¿Tu espíritu se enardece viéndolos?

Idolos

Lucas dice: “Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría” (Hechos 17:16). Y esto debido a que Pablo era un hombre santo y temeroso de Dios y por lo tanto aborrecía los ídolos y la idolatría, y de hecho él desaprobaba públicamente los ídolos y exhortaba a los idólatras para que se arrepintiesen y se convirtiesen, a sabiendas de incurrir por eso en la persecución de los idólatras. Pero él de ninguna cosa hizo caso, ni estimó preciosa su vida para sí mismo, para placer y obedecer a Dios.

Después de tantos siglos, aquí en Italia estamos viendo esto: que las ciudades y los países están llenos de ídolos, pero hay pocos Cristianos a los cuales se enardece el espíritu viendolos. Incluso hay pastores que ni siquiera le hacen caso y los llaman “arte” y por lo tanto no exhortan a los idólatras para que se arrepientan y se conviertan de los ídolos, y una vez convertidos para destruírlos de inmediato. Las estatuas y las imágenes de la Iglesia Católica Romana, de hecho, es como si no existieran en este país para ellos. Nunca se les oyes desaprobar estos ídolos llamándolos por su nombre, y nunca se les escucha decir que aquellos que sirven y adoran a estos ídolos van al infierno. En otras palabras, escuchándolos hablar, es como si la Iglesia Católica Romana no existiera y no constituyera una herramienta poderosa en manos del diablo para conducir a las almas a la perdición, también por sus llamadas estatuas e imágenes sagradas. ¿Y por qué sucede esto? Debido a que estos pastores tienen miedo, miedo de los hombres en lugar de Dios, no aman la verdad y por lo tanto no están dispuestos a defenderla y ser perseguidos por ella.

Ya es la hora para reprobar, así como los ídolos de la Iglesia Católica Romana y la idolatría que fomenta, también el silencio culpable de todos estos llamados pastores, que para no descontentar a los Católicos Romanos y no incurrir en sus malas palabras y su persecución, guardan silencio.

Hermano, alza tu voz alta y clara contra los ídolos y la idolatría de la Iglesia Católica Romana, no te quedes en silencio, de lo contrario serás culpable ante Dios. Advierte a los Católicos Romanos (y no sólo ellos, sino también todos los demás idólatras que pertenecen a otras religiones idolátricas) que si no se convierten de los ídolos a Dios irán al fuego eterno. Implórales que se arrepientan de sus obras muertas y crean en el Señor Jesucristo, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Habla y no calles.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Idólatras, están provocando la ira de Dios

Idolatras IdolatriaEn la Escritura hay muchos versículos que inequívocamente dicen que también los idólatras provocan la ira de Dios, esto significa que lo hacen enojar y entonces Su ira está sobre ellos. Éstos son algunos:

“Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová” (Jueces 2:11-12).

“Ve y di a Jeroboam: Así dijo Jehová Dios de Israel: Por cuanto yo te levanté de en medio del pueblo, y te hice príncipe sobre mi pueblo Israel, y rompí el reino de la casa de David y te lo entregué a ti; y tú no has sido como David mi siervo, que guardó mis mandamientos y anduvo en pos de mí con todo su corazón, haciendo solamente lo recto delante de mis ojos, sino que hiciste lo malo sobre todos los que han sido antes de ti, pues fuiste y te hiciste dioses ajenos e imágenes de fundición para enojarme, y a mí me echaste tras tus espaldas; por tanto, he aquí que yo traigo mal sobre la casa de Jeroboam, y destruiré de Jeroboam todo varón, así el siervo como el libre en Israel; y barreré la posteridad de la casa de Jeroboam como se barre el estiércol, hasta que sea acabada. El que muera de los de Jeroboam en la ciudad, lo comerán los perros, y el que muera en el campo, lo comerán las aves del cielo; porque Jehová lo ha dicho…. Jehová sacudirá a Israel al modo que la caña se agita en las aguas; y él arrancará a Israel de esta buena tierra que había dado a sus padres, y los esparcirá más allá del Eufrates, por cuanto han hecho sus imágenes de Asera, enojando a Jehová” (1 Reyes 14:7-11,15).

“Hizo también Acab una imagen de Asera, haciendo así Acab más que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él, para provocar la ira de Jehová Dios de Israel” (1 Reyes 16:33).

“Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá; por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará” (2 Reyes 22:16-17).

“Porque Jehová de los ejércitos que te plantó ha pronunciado mal contra ti, a causa de la maldad que la casa de Israel y la casa de Judá han hecho, provocándome a ira con incensar a Baal” (Jeremías 11:17).

“Y vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo: He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí voy a entregar esta ciudad en mano de los caldeos, y en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la tomará. Y vendrán los caldeos que atacan esta ciudad, y la pondrán a fuego y la quemarán, asimismo las casas sobre cuyas azoteas ofrecieron incienso a Baal y derramaron libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira. Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho sino lo malo delante de mis ojos desde su juventud; porque los hijos de Israel no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dice Jehová. De tal manera que para enojo mío y para ira mía me ha sido esta ciudad desde el día que la edificaron hasta hoy, para que la haga quitar de mi presencia, por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes y sus profetas, y los varones de Judá y los moradores de Jerusalén” (Jeremías 32​​:26-32).

Así que no importa quién y qué los ídolos (estatuas e imágenes) representen (María, Buda, o la diosa Kali,…), los que les construyen, y les sirven postrándose ante ellas y adorandoles u ofreciendoles perfumes u otras cosas, se atraen la ira de Dios, como está escrito que “la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad” (Romanos 1:18).

Idólatras, les ruego, por tanto, de parte de Dios, para que se arrepientan y conviertan de los ídolos mudos, que siguen y sirven, al Dios vivo y verdadero y crean en su Hijo Jesucristo que murió en la cruz por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación, de lo contrario, la ira de Dios estará sobre ustedes, continuarán parados bajo la condenación de Dios, y cuando morirán descenderán en el fuego del hades, porque esta es la parte reservada a los idólatras cuando mueren, y luego, en el día del juicio cuando resucitarán, serán juzgados y condenados por Dios y echados en otro lugar de tormento llamado el lago de fuego y azufre, donde serán atormentados para siempre.

Les he advertido.

Quien tiene oídos para oír, oiga.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/