Respuesta a los hermanos y hermanas que menosprecian el mandamiento por las mujeres de cubrirse la cabeza cuando oran o profetizan diciendo que el velo y el cabello largo son la misma cosa

Misa tradicionalAlgunos hermanos y hermanas en el Señor dicen: “Pero si la mujer tiene el cabello no hay necesidad de cubrirse la cabeza porque Pablo dice que en lugar de velo le es dado el cabello, entonces el velo es el cabello!” Ahora, si LA NATURALEZA MISMA nos enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello y, por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso porque en lugar de velo le es dado el cabello (Véase 1 Corintios 11: 14-15), se entiende bien que el cabello, por supuesto, le es dado en lugar de velo, PERO CUANDO NO ORA Y NO PROFETIZA porque el apóstol Pablo manda claramente a la mujer para cubrirse SÓLO cuando ora y profetiza (Véase 1 Corintios 11:5), cuando no lo hace, el cabello le es dado en lugar de velo porque es LA NATURALEZA MISMA que lo enseña. De hecho él dice: “Si la mujer no se cubre, que se corte TAMBIÉN el cabello” (1 Corintios 11:6). Ese “TAMBIÉN” nos hace entender que si no se cubre, teniendo el cabello largo, que entonces SE LO CORTE! ¿Qué sentido tendría decir “que se corte también el cabello” si ya no lo tenía? ¿Con qué tenía que cubrirse si ya tenía el cabello largo que por los contenciosos sería el velo? De hecho la frase empieza con “Si no se cubre” estando a significar que aunque tenía el cabello largo debía cubrirse la cabeza (por supuesto SÓLO cuando ora o profetiza).
Además, si fuera como dicen algunos de manera insensata, que el cabello largo es el velo, entonces ¿por qué Dios dice a la mujer de cubrirse SÓLO cuando ora o profetiza? ¿Si fuera así como dicen erroneamente, (que el velo es el cabello), cuando NO ora y NO profetiza la mujer tendría que quitarse el cabello? Y cuando ora o profetiza, ¿cómo podría ponerse algo que ya tiene? Si así fuese el mandamiento dado por Pablo no tendría algún sentido, serían las palabras de un hombre que se contradice! Pero sabemos que así no es porque Pablo era un apóstol y maestro empujado por el Espíritu Santo y sabía bien lo que estaba diciendo. La Palabra lo testifica claramente. Por lo tanto les ruego, hermanas, No se dejen engañar y observen esto mandamiento del Señor para recibir bendición y recompensa del Señor. “El que menosprecia el precepto perecerá por ello; Mas el que teme el mandamiento será recompensado” (Proverbios 13:13).Enrico Maria Palumbo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s