Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con Él …


rapto no existe1“Pero con respecto a LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, Y NUESTRA REUNIÓN CON ÉL, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que El DÍA DEL SEÑOR está cerca…porque NO VENDRÁ antes que……” (2 Tesalonicenses 2:1-3).

El apóstol Pablo dice que en el DÍA DEL SEÑOR ocurrirán dos acontecimientos, es decir, LA VENIDA DEL SEÑOR Y NUESTRA REUNIÓN CON ÉL. Nuestra reunión con el Señor Jesucristo en el aire se describe también en 1 Tesalonicenses 4:14-17 y en 1 Corintios 15:51-52. Pablo llama este glorioso evento que todos nosotros esperamos, NUESTRA REUNIÓN CON ÉL, sin embargo, hoy en día es llamado por la mayoría de los Cristianos, RAPTO o ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA.

Por las Palabras de Pablo, entonces, entendemos que el arrebatamiento (nuestra reunión con Él) y Su VENIDA ocurrirán en un mismo día llamado EL DÍA DEL SEÑOR.

Después de haber aclarado este punto, vamos a ver si el día del Señor (VENIDA y ARREBATAMIENTO) VENDRÁ antes, durante o después de la gran tribulación.

En el versículo 8 el apóstol lo aclara de una manera IRREFUTABLE: “Y entonces será manifestado aquel inicuo, al cual el Señor matará con el espíritu de su boca, y DESTRUIRÁ CON EL RESPLANDOR DE SU VENIDA” (2 Tesalonicenses 2:8). ¿Han notado hermanos? ¿Han notado que el anticristo será destruido por Jesús CON EL RESPLANDOR DE SU VENIDA? Por lo tanto, si el anticristo que reinará por cuarenta y dos meses (Apocalipsis 13:5) durante la gran tribulación, será destruido en la venida del Señor, y la VENIDA DEL SEÑOR ocurrirá EN EL MÍSMO DÍA de nuestra REUNIÓN CON ÉL, podemos afirmar CON CERTEZA que el arrebatamiento de la Iglesia ocurrirá después de la tribulación, más precisamente INMEDIATAMENTE DESPUÉS de la tribulación de aquellos días (Véase Mateo 24:29-31), cuando, después de ser arrebatados para RECIBIR a Jesús en el aire, descenderemos con Él en la tierra y el anticristo será destruido con el RESPLANDOR DE SU VENIDA. De LA VENIDA de Jesús en la tierra.

Hermanos y hermanas en El Señor, la mayoría de los evangélicos creen que la VENIDA DE CRISTO esté dividida en dos etapas y que, en la primera, Jesús llegará secretamente para Su Iglesia y, tal vez ustedes que leen están entre aquellos que han sido instruidos desde la niñez o desde su conversión que haya este supuesto rapto secreto. Además, por lo que puedo ver con mis ojos, hay muchos creyentes sinceros que se santifican en el temor de Dios, que son verdaderos hermanos en Cristo que pelean la buena batalla contra las fuerzas del mal por medio de la santificación, la oración, el ayuno y la exhortación, sin embargo, por otra parte veo también que han DEJADO ATRÁS esta parte tan importante acerca de la venida del Señor y nuestra reunión con Él, y es precisamente esta la razón por la que les escribo, o sea para que no sigan en este engaño del diablo. Sí, es importante servir al Señor con empeño pero al empeño debe seguir la conociencia para no crear confusión en los que escuchan y que quieren aprender, ya que “el afán sin conocimiento no vale nada” (Proverbios 19:2). El apóstol Pablo es muy claro y específico cuando escribe que la VENIDA DEL SEÑOR Y EL ARREBATAMIENTO (nuestra reunión con El) ocurrirán en el mismo día después de la tribulación de aquellos días. La Palabra es clara cómo el medio día en ese punto. Sigan leyendo 2 Tesalonicenses 2:1-3;8 y Mateo 24:29-31 hasta que no entiendan, y estudien también la Refutación del Rapto secreto del hermano Giacinto Butindaro (https://justojuicio.wordpress.com/2013/09/11/refutacion-del-rapto-secreto/) hasta que no estén SEGUROS de lo que está escrito, porque la Biblia NO PUEDE MENTIR.

Amados hermanos y hermanas, si les estoy diciendo esto no es para hacerles daño o para provocárles confusión, sino porque la Iglesia de Cristo no puede creer en cuentos de hadas, no puede tener una falsa esperanza en su corazón y no puede ser burlada por el diablo de está manera, esto es INACEPTABLE.

Estoy seguro de que si son sinceros y serán cuidadosos en el querer aprofundizar este asunto, se darán cuenta de que no existe algún rapto secreto antes de la tribulación, no existen dos venidas y tampoco Jesús puede regresar esta noche. La verdad les hará libres y se gozarán en gran manera porque no tendrán más dudas acerca de este tema debido a que el amor “no se goza de la injusticia, mas SE GOZA DE LA VERDAD” (1 Corintios 13:6).

Escudriñen, pues, lo que está escrito en la Palabra de Dios. No serán avergonzados jamás.

La gracia sea con todos los escogidos del Señor.

Enrico Maria Palumbo

¿Cuándo ocurrirá la gloriosa venida del Señor?


