¿Debe un Cristiano guardar el domingo?

domNo, un discípulo de Cristo no es llamado para guardar el domingo, en el sentido que no es llamado para abstenerse de cualquier trabajo en ese día, mandamiento que, sin embargo, fueron llamados a guardar los Judíos en el día de reposo conforme a la ley de Moisés. En este sentido, es bueno que esto quede claro, es decir, que entre los trabajos prohibidos en sábado también hay lo de no encender el fuego en sus moradas, tanto para cocinar como para calentarse, (Véase Éxodo 35:1-3) si se debe observar el domingo en lugar del sábado judío también es necesario abstenerse de hacer estas cosas, con los inevitables problemas que surgirían. El problema no es, sin embargo, abstenerse de realizar cualquier tipo de trabajo en domingo, porque esto está permitido a aquellos que consideran el Domingo más importante que otros días, porque lo hacen para el Señor (y no me atrevo a juzgar a los que tienen esta creencia personal y actúan en consecuencia), pero el hecho de que si se empieza a imponer la observancia del domingo como los Judíos observan el sábado, entonces no se actúa más de acuerdo a la caridad porque se quiere imponer a los demás su propia convicción personal sobre un día de la semana. Pablo, acerca de las opiniones sobre los días, dijo: “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente” (Romanos 14:5). No puede, por lo tanto, un creyente en el caso que estime el domingo mayor que los otros días – tal vez incluso expresando esta estimación absteniendose tanto del cocinar que del encender el fuego – empezar a decir a los otros hermanos que deben observar el domingo como él lo hace para el Señor. También porque esta orden no se puede confirmar en modo alguno con los escritos del Nuevo Testamento; esto, sin embargo, es muy diferente en relación con el sábado, porque en la ley de Moisés hay varias referencias con el mandamiento de guardar el sábado.

En conclusión, si un creyente se siente para honrar al Señor por no hacer ningún trabajo o algunos trabajos en domingo, que lo haga bien, pero sin juzgar o despreciar a los que no se comportan exactamente como él en el día de domingo, tal vez porque hace un trabajo que requiere para trabajar también el domingo algunas veces.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

Véase también: “En Cristo no se observan más los días”

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s