Refutación de la doctrina: “Las lenguas más la interpretación corresponden a la profecía”

to-overflowIntroducción

Esta doctrina se enseña en casi todas las iglesias pentecostales de todo el mundo. Las Asembleas de Dios y las Iglesias de “La palabra de la gracia”, por ejemplo, la enseñan. Myer Pearlman, en su libro, Las Doctrinas de la Biblia, dijo: “Las lenguas y su interpretación corresponden a la profecía”. (Myer Pearlman, Las doctrinas de la Biblia, ADI -Media, tercera ed. Roma 1988, p . 258) En esta línea también se expresó Donald Gee, que fue un pastor de las Asambleas de Dios del Reino Unido, en su libro Los Dones del Espíritu Santo escribió: “Está claramente establecido en la Palabra que, cuando los dones complementarios de lenguas e interpretación de lenguas se ejercieron en el orden correcto en la iglesia, fueron equivalentes al don de la profecía ( … ); Por lo tanto, ya que esto es así, en general se acepta que estos dos dones son uno de los muchos métodos por los cuales el Espíritu Santo puede hacer oír su voz en la Iglesia”. (Donald Gee, Los dones del Espíritu Santo, Roma 1988 ADI -Media, p 71-72). Finalmente, citamos un pasaje de El Bautismo en el Espíritu Santo; “Necesario es en este momento para hacer una distinción entre el hablar en lenguas como signo del bautismo con el Espíritu Santo y precioso medio para que el creyente bautizado adore a Dios en privado, y entre lo que podría llamarse de una manera particular, el don o carisma de lenguas, es decir, la capacidad de transmitir en una lengua diferente a la habitual, bajo la guía del Espíritu Santo, una advertencia, exhortación, consuelo, para la comunidad y que será interpretada por quienes ejercen otro carisma que se llama don de interpretación”. (CC. VV., El Bautismo en el Espíritu Santo, Roma 1987 ADI -Media, p . 32). Las Iglesias “La palabra de gracia”. Lirio Porrello, pastor de la iglesia en Palermo, en una enseñanza sobre el don de interpretación de lenguas, dijo: ‘ ¿Cuál es el don de interpretación de lenguas? …. Una manifestación del Espíritu Santo por el cual una persona se inspira para explicar el significado de un mensaje que viene de la diversidad de lenguas …. La finalidad de la interpretación es la misma que la profecía porque el don de diversos géneros de lenguas más la interpretación es igual a la profecía. El propósito es edificar, exhortar y consolar”.

Los que enseñan esta falsa doctrina se apoyan en estas palabras del apóstol Pablo: “Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” (1 Corintios 14:5), y: “En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor”( 1 Corintios 14:21). En esencia dicen: “El que habla en otra lengua cuando la Iglesia se reúne habla a los hombres, y por lo tanto la interpretación corresponde a un hablar dirigido para los hombres, es decir, una profecía”. ¿Pero son las cosas realmente como dicen? ¿Este es el significado de estas palabras de Pablo a los Corintios?
La respuesta es no, y ahora lo voy a demostrar por las Escrituras.

 

Refutación

El hablar en lenguas se dirige a Dios

El apóstol Pablo dice a los Corintios: “Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis” (1 Corintios 14:1); Con estas palabras el apóstol exhorta a los santos para seguir primeramente el amor, pero sin descuidar el desear los dones espirituales porque también la de buscar los dones espirituales es una orden de Dios, ya que él mismo había dicho antes: “Procurad, pues, los dones mejores.”(1 Corintios 12:31). Pero el apóstol Pablo dice que debemos querer ante todo un don en particular, que es la profecía; De hecho dice “sobre todo que profeticéis” no “sólo el don de la profecía” porque hay también otros dones espirituales que son útiles para la edificación de la Iglesia. En este punto surge la pregunta: “¿Pero por qué Pablo, que era un ministro de Dios que podía decir de hablar en lenguas más que todos los corintios, dijo de buscar sobre todo el don de profecía”? ¿Por qué se ha dado prioridad al don de profecía? La razón la dice poco después cuando dice: “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia”( 1 Corintios 14:2-4 ).

Como pueden ver, Pablo comienza con estas palabras para explicar porque se debe desear sobre todo el don de profecía y porque el don de la profecía es mayor que el don de lenguas; él dice que es debido a que:

– El que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios;

– El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.