053-1512-RGB¿Cuándo ocurrirá la gloriosa venida del Señor? El mismo Jesús lo dice en el Evangelio de Mateo:

“E INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN DE AQUELLOS DíAS, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. ENTONCES aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y JUNTARÁN A SUS ESCOGIDOS, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro” (Mateo 24:29-31)

Miren hermanos, Jesús dijo claro como el agua que su venida gloriosa será inmediatamente DESPUÉS de la tribulación de aquellos días, Él no dijo que su venida será antes de una tribulación de siete años, ni tampoco a la mitad de una tribulación de siete años, sino INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN DE AQUELLOS DÍAS.

Sin embargo, para justificar el arrebatamiento pre-tribulacionista, hay muchos que enseñan falsamente que esto pasaje se dirige solamente a los Judíos porque la palabra ESCOGIDOS se refiere SÓLO a ellos. ¿Pero quién son los escogidos según las Escrituras? La Biblia dice que el Señor entonces enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y reunirán a sus escogidos, de los cuatro vientos, es decir, de todo el mundo, y serán reunidos desde un extremo del cielo hasta el otro, es decir, esa reunión de los escogidos será en el aire, en la atmósfera. Ahora bien, según el Nuevo Testamento los escogidos o elegidos de Dios son los discípulos de Jesús, es decir, Su IGLESIA (Véase Mateo 24:24; Romanos 8:33: Colosenses 3:12: Tito 1:1; 1 Pedro 1:2), Por lo tanto, esa reunión de los escogidos mencionada por Jesús en Mateo 24:31 solo se puede referir a la REUNIÓN O ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA DE CRISTO (Véase 1 Tesalonicenses 4:13-17), y Jesús dijo bien claro que esta reunión en el aire de los escogidos sucederá cuando Él venga en gloria inmediatamente DESPUÉS de la tribulación de aquellos días.

Ahora, veamos si los primeros Cristianos esperaban una venida secreta de Jesús o sabían perfectamente que se habría manifestado de una manera visible y gloriosa.

– “…de tal manera que nada os falta en ningún don, ESPERANDO LA MANIFESTACIÓN de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en EL DIA de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:7-8)

– “aguardando la esperanza bienaventurada y la MANIFESTACIÓN GLORIOSA de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13)

“Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, CUANDO SE MANIFIESTE EL SEÑOR JESÚS DESDE EL CIELO CON LOS ÁNGELES DE SU PODER” (2 Tesalonicenses 1:6-7)

Es evidente que los apóstoles y los primeros Cristianos nunca esperaron una venida secreta sino una MANIFESTACIÓN GLORIOSA cuando el Señor “APARECERÁ POR SEGUNDA VEZ, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (Hebreos 9:28). Noten también, y esto es muy importante, que aparecerá POR SEGUNDA VEZ y no por tercera vez, como los pretribulacionistas afirman falsamente.

Otra mentira para justificar esta falsa doctrina del arrebatamiento secreto pre-tribulación, es la que Jesús no descenderá a la tierra. Pero la Escritura afirma lo exacto contrario, es decir, que cuando Jesús volverá del cielo en gloria descenderá “en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio…” (Zacarías 14:3-4).

Cuando el Señor Jesús “descenderá del cielo” (1 Tesalonicenses 4:16), la Iglesia “seremos arrebatados juntamente con ellos (los resucitados) en las nubes para recibir al Señor en el aire” (1 Tesalonicenses 4:17) y desde el aire la Iglesia acompañará a Jesús en su descenso glorioso y triunfal a la tierra (Véase Zacarías 14:3-4).

Los que han torcido estas Escrituras en 1 Tesalonicenses 4:15-17, hacen creer que cuando Jesús vendrá en gloria dará media vuelta en el aire y se llevará su Iglesia al cielo, pero este hecho no se encuentra por ninguna parte en la Biblia.

Hermanos y hermanas en Cristo, estoy de verdad sorprendido de como la gran mayoria de las Iglesias hoy en día se estén haciendo engañar por estas FÁBULAS. A causa de esta falsa mentira se está creando en los corazones de los creyentes una FALSA ESPERANZA, porque cuando verán la persecución que empezará bajo el reinado del Anticristo y que el arrebatamiento no ha sucedido, entonces la delusión será grande y la fe de muchos será probada terriblemente.

Nuestro mayor deseo es que ustedes reconozcan la verdad así que puedan empezar a caminar rectamente y liberamente rechazando las astutas mentiras generadas por el diablo para desviar al pueblo santo del Señor.

La gracia sea con todos ustedes que aman a nuestro Señor Jesucristo con pureza inalterable.

Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

El rapto secreto de la Iglesia existe sólo en la imaginación de algunos predicadores, por lo tanto, para inculcarlo a los miembros, utilizan películas y vídeos


APC_Collage - 2014.03.01 16.38 - 001La Biblia no menciona en ninguna parte que habrá un rapto secreto de la Iglesia. En el paso de 2 Tesalonicenses capítulo 2 está escrito que el regreso del Señor y la reunión de los santos ocurrirán sólo después de las señales indicadas por el Apóstol Pablo.

Lean cuidadosamente lo que dice Pablo:

“Pero con respecto a LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR Jesucristo, