¿Por qué a veces Dios no contesta nuestras oraciones?

montanasLa razón puede ser una de las siguientes.

– Porque no oramos a Dios con fe. Orar con fe es, de hecho, una de las condiciones necesarias para obtener el cumplimiento de nuestra oración. Jesús dijo: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22), y Santiago dijo: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (Santiago 1:5-8). La fe es la certeza de lo que se espera, así que cuando se ora a Dios, es necesario creer que se recibirá respuesta (Véase Marco 11:24).

– Porque nos negamos a obedecer los mandamientos del Señor y nos regocijamos en la injusticia y la hipocresía, así que Dios no oye nuestro clamor. La sabiduría dice: “El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable” (Proverbios 28:9), y que “El que cierra su oído al clamor del pobre, también él clamará, y no será oído” (Proverbios 21:13). Jesús dijo que nos dará lo que pedimos a Dios si permanezcamos en Él y Sus palabras permanecen en nosotros (Véase Juan 15:7), y permanecer en Él significa guardar sus mandamientos, según lo que Juan dice: “Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él” (1 Juan 3:24). Si, por lo tanto, obedecemos a Dios seremos oídos y se cumplirá en nosotros la palabra que dice: “Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan 3:21,22).

– Porque Le pedimos algo que no es conforme a su voluntad para con nosotros; hay fe, hay una conducta recta, pero Dios no quiere contestar nuestra oración. En este sentido, hay dos ejemplos en la Biblia, el de Moisés y el de Pablo. Moisés le pidió a Dios que le permitiera entrar en la Tierra Prometida, pero Dios no quiso contestar su petición (por primera vez en las aguas de Meriba, Dios había dicho a él y a Aaron, que no les habría dejado entrar en la tierra prometida porque no habían tenido confianza en Él); he aquí las palabras de Moisés mismo: “Y oré a Jehová en aquel tiempo, diciendo: Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas? Pase yo, te ruego, y vea aquella tierra buena que está más allá del Jordán, aquel buen monte, y el Líbano. Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, no me hables más de este asunto. Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al oeste, y al norte, y al sur, y al este, y mira con tus propios ojos; porque no pasarás el Jordán. Y manda a Josué, y anímalo, y fortalécelo; porque él ha de pasar delante de este pueblo, y él les hará heredar la tierra que verás” (Deuteronomio 3:23-28). En el caso de Pablo, el apóstol oró a Dios para que quitara de él un mensajero de Satanás que Dios le había dado para que no se enalteciera sobremanera debido a las revelaciones que había recibido, pero Dios no contestó su oración. Aquí están las palabras de Pablo: “Respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades” (2 Corintios 12:8-9). Hay siempre que recordar las siguientes palabras de Juan: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho” (1 Juan 5:14-15).

– Porque todavía no ha llegado su tiempo, por lo tanto, seremos oídos luego. Debemos, de hecho, tener siempre en cuenta que Dios nos contestará cuando Él quiere y no cuando nosotros lo queremos. Para confirmar esto, tenemos este hecho escrito en el libro del profeta Jeremías: “Vinieron todos los oficiales de la gente de guerra, y Johanán hijo de Carea, Jezanías hijo de Osaías, y todo el pueblo desde el menor hasta el mayor, y dijeron al profeta Jeremías: Acepta ahora nuestro ruego delante de ti, y ruega por nosotros a Jehová tu Dios por todo este resto (pues de muchos hemos quedado unos pocos, como nos ven tus ojos), para que Jehová tu Dios nos enseñe el camino por donde vayamos, y lo que hemos de hacer. Y el profeta Jeremías les dijo: He oído. He aquí que voy a orar a Jehová vuestro Dios, como habéis dicho, y todo lo que Jehová os respondiere, os enseñaré; no os reservaré palabra. Y ellos dijeron a Jeremías: Jehová sea entre nosotros testigo de la verdad y de la lealtad, si no hiciéremos conforme a todo aquello para lo cual Jehová tu Dios te enviare a nosotros. Sea bueno, sea malo, a la voz de Jehová nuestro Dios al cual te enviamos, obedeceremos, para que obedeciendo a la voz de Jehová nuestro Dios nos vaya bien. Aconteció que al cabo de diez días vino palabra de Jehová a Jeremías” (Jeremías 42:1-7). Noten cómo, aunque Jeremías comenzó inmediatamente a orar por el pueblo, la respuesta de Dios no vino hasta el décimo día. Sin embargo, algunas veces la respuesta de Dios puede llegar incluso después de 10 años.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s