¿Cómo reconocer a un espíritu masónico en medio de la Iglesia?

masones organizacionHay masones cuyos nombres están registrados en las logias, son los así llamados masones con el delantal; hay, por otra parte, también masones sin el delantal, pero las dos categorías de personas tienen el mismo espíritu que los anima, la misma forma de hablar, los mismos objetivos, y son igualmente ADVERSOS a lo que está escrito en la Biblia y se molestan cuando un Cristiano es absolutamente seguro de lo que él cree que esté escrito.

Vamos a ver, ahora, como habla un masón con el DELANTAL.

Virgilio Gaito, ex Gran Maestro del Gran Oriente de Italia, dijo:

‘…. el verdadero espíritu del Masón es el de la tolerancia y libertad de pensamiento. Siempre he luchado contra todo lo que era intolerancia y fundamentalismo’ (en Ferruccio Pinotti y Giacomo Galeazzi, Vaticano Masón, Ediciones Piemme, Milán, 2013, p. 491).

Por lo tanto, hermanos en Cristo, ahora son capaces de reconocer el ESPÍRITU MASÓNICO sin lugar a dudas.

Les recuerdo que la Masonería es una religión que adora a LUCIFER, que es el diablo, la serpiente antigua, SATANÁS, el enemigo de la Iglesia de Cristo, entonces, de la boca de sus siervos no pueden que salir palabras de odio hacia los verdaderos Cristianos y contra la Palabra de Dios.

Los puntos más importantes en el pensamiento masónico son esencialmente dos:

1) TOLERANCIA;

2) LIBERTAD DE PENSAMIENTO.

El Cristiano no puede ser tolerante con el pecado y el pecador, por lo tanto no puede ser considerado TOLERANTE. Jesús mismo reprendió a uno de Sus ministros que tenía este espíritu de TOLERANCIA, con estas palabras:

“Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que TOLERAS que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Apocalipsis 2:20).

Por lo tanto, el Cristiano no debe ser tolerante con el pecador y el pecado, porque eso aseguraría que el pecado abunde difundiendose en la Iglesia de Cristo.

El Cristiano debe ser misericordioso, en el sentido de que si el masón o el pecador se arrepiente y cree en el Evangelio, entonces está obligado a darles la bienvenida con amor y misericordia. Pero si el pecador no se arrepiente y quiere seguir sirviendo a Satanás, su señor, los creyentes tendrán que apartarse él, sobre todo si se llaman a sí mismos cristianos.

También con respecto a la libertad de pensamiento, es bueno saber que el Cristiano no es libre de pensar lo que quiere, y tampoco de estar de acuerdo con todos aquellos que tienen su pensamiento peculiar, porque el Cristiano debe tener la mente de Cristo, los pensamientos de Cristo, dirigidos hacia el cielo, y no a las cosas de esta tierra. El Cristiano no es por la libertad religiosa para todos, porque él no quiere que los budistas, musulmanes, idólatras, y otros paganos difundan sus herejías y falsas doctrinas y prácticas diversas equivocadas, que conducen a la perdición millones de personas.

Es por amor a la verdad y a los perdidos en sus delitos y pecados que el Cristiano se opone a la propagación de esas religiones y pensamientos que conducen a la perdición a los que en ellas creen.

El cristiano debe amar a Dios por encima de todo, con todo su ser, con toda su mente, como está escrito:

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mateo 22:37).

Y de nuevo:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

“Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16).

Cristo Jesús, a quien debemos imitar y tener su mente, nunca se ha interesado en la política, nunca ha luchado por la libertad de todos los pensamientos del mundo, y no ha enseñado para hacer ecumenismo con los católicos y las otras religiones paganas, porque la luz no tiene nada que ver con las tinieblas.

Por último, hermanos y hermanas en el Señor, sean sabios, examinen cuál sea la voluntad de Dios para su Iglesia, de acuerdo a lo que está escrito en la Biblia.

Tengan cuidado con todos aquellos que hablan de tolerancia y libertad en medio de las Iglesias, porque el Cristiano no debe tolerar el pecado y no está libre de la ley, sino más bien está bajo la ley de Cristo (1 Corintios 9:21), que es la verdadera ley de libertad y que conduce a la vida eterna.

La libertad de los MASONES conduce a la esclavitud, porque la libertad de la que hablan LOS MASONES y los SIMPATIZANTES-MASONES no es la del Señor, sino una libertad que lleva a pecar y vivir lejos de Dios, como enemigos de la cruz.

Estimados en el Señor, ya saben cuales son las herramientas útiles para reconocer la voz y el pensamiento del maligno, no se dejen engañar, pues, de los que quieren llevarles lejos de los caminos del Señor, por medios de pensamientos que quieren hacer pasar como MUY BUENOS y justos, cuando en cambio llevan a la muerte, porque contrarios a las Sagradas Escrituras.

Pongan cuidado con aquellos que están en medio de la Iglesia de Cristo que hablan en favor de la MASONERÍA y tienen un ESPÍRITU MASÓNICO, porque no son de Dios, sino que hacen la voluntad de su padre, que es el diablo.

Nadie les engañe con vanos razonamientos y con el pensamiento del mundo.

Por el hermano en Cristo Jesús: Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s