La Refutación

biblia4PARA PODER DECIR QUE EL HABLAR DE ALGUIEN ES INCORRECTO, SE DEBE TESTIFICAR EL MAL QUE HA DICHO

“Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas?” (Juan 18:23).

Las refutaciones que estamos haciendo en contra de las falsas doctrinas profesadas por muchos hoy en día, se refieren precisamente a testificar bíblicamente que estas conclusiones a las que han llegado, son erróneas, es decir contrarias a la voluntad de Dios.

En las cosas del Señor no es suficiente simplemente decir que un discurso está mal, pero es realmente necesario que se demuestre claramente cuáles son las razones bíblicas para las que se diga que son discursos incorrectos.

Por supuesto, no es necesario decirles que los falsos maestros y los falsos profetas, no quieren ser refutados en frente de todos públicamente, pero es absolutamente necesario que ocurra de tal manera, ya que si la doctrina es falsa, si la herejía se predica a los cuatro vientos, la refutación también debe seguir la misma ruta, para cancelar todos los efectos devastadores de la herejía.

Así que, hermanos, cuando se encuentran a escuchar algunas refutaciones, tienen que pretender que se lleven pruebas ciertas y argumentos bíblicos válidos para aceptarlas.

Recuerden, estimados en el Señor, que las refutaciones son muy útiles para los santos que aman la Palabra de Dios, de hecho, sobre los efectos beneficiosos de las refutaciones en la iglesia, está escrito:

“Y queriendo él (Apolos) pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo” (Hechos 18:27-28).

Han leído, hermanos en el Señor, que Apolo refutaba PÚBLICAMENTE a los Judios, y esto lo hizo con GRAN VEHEMENCIA, y haciendo esto fue DE GRAN PROVECHO a los que habían creído a través de la gracia de Dios.

Velen, pues, para que no se dejen engañar por los charlatanes y no sean llevados por doquiera de todo viento de doctrina que no es de Dios.

Por el Hermano en Cristo: Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s