¿Es lícito orar, invocar y alabar al Espíritu Santo?

colomba2Un día Jesús dijo a sus discípulos estas palabras: “¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:11-13)

Por estas palabras se aprende que se debe preguntar o pedir al Padre que Él nos dé el Espíritu Santo. Jesús no dijo: “Pidan al Espíritu Santo que venga sobre ustedes y Él vendrá” o “El Espíritu Santo vendrá sobre todos los que Le invocan”.

Y antes de ser arrestado y entregado a Pilato les dijo así: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:16-17)

Una vez más Jesús hace bien entender que Él habría orado al Padre, para que los santos recibiesen el Espíritu de la verdad. Jesús no dijo: “Yo rogaré al Espíritu Santo y Él vendrá sobre ustedes”.

Así que, aunque Jesús fuese lleno del Espíritu Santo (Véase Lucas 4:1), fue ungido con el Espíritu Santo (Véase Lucas 3:22), fue movido, empujado y dirigido por el Espíritu Santo (Véase Lucas 2:27; Mateo 4:1; Marcos 1:12), se regocijó en el Espíritu Santo (Véase Lucas 10:21), por el Espíritu de Dios echaba fuera los demonios (Véase Mateo 12:28), y entonces el Espíritu Santo estaba sobre él (Véase Mateo 12:18; Lucas 4:18); sin embargo, Él NUNCA invocó ni alabó al Espíritu Santo, ni le dirigió algún tipo de súplica o acción de gracias, y tampoco NUNCA llevó los suyos a hacerlo. Y así lo hicieron los apóstoles porque eran imitadores de Jesucristo. Nosotros también, por lo tanto, hermanos, para que a través de ellos aprendamos a practicar “no más de lo que está escrito”, haríamos bien en seguir su ejemplo: Vamos a imitarLes.

Por el hermano en Cristo: Salvatore Larizza

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s