctamente la Palabra de Dios será por ella aplastado, puede no creer a lo que está escrito, pero será desvergonzado.

 

Conclusión

Entiendo que mirando el entorno Pentecostal actual muchos, repito muchos y no pocos, escandalizan y falsifican las lenguas del bautismo con el Espíritu, el don espiritual del diversos géneros lenguas, el don espiritual de la interpretación de lenguas, pero eso no quiere decir que estos dones espirituales no existan.

Si hay dinero falso debe existir también el dinero verdadero, de lo contrario el diablo, el dragón, ¿por qué imitaría estas cosas si no son de Dios?

Sería como decir que porque he conocido muchos hermanos autoproclamados en Cristo que se conducen mal en el Evangelio, entonces no hay más creyentes que se conducen de una manera digna del Evangelio!

También entiendo que esto causa miedo en aquellos que escuchan estas doctrinas por la primera vez, de hecho ha siempre escuchado por algunos presuntos ancianos que no saben lo que dicen: “las lenguas son sólo del diablo y no de Dios”. Pablo pone orden en Corinto porque ya había desorden, pero también dijo que no se impidiera el hablar en lenguas, también dijo de no despreciar las profecías y exhortó a probar todo a la luz de la Palabra de Dios y a retener lo bueno.

Les he escrito brevemente, sí, porque no tienen que pensar que los argumentos en defensa de esta doctrina sean todos aquí!

Pero si tienen una buena conciencia y desean aprender de Dios, tienen la Palabra de Dios que les enseña y el Espíritu de Dios que mora en los corazones de todos aquellos que han sido regenerados por él.

Quiero terminar diciendo algo acerca de mí. Me convertí en una “Iglesia de los Hermanos” en Fondi, Latina, Italia, y en cuanto a las lenguas fui advertido como si fueran “todas” del diablo. Pero me encontré con algunos hermanos pentecostales. En un momento particular de mi vida espiritual me había extraviado de la fe, y estos hermanos me amonestaron y gracias a Dios fui restablecido de nuevo por Dios, y fui ayudado a despertarme espiritualmente.

Sin embargo, esta doctrina del bautismo con el Espíritu Santo con la manifestación de las lenguas no me gustaba, no podía aceptarla, pero me di cuenta de que había algo en la Escritura, de hecho las respuestas de los ancianos de la “Iglesia de los Hermanos” no me convencían totalmente. Entonces empecé a orar a Dios para que Él, personalmente, me revelara su palabra porque quería saber la verdad.

Dios ha abierto mi mente a la comprensión de las Escrituras, y le doy las gracias de todo corazón siempre, todos los días de mi vida. ¡A Él sea la gloria y la honra y el poder por los siglos de los siglos! ¡Amén!

Estoy seguro de que si uno se acerca a la Palabra de Dios buscando lo que más le gusta lo encontra. O mejor dicho, si quiere adulterar la Palabra, si quiere torcerla para hacerle decir lo que el hombre quiere para que enseñe lo que gusta a los hermanos, esto es posible.

Lamentablemente, a los hermanos, al menos a la mayoría, no les importa lo que se dice desde el púlpito, no se preguntan si las cosas son realmente como dicen sus conductores.

Pero Jesús dijo: “MIRAD, PUES, COMO OÍS”!

Hermanos, yo les exhorto a tener cuidado con lo que oyen! Siempre vayan a ver si las cosas son así como les dicen y oren al Señor que les haga entender la verdad. Cuando Dios por medio de Su Espíritu Santo les iluminará entonces con gozo gritarán a Dios: ¡Gracias Señor, porque Tú eres el mismo ayer, hoy y para siempre!

La paz, la sabiduría y el conocimiento de Jesucristo y de Dios Padre sean sobre ustedes y sobre toda su Iglesia.

Salvo por gracia por la fe en Cristo Jesús: Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Un comentario en “¿Todos hablan lenguas? ¿Las lenguas cesarán?

  1. Pingback: La promesa del bautismo con el Espíritu Santo sigue siendo válida para todos los Cristianos | La sana doctrina bíblica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s