¿Dios quiere salvar al anticristo?

nottestelle-anteprima-600x400-781430

Algunas palabras para los que sostienen que las palabras de Pablo que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4), significan que Dios quiere salvar individualmente a todos los habitantes de la tierra. Pero si es como ustedes dicen, ¿por qué Pablo mismo llama al hombre de pecado que está por venir (es decir, el Anticristo) “el hijo de perdición” (2 Tesalonicenses 2:3)? ¿No es porque tiene que ir a la perdición, y entonces Dios ya ha decretado que debe ir a la perdición? Y, de hecho, Pablo dice que cuando Jesús se revelará desde el cielo matará el hombre de pecado con el espíritu de su boca, y lo destruirá con el resplandor de su venida (2 Tesalonicenses 2:8). Entonces, ustedes tienen que estar de acuerdo que de esas palabras “TODOS LOS HOMBRES” de las que habla Pablo a Timoteo, el Anticristo debe ser excluido, porque lo que fue escrito por Pablo es Palabra de Dios y Dios apresura Su palabra para ponerla por obra, porque es imposible que la predicción hecha por Dios sobre el Anticristo no sea cumplida porque Dios dice: “Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré” (Isaías 46:11). Entonces, a la luz de esto, es bastante claro que si uno afirmase que Dios quiere salvar al anticristo, o que cuando él vendrá tendrá la oportunidad de ser salvado, diría una mentira. Y, de hecho, no enseñamos que Dios quiere salvar al anticristo, porque la Escritura nos muestra que el anticristo es un vaso de ira preparado para destrucción, o más bien uno de los vasos de ira preparados para destrucción (Romanos 9:22). Así que, lo repito por enésima vez, que las palabras de Pablo a Timoteo tienen el significado que Dios quiere salvar a las personas que pertenecen a todo linaje, pueblo, lengua y nación, de hecho en el cielo los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postran delante del Cordero y cantan un nuevo cántico, diciendo: “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, DE TODO LINAJE Y LENGUA Y PUEBLO Y NACIÓN; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra” (Apocalipsis 5:9-10). Tengan en cuenta que dicen que Jesús compró a Dios GENTE DE TODO LINAJE Y LENGUA Y PUEBLO Y NACIÓN, y no que Jesús compró para Dios todos los linajes y lenguas y pueblos y naciones.

Así que, en conclusión, Dios salva a quien Él quiere, y los que son salvos por Él son los que Él escogió para salvación antes de la fundación del mundo, cuyos nombres están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo; y que son sólo una parte de los habitantes de la tierra, y no todos los habitantes de la tierra. Y entre los habitantes de la tierra que no serán salvados por Dios, porque Dios no querrá salvarlos, hay también el anticristo que debe ir para perdición, lo repito, QUE DEBE IR PARA PERDICIÓN, por orden de Dios. Y, de hecho, el nombre del Anticristo es uno de los muchos nombres que no han sido escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida del Cordero (Apocalipsis 17:8).

Tal vez vamos a contender con Dios diciendole: ‘¿Qué estás haciendo?’ o ‘¿Has hecho mal?’ DE NINGUNA MANERA.

Espero en el Señor que mis palabras puedan ayudarles para que reconozcan la verdad, que es tan clara y simple.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s