Pero quiero hacer hincapié en la expresión de Pablo cuando dice que el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios.
Ahora, si Pablo dijo que el que habla en lenguas no habla a los hombres sino a Dios significa que el hablar en lenguas se dirige a Dios. Pero ¿qué dicen a Dios los que hablan en lenguas? Pablo dice que en el espíritu hablan misterios.

Ahora vamos a ver otras evidencias de la Escritura en el sentido de que el hablar en lenguas se dirige a Dios y no a los hombres:

●Pablo dice: “Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.” (1 Corintios 14:14-15);

Como se puede ver muy bien, aquí Pablo habla de la oración en lenguas (o orar con el espíritu) y ya que sabemos que la oración se dirige a Dios y no a los hombres, esto confirma que el hablar en lenguas se dirige a Dios. En cuanto al orar con el espíritu, que también es mencionado por Pablo a los Efesios cuando dice: “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu” (Efesios 6:18), y por Judas en su epístola cuando dice: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios” (Judas 20-21), les recuerdo que se refiere a la intercesión que el Espíritu de Dios cumple para los santos como está escrito a los Romanos: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” (Romanos 8:26-27). Así que los que oran en lenguas,piden a Dios por medio del Espíritu para hacer ciertas cosas a nuestro favor y a favor de los santos en la tierra. Es evidente que dado que la intercesión la hace (en otra lengua), el Espíritu de Dios que conoce a fondo todas nuestras necesidades (incluso aquellas que no sabemos) y las de todos los demás hijos de Dios, las cosas que Él le pide a Dios son un misterio para nosotros, es decir cosas ocultas. Déjenme darles un ejemplo: si el Espíritu de Dios intercede por algunos hermanos que no conocemos y que están en África en una urgente necesidad particular, nunca sabremos que el Espíritu estaba en ese momento haciendo aquella intercesión en particular; a menos que alguien intérprete por el Espíritu esa intercesión del Espíritu Santo. En este caso, por supuesto, los misterios serán revelados a los hermanos por, precisamente, la interpretación de las lenguas.

● Pablo dice: “Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento” (1 Corintios 14:15); Esto cantar se refiere al cantar canciones espirituales a Dios a través del Espíritu. Es aquí también implícito que se refiere a un hablar a Dios y no a los hombres.

● Pablo también dice: “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado” (1 Corintios 14:16-17); noten las expresiones “si bendices sólo con el espíritu” y también “bien das gracias” porque confirman que quien habla en otra lengua no habla a los hombres, sino a Dios, porque bendice y da gracias a Dios.

El hablar en lenguas en la casa de Cornelio y en Éfeso

Consideremos ahora los demás casos que se narran en el libro de los Hechos donde los creyentes hablaron en otras lenguas para ver si hay algún tipo de referencia que pueda confirmar que su hablar en lenguas era dirigido a los hombres y no a Dios.

● En el día de Pentecostés en Jerusalén sucedió esto: “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. ” (Hechos 2:4-11 ). En esta narración hecha por Lucas en lo que sucedió en el día de Pentecostés en Jerusalén, cuando el Espíritu descendió sobre los discípulos no hay la más leve insinuación de un hablar dirigido a los hombres, y no hay ni siquiera un paso en el que podemos apoyarnos para establecer que su hablar se había dirigido a los hombres. Hay que decir que los Judios de esas naciones extranjeras cuando les oían hablar en su propia lengua no se refirieron en absoluto para un hablar dirigido directamente a ellos, sino más bien para un hablar de las grandezas de Dios, que es otra cosa. Ahora les pregunto: “¿Pero Dios no habría podido hablar por Su Espíritu por la boca de aquellos creyentes a los Judios extranjeros que les escuchaban, diciéndoles en sus propias lenguas que no estaban borrachos pero que era el cumplimiento de la profecía de Joel, y que Jesús fue crucificado y resucitó al cielo? Es decir, ¿no habría podido hacer que el Espíritu predicara el Evangelio a ellos en lenguas? Por supuesto que habría podido, pero sabemos que no lo hizo, porque fue Pedro que les dijo estas cosas en la lengua hebrea (y no en otras lenguas) cuándo se levantó con los once. Noten, de hecho, para confirmar esto, que los Judios fueron compungidos de corazón para escuchar la predicación de Pedro y no para oír el hablar en lenguas de los Galileos. En el caso de hablar en lenguas se sorprendieron pero no fueron compungidos de corazón.

