Se nos ha libertado del pecado para servir a la justicia

libertados-del-pecadoPablo dice: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:11).

Hermanos, como Jesucristo “en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas” y “mas en cuanto vive, para Dios vive” (Romanos 6:10), también nosostros tenemos que considerarnos muertos al pecado, pero vivos para Dios, y esto significa que no debemos servir al pecado, habiendo sido vivificados con Cristo para vivir para Aquel que murió y resucitó por nosotros. El pecado no tiene más dominio sobre nosotros que estamos bajo la gracia de Dios, porque hemos sido libertados de ello; somos libres ahora, pero miren bien que nosotros ahora no somos libres de hacer lo que nos gusta, porque nos hemos convertido en “siervos de la justicia” (Romanos 6:18). Como esclavos de Cristo, debemos procurar la justicia y no usar la libertad como “pretexto para hacer lo malo” (1 Pedro 2:16), de hecho, Pablo dijo a los santos en Roma: “Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia” (Romanos 6:19). Pero ¿qué quiere decir Pablo con estas palabras? Ahora, tengan en cuenta algunos de sus miembros y cómo, antes de conocer a Dios, ustedes los presentaron para servir a la maldad y a la impureza; tengan en cuenta que los miembros de su cuerpo ahora no son materialmente diferentes de los que tenían antes de ser convertidos al Señor, pero es el servicio que les hacen hacer y que tienen que hacerles hacer que es diferente, porque les hacen servir a Dios.

Sus pies, por muchos años se dirigieron hacia locales llenos de demonios, tales como salas de baile, salas de juego de azar, cines, teatros, basílicas llamadas “cristianas”, pero que en realidad están llenas de ídolos y demonios; se complacían en caminar con gente perversa para ir a cometer el pecado, pero ahora, ellos se dirigen hacia el lugar de culto para reunirse con otros creyentes, van a las casas de los creyentes a visitarlos, a los hospitales y a las cárceles, para visitar a los enfermos y a los presos, para predicar el Evangelio, sus lugares preferidos son aquellos a los que una vez sentían asco. Nuestros pies ahora están lejos de los caminos torcidos que recorrieron durante muchos años y no se complacen más en ir a las tiendas de los pecadores o detenerse en sus caminos. Nuestros pies no son más presurosos para correr al mal, ahora se apresuran para llevarnos a compartir el Evangelio; nuestros miembros sirven para la justicia y deben permanecer en su servicio hasta el final.

Sus manos que antes robaban, golpeaban a su projimo y hacían gestos peligrosos, ahora trabajan honestamente, ahora son para los necesitados, ahora las levantan para bendecir a Dios, y no más con ira hacia alguien; amados, continuen prestando sus manos para el servicio de la justicia.

Su boca, que durante muchos años pronunció toda clase de calumnias, chistes groseros y todo tipo de pensamientos vanos y perversos, ahora le canta a Dios, le da gracias a Dios, habla con salmos, himnos y canciones espirituales, con ella dan testimonio de la Palabra de la gracia, consuelan a los de poco ánimo, apoyan a los cansados​​, bendicen a los que les maldicen, oran por los que les persiguen; la que antes estaba llena de perversidad está ahora llena de sabiduría y todo esto viene de Dios.

Sus ojos que se complacían en ver el mal, ahora, en cambio, se complacen en ver las cosas justas y verdaderas y no contemplan más la vanidad, las cosas de lujo, ya que están atraídos por las cosas humildes; ustedes ya no son más altivos porque han sido libertados para servir a la humildad.

Con sus oídos antes escuchaban la música del diablo, canciones mundanas, discursos perversos, pero ahora desean escuchar canciones espirituales dirigidas hacia Dios, discursos sabios y todo lo que les edifica espiritualmente.

Hermanos, su cuerpo no les pertenece a ustedes, no se dejen engañar; su cuerpo “es templo del Espíritu Santo” (1 Corintios 6:19) y el templo de Dios debe ser preservado en santidad y honor; todos aquellos que lo profanan, es decir, que lo utilizan de una manera indigna, llevarán su culpa, porque el templo de Dios es santo. Un día Jesús, hablando con los Judíos, dijo: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Juan 2:19); Ahora, los Judíos creyeron que hubiese hablado del templo que estaba en Jerusalén, pero Él había hablado del “templo de su cuerpo” (Juan 2:21). ¿Por qué Jesús llamó a su cuerpo “templo”? ¿Porque el Dios y Padre Suyo moraba en Él, de hecho, dijo, “el Padre que mora en mí, él hace las obras” (Juan 14:10). Recuerden que “agradó al Padre que en él (Cristo) habitase toda plenitud” (Colosenses 1:19), por lo tanto, su cuerpo que era el templo de su Padre era santo. Ahora bien, pero ¿qué uso hizo Jesús de su cuerpo? Él presentó su cuerpo para el servicio de Dios, y esto es atestiguado por Pablo cuando dice: “Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:2). Jesucristo dio su vida por el mundo, de hecho, dijo: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35,51); sí, Jesús ofreció su carne como sacrificio vivo y agradable a Dios, cumpliendo así la voluntad del Padre que lo envió. Ahora bien, pero nosotros que somos el cuerpo de Cristo, ¿qué uso tenemos que hacer de nuestro cuerpo? Pablo dice: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1); hermanos, sepan que nosotros, renunciando a los deseos mundanos y viviendo una vida santa y justa, le damos nuestra adoración a Dios porque le glorificamos con nuestro cuerpo. Pero ¿qué les parece? ¿Que Dios tiene que ser glorificado sólo a través de la boca? ¿Que Dios tiene que ser glorificado sólo cuando ustedes están reunidos en el lugar de culto? No está escrito que debemos glorificar a Dios sólo con la boca sino con todo el cuerpo, entonces con todos los demás miembros del mismo, debido a que el cuerpo no se compone de un solo miembro; esto significa que no podemos ir a donde queremos, y también que no podemos ver, hacer, decir, comprar todo lo que queremos. Si usásemos la libertad a la que hemos sido llamados, como ocasión para la carne, dejarímos de caminar en el Espíritu, y nos comenzaríamos a caminar de acuerdo a los deseos de la carne, es decir, que dejaríamos de presentar nuestros miembros (que son miembros de Cristo) al servicio de la justicia para nuestra santificación.

Pablo dijo: “Tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna” (Romanos 6:22); hermanos, ustedes no sólo tienen que recordar que hay como fin la vida eterna, sino también que tienen por vuestro fruto la santificación, y que este fruto lo pueden llevar sólo si renuncian a los deseos mundanos y carnales para hacer la voluntad de Dios. ¿Pero qué es la voluntad de Dios? “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propio vaso en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto… ” (1 Tesalonicenses 4:3-6). Hermanos, sirvan a Dios con los miembros de su cuerpo, porque eso es lo que Él quiere de cada uno de nosotros.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s