Palabras dirigidas por Jesús a los pastores tibios

picchiare-alla-portaHay algunas palabras que Jesús dijo al ángel de la iglesia de Laodicea – entonces al pastor de esa iglesia – que se encuentran entre las más conocidas en la Iglesia en el mundo, y son las siguientes: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20), y de hecho se citan a menudo durante los sermones. Pero hay otras, como Jesús dijo siempre a ese ángel, que son prácticamente desconocidas, y son estas: “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:19), y casi nadie las menciona desde el púlpito.

¿Cómo es eso? Creo que ya lo hayan entendido, porque Jesús dice que Él reprende y castiga a todos los que Él ama. Y como ustedes saben, en la mayoría de las iglesias de hoy, hay una fuerte alergia a palabras como “castigo” o “juicio”, porque hay un rechazo de la enseñanza bíblica según la cual el Señor castiga a los que Él ama. Y de hecho está también claramente escrito en otro lugar: “Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12:5-6). Así que el amor del Señor hacia sus hijos se manifiesta también reprendendolos y castigandolos. Un poco como el amor de un padre terrenal por sus hijos. Sin embargo, casi nadie menciona las palabras de Jesús al ángel de la iglesia de Laodicea.

Palabras, por otra parte, que se explican por las siguientes: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”, debido a que la exhortación para que tenga celo y se arrepienta dirigida al ángel de aquella Iglesia, Jesús la explica diciendo que está a la puerta y llama con la esperanza de que el creyente oiga su voz y le abra. El abrir la puerta por parte del creyente, por lo tanto, indica que el creyente ha escuchado la exhortación al arrepentimiento dirigida a él y ha decidido para arrepentirse, y luego cambiar su forma de pensar abandonando sus pensamientos vanos y malos que mientras por un lado lo han hecho un amigo del mundo, por el otro lado lo han hecho un enemigo de Dios, y de hecho se ha convertido en tibio, listo para ser vomitado de la boca del Señor. Pero arrepintiéndose, recupera la amistad del Señor, que precisamente porque se convierte de nuevo en su amigo, se pone a cenar con él.

Pero recuerden que el arrepentimiento es concedido por Dios, de hecho, Pablo, hablando del siervo del Señor dice: “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él” (2 Timoteo 2:24-26).

Pero como se puede ver, la exhortación al arrepentimiento, es precedida por una declaración muy clara de Jesús, que es la siguiente: “Yo reprendo y castigo a todos los que amo”. Ustedes podrían preguntarse entonces: pero, si éstas son las palabras de Jesús pronunciadas por Él en su amor, y por lo tanto son una manifestación de amor hacia Sus ovejas, ¿por qué nunca se mencionan desde el púlpito? Porque mientras que Jesús ama a sus ovejas, los pastores tibios, amigos del mundo, no aman a las ovejas del Señor. ¿Y cómo podrían ellos amarlas, si les gusta el mundo? ¿No está escrito: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” (1 Juan 2:15-16)? Así que el amar al mundo, lleva a no amar al Señor y, como resultado, tampoco aquellos que pertenecen al Señor. Y la falta de amor se manifiesta de muchas maneras, incluyendo éste: no decir nada para llevar al arrepentimiento aquellos que han pecado. Es sólo cuando un pastor ama al pueblo del Señor que le implora para que se porte de una manera digna de Cristo, y se arrepienta de sus pecados ante Dios para ser reconciliado con Dios. Entonces es sólo en este caso que va a citar estas palabras de Jesús: “Yo reprendo y castigo a todos los que amo” para dejar claro que Jesús reprende y castiga a los que Él ama.

El Jesús de los pastores tibios, en cambio, es un Jesús que se han hecho a medida para satisfacer sus deseos y los de los miembros de las Iglesias que dirigen, en otras palabras es otro Jesús, porque es un Jesús que no castiga y que tampoco reprende en muchos casos, debido a que en estas Iglesias, tan pronto como alguien reprende de parte de Dios, es considerado como una persona que hace la obra del acusador de los hermanos, que es el diablo.

Estos pastores, a diferencia del Señor, que no quiere “que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9), quieren que algunos se pierdan, porque no quieren predicar el arrepentimiento de las obras muertas a aquellos creyentes que se han convertido en fornicarios, idólatras, ladrones, blasfemos, borrachos, avaros y estafadores, el arrepentimiento que puede salvarlos de la perdición. Como no quieren ni siquiera advertírles de lo que va a pasar con ellos si mueren en ese estado de pecado.

¿Qué hacer? Guárdense y apártense de todos los pastores y predicadores que proclaman un Jesús que no castiga, ya que son rebeldes, engañadores y habladores de vanidades, que con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos, y que por avaricia se aprovechan de las almas del Señor con palabras fingidas.

Arad campo para vosotros, y no sembréis entre espinos.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s