● En la casa de Cornelio, mientras Pedro predicaba la Palabra a Cornelio y a los que estaban con él sucedió que “el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios”(Hechos 10:44-46). También en este caso no podemos decir que el hablar en lenguas estaba dirigido a los hombres porque no hay el menor indicio de esto.

● En Efeso, cuando el Espíritu Santo descendió sobre algunos discípulos está escrito que “hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:6). Observen como la profecía se cita por separado del hablar en lenguas ya que el que habla en lenguas no está profetizando, es decir no está hablando a los hombres para edificación, exhortación y consolación, pero habla a Dios. Miren que no está escrito que hablaban en lenguas y interpretaban, pero hablaron en lenguas a Dios (en espíritu entonces hablaban misterios) y hablaron en el lenguaje conocido a los hombres para edificación, exhortación y consolación; esto, por lo tanto, excluye el hecho que esos creyentes “profetizaban interpretando”o que “profetizaban en lenguas”. Realmente sería una contradicción decir de profetizar interpretando un hablar dirigido a Dios en un idioma extranjero. Sería como decir una cosa en lugar de otra; como si un hermano llamado para traducir un predicador extranjero cuando él ora a Dios para hacer entender su Palabra a sus oyentes dijera que ha dicho: “No tengan miedo, porque Jehová su Dios estará con ustedes en medio de su adversidad”! Juzguen ustedes mismos hermanos. ¡Sin embargo esto es lo que está sucediendo dentro de muchas iglesias!

 

Explicación de los pasajes adoptados para apoyar que el que habla en lenguas habla a los hombres

Llegamos ahora a las palabras de Pablo: “a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” (1 Corintios 14:5), porque sobre esas palabras se basan los que argumentan que el que habla en lenguas, habla a los hombres, es decir profetiza. Pero tomemos todo en su contexto; Pablo dice: “Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” (1 Corintios 14:5); y esto porque él  habría querido que todos los corintios tuvieran el don de diversos géneros de lenguas a sabiendas de que no todos tienen este don (como está escrito: “¿hablan todos lenguas? – 1 Corintios 12:30). Pero él quería más que todo los Corintios profetizaran porque mientras que los que hablan en lenguas (si no se interpretan) edifican sólo a ellos mismos, el que profetiza (ya que habla directamente a los hombres para edificación, exhortación y para consolación), edifica a la iglesia. Pero con esto, Pablo no dijo que el hablar en lenguas no pueda ayudar a edificar la Iglesia, porque se edifica la Iglesia cuando se interpreta en la lengua comprensible para todos. ¿Por qué es para la edificación de la iglesia hablar en lengua con su interpretación? Porque en este caso, hablar en lenguas no es un hablar en el aire, que no entendido, no puede ser de cualquier edificación para el oyente; porque la interpretación hace que sea comprensible para todos. En otras palabras; los auditores, entienden las cosas que el Espíritu ha pedido a Dios por un creyente o otro, entendiendo el hecho de acción de gracias a Dios por medio del Espíritu, entendiendo las palabras del himno espiritual dirigido a Dios por el hermano en otros idiomas, se hacen partícipes de los conocimientos de estos misterios y así pueden decir “Amén”, es decir, “que así sea” , precisamente porque entendieron el significado de las palabras. Y de hecho esto es lo que ha ocurrido muchas veces en muchas iglesias en el mundo; hermanos oraron, dieron gracias a Dios y cantaron a Dios en lenguas y por la interpretación la Iglesia fue edificada. El error que hacen algunos (yo también lo hizo al principio después de mi conversión) es pensar que el hablar en otra lengua para la edificación de la Iglesia debe ser, inevitablemente, un hablar dirigido directamente a la iglesia, es decir una profecía. Pero no es así, porque, repito, estamos edificados por la interpretación de una canción, una acción de gracias o una oración en otra lengua de la misma manera en la que estamos edificados por una profecía, porque nos damos cuenta de las palabras que el Espíritu Santo dirige por la boca de los mortales a Dios. Pero diganme: “¿Ustedes no estarían edificados a escuchar una interpretación de una oración hecha por el Espíritu por el cual alguien ora a Dios para que ayude en ese momento en una situación de peligro concreto un hermano que ustedes saben que está en una tierra lejana? ¿y no estarían edificados entonces en el encontrar ese hermano y en el escuchar por él que en ese día y a esa hora cuando el Espíritu oró por él a una distancia de miles de kilómetros él estaba en la necesidad urgente de la liberación divina que se logró entonces? Y además ¿qué pasa si alguien entonara un himno por el Espíritu, y ustedes, a través de la interpretación, conocieran las palabras cantadas a Dios? ¿No estarían edificados? Esta es la razón por la cual no se puede dar a esas palabras de Pablo la interpretación que estas personas les dan, porque hablar en otra lengua a Dios, si interpretado, es para la edificación de la Iglesia, así como es la profecía; pero en primer lugar, porque esta interpretación es contraria a las palabras iniciales de Pablo: “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios” (1 Corintios 14:2).

