El Señor es vengador de todo esto

martelletto-giudiceEl apóstol Pablo escribió a los santos de Tesalónica: “Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que fuisteis enseñados por nosotros de cómo os conviene andar y agradar a Dios, abundéis más y más. Porque ya sabéis qué mandamientos os dimos de parte del Señor Jesús. Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de la fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en santificación y honor; no con pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno oprima ni engañe en nada a su hermano, porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. Porque no nos ha llamado Dios a impureza, sino a santificación. Así que, el que menosprecia esto, no menosprecia a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo” (1 Tesalonicenses 4:1-8).

Así que los mandamientos que dieron los apóstoles a los santos representan la voluntad de Dios hacia los santos, que puestos en práctica hacen de ellos personas que caminan de una manera digna del Evangelio, y por lo tanto personas que son agradables a Dios en toda su conducta. Así, en la práctica de estos mandamientos, se agrada a Dios.

Y ¿qué pasa en rechazarlos? Los que les rechazan se atraen la ira de Dios, porque los que menosprecian esto, no menosprecian a un hombre, sino a Dios, que dijo: “humillo a los que me desprecian” (1 Samuel 2:30). ¿Y cómo les humilla? vindicandose de ellos por su rebelión. Pablo es claro cuando dice que el Señor es vengador de todo esto.

Pero ¿por qué Dios no tolera que menospreciémos sus mandamientos? Porque Él nos ha llamado a ser santos, y la violación de estos mandamientos significa no responder a la llamada que nos ha hecho, haciendo así culpar su doctrina y difamar el camino de la verdad.

Miremos por nosotros mismos hermanos, entonces, examinémos nuestros caminos, para evitar de sufrir la venganza de nuestro gran Dios.

La gracia del Señor sea con ustedes.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s