Jesús compara la unidad de los santos con la unidad de Jesús y el Padre

 uvas

“Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, PARA QUE SEAN UNO, ASÍ COMO NOSOTROS.” (Juan 17:11)

He aquí, hermanos, un paso para meditar sobre la doctrina de la Trinidad. Durante la oración llamada “sacerdotal” que Jesús dirigió al PADRE SANTO, entre las cosas que ha requerido hay también la que los discípulos de Cristo habrían tenido que ser UNO. No sólo esta unidad se pidió a Dios el Padre por el Hijo, sino que también se ha explicado la modalidad, es decir que EL HIJO ERA UNO CON EL PADRE.

Ahora, continuando con nuestra reflexión, si Jesús y el Padre fuesen la misma persona, como falsamente alegan LOS ANTITRINITARIOS, este criterio utilizado por Jesucristo no habría tenido ningún sentido, porque a pesar de que los creyentes deban ser UNO, también no pierden su individualidad, entonces, esto se ha de entender como una unidad de corazón, espíritu, mente e intención, sin embargo, no física. Aquí, lo mismo vale para LOS TRES QUE SON UNO, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son TRES PERSONAS DISTINTAS, pero están en una comunión tal que son UN DIOS.

Hermanos en el Señor, digo a ustedes que han sido regenerados espiritualmente, estudien las Escrituras, mediten cuidadosamente, reflexionen sobre la doctrina de la TRINIDAD, pidan luz a Dios que a través de su Espíritu Santo puede hacer que ustedes entiendan la verdad que es según Dios, y Él les dará entendimiento.

Por desgracia, los opositores de la doctrina de la Trinidad se equivocan grandemente, no entienden las Escrituras y se convierten en malos con los que les refutan y claramente demuestran que están equivocados.

Se dan a razonamientos vanos, tratando de alejar a los santos de esa doctrina sana y buena, buscando de asociarla con ciertas prácticas paganas, para hacerla odiosa en sus ojos, pero Dios guarda los suyos, y no permite que sean presa de estos habladores de vanidades y engañadores.

Quien tiene oídos, oiga lo que la Palabra de Dios dice a las iglesias.

Por el Hermano en Cristo: Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s