Si, pues, se nos dice que los que hablan en otra lengua cuando se reúne la iglesia, no hablan a Dios sino a los hombres, y por lo tanto, también la interpretación es hablar a los hombres, mientras el que habla en lenguas en privado habla a Dios y no a los hombres, entonces nos respondemos que esta es una afirmación presuntuosa que no tiene ninguna base Bíblica porque Pablo nunca ha hecho la distinción entre hablar en lenguas en privado y en público pero sólo dijo que el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios. Además también tengan en cuenta que después Pablo dice: “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias?” ( 1 Corintios 14:16), refiriéndose a un hablar en otra lengua realizado en presencia de un público y no a un hablar en otra lengua realizado en la propia habitación. Y luego se lean cuidadosamente las otras palabras de Pablo y se darán cuenta que a los Corintios el apóstol habló del hablar en otras lenguas hecho en público cuando se reúne la iglesia.

● En cuanto al pasaje: “En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor”(1 Corintios 14:21), hay que decir que con estas palabras Pablo quizo decir que el Señor habría hablado a su pueblo de Israel a través del signo de las lenguas, pero no que habría hecho hablar directamente a los hebreos a través del don de lenguas, precisamente porque el hablar en lenguas se dirige a Dios y no a los hombres.

Recuerden lo que pasó en el día de Pentecostés. ¿No es verdad que Dios habló a los Judios extranjeros a través de los Galileos? ¿No es verdad que Dios hizo maravillar a esos Judios extranjeros por la señal de hablar en lenguas aunque el hablar en lenguas no se dirigía directamente a ellos? Ciertamente es así, de hecho, las lenguas, dice Pablo, “las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:22). ¿Ven? Dios a través de las lenguas habló a los Judios que se reunieron en ese día ya que los hizo maravillar y asombrar.

Los signos hablan por sí mismos, recuerden esto; no importa de qué tipo sean, ellos dan testimonio de la grandeza de Dios, sino también de la presencia de Dios. Para confirmar esto, existen las siguientes palabras que Jesús dijo a los Judios: “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado” (Juan 5:36); y estas otras que Dios dijo a Moisés, cuando lo envió a Egipto con el poder de cambiar el bastón en una serpiente y de golpear su mano con lepra: “Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieren a la voz de la primera señal, creerán a la voz de la postrera… ” (Éxodo 4:8). Noten las expresiones “a la voz de la primera señal” y “a la voz de la postrera” porque confirman que los signos de Dios hablan. Así que teniendo en cuenta que también lo de las lenguas es uno de los signos de Dios para los incrédulos, llegamos a la conclusión que Dios habla a los no creyentes a través de las lenguas, (por supuesto, a través del signo de las lenguas y no por los así llamados “mensajes en lenguas”). Y eso es exactamente lo que sucedió varias veces porque habían sido Judios que Dios ha hecho maravillar y sorprender haciendoles escuchar algunos gentiles cantar y orar en hebreo, y algunos de ellos fueron llevados a la obediencia de la fe después de haber sido testigos de ese signo portentoso, es decir después de haber escuchado a los gentiles orar o cantar en hebreo sin que ellos supieran la lengua hebrea.

