Iglesias que promueven un falso cristianismo

kit-com-10-mascaras-anonymous-v-de-vinganca-frete-gratis-13869-MLB4091296231_042013-FSi una bailarina de striptease dijera que se ha convertido, pero todavía sigue haciendo la bailarina de striptease, ¿ustedes qué pensarían? ¿Que se ha realmente convertido? No lo creo. Si un fornicador dijera que se ha convertido, pero todavía va con las prostitutas o convive con una mujer, ¿qué pensarían? ¿Que se ha realmente convertido? No lo creo. Si un practicante de magia dice que se convirtió, pero todavía practica la magia ¿qué dirían? ¿Que se convirtió realmente? No lo creo. Si un idólatra dijera que se ha convertido, pero todavía adora y sirve a los ídolos que ¿qué dirían? ¿Que se ha realmente convertido? No lo creo. Y esto debido a que cuando uno se convierte de sus malos caminos, mostra que él se ha convertido abandonando el pecado. Esto es lo que enseña la Escritura.

¿Por qué, entonces, en muchas iglesias hoy en día muchos dicen ‘me convertí’, pero continúan sirviendo el pecado haciendo la misma vida que antes, y los pastores como los miembros no se preocupan en absoluto por esto? Pero ¿no está escrito: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17)?

La razón es porque el mensaje que se predica por estas iglesias es un mensaje que no incluye la conversión de los malos caminos, sino simplemente la pertenencia a una organización: no son predicados ni el arrepentimiento ni la conversión, por lo tanto puedes ser “cristiano” sin arrepentirte y convertirte!! Esto produce muchos falsos Cristianos, que precisamente porque son falsos hablan, piensan y viven como los del mundo. Y así el falso cristianismo se va más y más difundiendo, llevando gran descrédito al camino de la verdad.

De estas iglesias que promueven el falso cristianismo, hay que salir y separarse para comenzar a reunirse en las casas como los antiguos discípulos, ya que sembrar la Palabra en ellas es como la siembra entre espinos y por lo cual la Palabra se ahoga y no puede dar fruto. De hecho, estas Iglesias se han convertido en amigas del mundo y enemigas de Dios.

“Roturad nuevas fincas, y no sembréis entre espinos” (Jeremías 4:3).

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s