Las Iglesias de los primeros siglos butizaban en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo

bautismos en la historia

“El Señor, dando a los discípulos el poder de hacer renacer a los hombres en Dios, les dijo: Id, enseñad a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. A través de los profetas, de hecho, había prometido derramar en los últimos tiempos este Espíritu sobre sus servidores, para que profetizasen, por eso desciendió también sobre el Hijo de Dios que llegó a ser Hijo del hombre, acostumbrandose con él a vivir con los hombres, a descansar entre ellos, y a vivir en las criaturas de Dios, operando en ellos la voluntad del Padre y renovándolos del viejo hombre al nuevo hombre en Cristo” (Ireneo, Contra las Herejías, Libro Quinto 17:1-3, 200 dC).

“Había escogido a doce hombres y los mantenía siempre cerca de Él: nunca se apartaron del lado del Maestro: Él les había elegido, para que fuesen maestros a las personas y difundiesen la doctrina divina. Uno de ellos fue rechazado, pero a los otros once, en su regreso al Padre Suyo después de la resurrección, les ordenó que se fueran en las diversas regiones del mundo bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo ” (Tertuliano, La prescripción contra los herejes 20, 190 dC).

“Vamos a mostrar cómo somos consagrados a Dios, renovados por Cristo, para que no se vea que, dejando esta parte, estropeemos en cualquier forma nuestra exposición. Para aquellos que están convencidos y creen que son ciertas las enseñanzas expuestas por nosotros, y prometen saber vivir constantemente con ellas, se les enseña a orar y pedirle a Dios, ayunando, la remisión de los pecados, mientras oramos y ayunamos con ellos. Luego son llevados por nosotros donde hay agua, (…) Así que, de hecho, hacen el lavamiento del agua, en el nombre de Dios, Padre y Señor del universo, de Jesucristo (Hijo) nuestro salvador y del Espíritu Santo” (Justin, Primera Apología 61:1 -3, 160 dC).

“Con respecto al bautismo, bauticen así: habiendo expuesto previamente todos estos preceptos, bauticen en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva. Si no tienen agua viva, bauticen en otra agua, si no se puede en la fría, bauticen en la caliente. (…) en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Didajé 7:1-3, 105 dC).

Como podemos ver, el bautismo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo ha sido practicado por los primeros Cristianos sobre la base del mandato apostólico que tenemos en la Biblia en Mateo 28:19 y no es cierto que fue introducido por la iglesia adúltera con el poder Imperial que nació en el siglo IV. Se practicaba ya hace 200 años.

Por el hermano en Cristo Jesús: Stefano Ferrero

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s