● Los que argumentan que el hablar en lenguas se dirige a los hombres también se basan en estas otras palabras de Pablo: “Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina?” (1 Corintios 14:6); pero escudriñando cuidadosamente también estas palabras nos damos cuenta de que no quieren decir que por medio del hablar en lenguas se da una profecía o revelación o algún conocimiento o alguna enseñanza porque poco después Pablo enumera de nuevo la revelación y la enseñanza pero lo hace por separado con respecto a hablar en lenguas y a la interpretación, de hecho dice: “Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación” (1 Corintios 14:26). Por lo tanto, como la enseñanza y la revelación son cosas separadas y distintas del hablar en lenguas y de la interpretación así lo es la profecía mencionada. Pablo hizo esa pregunta a los Corintios para hacerles entender que si él, que hablaba en lenguas más que todos ellos, hubiera ido de ellos y hubiera sólo y siempre hablado en lenguas (sin interpretación), su palabra no les habría servido para nada porque no le habría dado ninguna revelación, ni enseñanza, ni ciencia, ni profecía; y no que si él habría hablado en lenguas sin que hubiera quien interpretara los creyentes no habrían sido edificados porque la profecía o la revelación o la enseñanza o la ciencia que habían en el hablar en lenguas no habrían podido hacerse inteligibles porque en este caso Pablo habría sido contradictorio.

En este punto es inevitable que muchos hagan la siguiente pregunta: “¿Y entonces qué podemos decir de todas esas experiencias en las cuales la “interpretación” dada después de hablar en lenguas era una verdadera profecía porque aquel hablar ha servido como una señal para los creyentes presentes en la reunión? Vamos a empezar diciendo que no se pueden tener las experiencias para hacer una doctrina, y que también las experiencias, para que se acepten, deben estar en armonía con las Escrituras. Si debiéramos depender de las experiencias de los demás o de los caminos de algunos que se consideran a sí mismos espirituales ciertamente nos corromperíamos; no voy a enumerar las tantas experiencias de muchos de los que predican el Evangelio que con esas han hecho una doctrina porque serían demasiadas. Sólo voy a decir que hay predicadores famosos que cuando deben orar por los enfermos no les imponen las manos como enseña la Escritura, sino que les dan bofetadas y golpes, e incluso les tiran al suelo empujándolos. ¡Y todo se pasa como una “manifestación del poder de Dios”, y como actuar en armonía con los caminos de Dios! ¿Por qué? Porque algunas personas dicen que hay resultados, de hecho, ¡los enfermos afectados por estos golpes y tiros al suelo han sido sanados por el poder de Dios! La Escritura enseña que la imposición de las manos es una doctrina, pero no que dar golpeos y de bofetadas y tirar al suelo las personas son doctrinas. Entonces ¿qué haremos? ¿Iremos a golpear a los enfermos y a no imponerles las manos sólo porque ese famoso predicador ha dicho que después de haber golpeado a un enfermo “en el nombre de Jesús” el enfermo ha sido sanado? Creo que estas personas que hacen estas cosas no van a ser imitadas, porque son violentas. Y si alguien cree que las experiencias de estas personas son doctrina entonces sepa que esta doctrina no se basa en la Escritura. Y ahora vamos específicamente al don de hablar en lenguas: es bueno recordar que, en los primeros años del avivamiento pentecostal que hubo en América, era una opinión generalizada que el don de lenguas fuera dado por Dios para ir a predicar el Evangelio a los extranjeros, y de hecho no fueron pocos los que, después de haber recibido el Espíritu Santo salieron para países extranjeros creyendo que por medio del las lenguas recibidas habrían predicado el Evangelio a los extranjeros del lugar donde iban sin estudiar el idioma local!!! Esta doctrina fue aceptada inicialmente por muchos, pero luego poco a poco se abandonó porque se manifiestó como falsa. Y miren que también esta doctrina tenía inicialmente algunas experiencias en las cuales se apoyaban sus partidarios. Digo esto para demostrar una vez más que no podemos aceptar una cierta manera de pensar acerca de las cosas de Dios sólo en virtud de algunos testimonios contados por algunos; “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105), dice el salmista, así que debemos tener como punto de referencia la Palabra de Dios y no las experiencias de los hombres. Creemos que el hecho de que a veces estas así llamadas «interpretaciones» hayan sido verdaderas profecías no se debe al hecho de que eran interpretaciones fieles del hablar en lenguas, sino que eran profecías reales y no la interpretación dada a las lenguas habladas. Pero han sido creídas y se han hecho pasar a los ojos de muchos como si hubieran sido interpretaciones; mientras no eran más que profecías pronunciadas por el Espíritu poco después de que uno había terminado de hablar en lenguas.

