El varón no debe orar o profetizar con la cabeza cubierta

papa judei2

Hermanos, quiero que sepan que la Escritura manda a los hombres que no se cubran la cabeza cuando oran o profetizan, como está escrito: “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios” (1 Corintios 11:7). ¿Qué sucede si un hombre ora o profetiza con la cabeza cubierta? Él afrenta su cabeza, como está escrito: “Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza” (1 Corintios 11:4), que es Jesucristo, el Hijo de Dios, ya que “Cristo es la cabeza de todo varón” (1 Corintios 11:3). Y miren que afrentar a Cristo es grave porque significa faltarle de respeto, no dandole el honor que se le debe. ¿Se acuerdan de lo que Jesús dijo a los que le acusaron de tener un demonio? Él les dijo: “Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis” (Juan 8:49). Y quien deshonra a Cristo, también deshonra a Dios el Padre. Consideren, por lo tanto, que un hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta (con un velo o un sombrero u otro recubrimiento de la cabeza), deshonra a Cristo como le deshonraron aquellos Judios con sus calumnias. Este justo para mostrarles la gravedad del hecho. Guardense, pues, de aquellos que han introducido en la Iglesia la costumbre judía para los hombres a orar con un chal en la cabeza; cuidado con ellos, y rechacen esta costumbre, ya que es contraria a la Palabra de Dios y lleva al hombre a deshonrar al Señor Jesucristo.

Por otra parte, la mujer, ya que es la gloria del hombre, como está escrito: “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón” (1 Corintios 11:8-9), debe cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza porque ella “debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles” (1 Corintios 11:10), y la autoridad de la que depende es el varón que es, de hecho, su cabeza (1 Corintios 11:3). Si no lo hace, entonces es una falta de respeto para el varón que es su cabeza, de hecho está escrito: “Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado” (1 Corintios 11:5). Así que les alerto de todos aquellos que, siendo contenciosos, enseñan lo contrario de lo que enseñaron los santos apóstoles. Sepan que incitan a las mujeres a rebelarse contra un mandamiento del Señor, y así cumplir una acción deshonrosa hacia el hombre.

Nadie les engañe con razonamientos vanos. Obedezcan los mandamientos del Señor, y recibirán lo bueno.

Quien tiene oídos para oír, oiga.

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s