Las epístolas de Pablo son inspiradas por Dios, por lo tanto, son Palabra de Dios

Pablo ApostolDebido a lo que escuchamos hoy en día en las Iglesias de Cristo contra el apóstol Pablo, debemos recordar y evidenciar las cosas que el apóstol Pedro escribió acerca de él, que lo había conocido:

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, COMO TAMBIÉN LAS OTRAS ESCRITURAS, para su propia perdición” (2 Pedro 3:14-16).

Miren, Pedro llama a Pablo “amado hermano”, entonces no creía en absoluto que lo que Pablo enseñaba estuviese fuera de la voluntad y las enseñanzas de Jesucristo y, en confirmación de esto, está también escrito:

“Antes por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión” (Gálatas 2:7 -9).

Por lo cual, Santiago, Juan y Pedro, las columnas de la Iglesia, supieron lo que Pablo enseñaba, y dieron a él y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, y esto significa que ellos creían que la doctrina enseñada por el apóstol Pablo estaba sujeta a la voluntad de Jesucristo.

Por lo tanto, hermanos en el Señor, ustedes deben tener confianza en los escritos del apóstol Pablo, así como la tenían los otros apóstoles, porque Pablo enseñó en sus epístolas la SANA DOCTRINA, que hoy contrastan los rebeldes y los masones.

Por lo tanto, tengan cuidado con los que hablan mal del apóstol Pablo, que lo juzgan, que lo insultan, que desprecian lo que enseñó, que ocultan lo que Pablo escribió, recordándoles siempre que también dijo estas palabras:

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:3-4)

Por desgracia, lamento decir, queridos en el Señor, pero hoy en día está sucediendo precisamente esto, muchos en la Iglesia no sufren la sana doctrina, no pueden soportar lo que enseñaba Pablo, el apóstol y maestro de los gentiles.

Pero ustedes guárdense de ser contados entre los que juzgan y contradicen el apóstol Pablo, porque lo que él ha enseñado es de acuerdo a la voluntad de Cristo, porque a fin de proclamar la verdad de Cristo fue elegido, como está escrito:

“Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad” (Hechos 18:9-10).

Jesucristo estaba con Pablo, y ustedes, ¿dónde quieren estar? ¿Contra Pablo o a favor de Pablo? Yo estoy a favor del apóstol Pablo, porque también Jesucristo estaba con el apóstol Pablo.

Así que tengan cuidado con lo que oyen, y guárdense de los engañadores, de los malos obreros y de los que andan como enemigos de la cruz y no se atienen a lo que Pablo, siervo de Dios, escribió.

Por el hermano en Cristo Jesús: Giuseppe Piredda

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/