Así que la conclusión a la que se llega, después de haber examinado todas estas Escrituras, es que las lenguas y su interpretación no hacen la profecía como muchos dicen, porque el hablar en lenguas se dirige a Dios y por lo tanto, como consecuencia, también la interpretación es un hablar que se dirige a Dios. Si fuera como ellos dicen, no se explicaría la razón por la cual el Espíritu Santo primeramente habla a la iglesia en una lengua extranjera a través de un creyente, y luego da la interpretación del mensaje en la lengua conocida por los creyentes, cuando Dios, para hablar a los creyentes, utiliza el don de la profecía. Si la profecía es por señal “no a los incrédulos, sino a los creyentes” (1 Corintios 14:22), como dice Pablo: ¿Qué necesidad hay de hablar a la Iglesia primeramente en lenguas y luego de interpretar? ¿No es una contradicción? ¿Por qué debería haberse primeramente un hablar en lenguas a la iglesia y luego la interpretación del mensaje cuando Dios, para hablar directamente a la Iglesia ha establecido la profecía que se pronuncia por el Espíritu sin el ayuda de hablar en lenguas? Pero entonces ¿qué pasa con el hecho de que si no hay personas que tienen el don de interpretación de lenguas, se hará creer a los creyentes que Dios ha hablado a la iglesia en una lengua extranjera, pero el mensaje se deja vacío por falta de interpretación? Pero entonces, ¿esto significaría que el Espíritu Santo habla a la iglesia en lenguas extranjeras incluso cuando sabe que no hay nadie que interpretará el hablar en lenguas? Pero, ¿no es una contradicción? Es por eso que surjan falsas interpretaciones de las lenguas cuando no hay alguien que realmente tiene el don de interpretación de lenguas; porque muchos, haciendo creer que los que han hablado en lenguas han hablado a la iglesia, no pueden dejar no interpretado “el mensaje en lenguas del Espíritu a la Iglesia”. Ellos piensan que Dios ha hablado al pueblo y por lo tanto debe haberse necesariamente la interpretación. Si en cambio se enseñara que el que habla en lenguas habla a Dios y no a los hombres, en ausencia de los que interpretan, estos pensamientos no nacerían en los corazones de los creyentes, y como resultado los creyentes no serían presionados a dar falsas interpretaciones. ¿Por qué? Porque se dirán en su corazón: “El hermano habló en lenguas; bien es cierto que yo no he entendido lo que ha dicho, pero bien lo ha entendido Dios; bien es cierto que no hay intérprete; pero permanece el hecho que habló a Dios y no a la iglesia”.

Pero tengamos en cuenta las palabras de Pablo: “Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:22). ¿No quieren decir tal vez que si un no creyente chino entra en un lugar de culto de una iglesia italiana y escucha a alguien orar a Dios o cantar a Dios en su propia lengua, incluso si no hay intérprete, él, siendo que lo ha entendido, se sorprenderá al escuchar un italiano que ora a Dios o canta a Dios en el idioma chino, sin haber estudiado el idioma chino? Por lo tanto, aunque la hermandad no puede entender aquel hablar en chino, porque no hay intérprete, y por lo tanto no es edificada, aquel hablar en lenguas sirve para el no creyente. Esto no quiere decir que la interpretación no es útil, en absoluto; sino el hecho de que Dios utiliza el hablar en lenguas como señal para hablar a los incrédulos, incluso si no hay la interpretación de lenguas, las lenguas han alcanzado el mismo objetivo fijado por Dios. ¿Esto no sucedió tal vez el día de Pentecostés en Jerusalén? No se dice que entre los discípulos había quien interpretara lo que se decía en otra lengua (aunque no lo podemos excluir), pero bueno, digamos que en ese día ninguno de los discípulos entendió lo que se decía por los creyentes en otras lenguas, sigue siendo el hecho de que estos Judios extranjeros entendieron exactamente lo que decían porque hablaban en su lenguas maternas; De ahí que aquel hablar en lenguas sirvió como señal para los incrédulos.

Entonces alguien dirá: “Pero cuando no hay intérprete entonces, ¿qué fruto produce el hablar en otra lengua si no es entendida por la Iglesia? El fruto se produce porque, aunque la Iglesia no es edificada porque no entiende lo que se ha dicho, el hablar en lenguas ha llegado delante de Dios. que Dios pretendía que , si se trataba de una oración o una canción o un acción de gracias. Por supuesto, permanece el hecho que para la Iglesia será un hablar en el aire; pero no para Dios que conoce todas las lenguas. Entonces, como las lenguas son por señal a los incrédulos, incluso si no hay intérprete, porque entienden lo que se dice en su propia lengua; así, la profecía, sirve como señal a los creyentes, porque aquel hablar que pone al descubierto los pensamientos de su corazón se dirige a ellos en su lengua.

 

Las falsificaciones

No puedo hablar del hablar en lenguas y su interpretación sin mencionar los falsos hablar en lenguas y sus relacionadas falsas interpretaciones que algunos profieren en las iglesias. ¿Las razones? Aparecer espirituales, o hacer aparecer la Iglesia de la que son miembros como una iglesia espiritual. Hoy en día, en la mayor parte de las iglesias pentecostales tenemos que decir que hay una falsificación del don de lenguas y del don de la interpretación que es espantosa. En cuanto a la falsificación del hablar en lenguas no es más que un conjunto de vocales y consonantes que estos falsificadores ponen juntas para proferirlas cuando se reúne la iglesia. De este modo, a los ojos de la mayoría son considerados como creyentes espirituales porque piensa que sean hombres llenos del Espíritu Santo. Siempre en este campo, hay creyentes que, ya que conocen algunas lenguas extranjeras, empiezan a orar en esas lenguas o a repetir algunas palabras extranjeras para alabar y dar gracias a Dios; y así también ellos se hacen pasar por hombres llenos del Espíritu Santo. ¿Cómo se reconoce que ese hablar en lenguas o que aquel tartamudear no es por el Espíritu Santo? Por supuesto se puede; ya que cada cosa falsa puede ser reconocida porque es diferente de la real en algunos particulares. Bueno, una de las cosas que es ausente en el hablar de estas personas que falsifican las lenguas para hacer creer que han recibido el Espíritu Santo es el poder; y esto se debe a que no habiendo recibido el bautismo con el Espíritu Santo no recibieron el poder de lo alto. Luego, en su hablar no hay los gemidos indecibles acerca de los cauales Pablo habla en relación con las intercesiones hechas por el Espíritu Santo. Por supuesto, aquellos que actúan en la presunción están engañandose a sí mismos, y llegará el día en que serán desvergonzados por Dios, porque Dios es santo y justo. Pero como he dicho antes tambié en el campo de las interpretaciones la falsificación es predominante. Aquí se habla de una puesta en escena real; porque a veces el falso hablador en lenguas se pone de acuerdo con el falso intérprete con el fin de hacer que parezca todo en armonía con las Escrituras, así que no se diga que en esa comunidad no hay intérprete. Pero cuando el que habla “sus lenguas” también da la interpretación, entonces el culpable es sólo uno y no dos. Y a continuación, algunos de estos conductores que dan falsas interpretaciones a la pregunta de aquellos que quieren ver con claridad: “¿Pero cómo puedes interpretar?” ellos responden que cuando oyen hablar en lenguas, según el problema o la necesidad que existe en la iglesia deducen en ese momento las palabras correctas para dirigirlas a los hermanos en el nombre del Señor. ¡Así que para ellos es una cuestión de deducción y no de habilidad sobrenatural la interpretación de las lenguas! Y si alguien les hace notar (como ha sucedido) que no es justo hacerlo, ellos responden que lo importante es que la interpretación no entre en conflicto con la doctrina de Dios!!! Como pueden ver estos también tienen la respuesta preparada para los creyentes que hacen sus lícitas investigaciones. ¿No son sus respuestas perversas la evidencia clara que no tienen el don de interpretación de lenguas, pero la astucia de la zorra? Y entonces empiezan a enseñar acerca de las lenguas y de la interpretación voceando, siempre para cubrir su malicia, las palabras: “A no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación”. Pero, ¿cuál edificación podrá recibir la Iglesia por las falsas interpretaciones de estos? Y entonces, si estos falsifican las interpretaciones ¿por qué deberíamos confiar en sus idiomas? ¿Qué puedo decir? Estamos en el frente de los creyentes que no temen a Dios y que para vanagloria están dispuestos a mentir a sí mismos y a su prójimo. Juzguen lo que digo hermanos.

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s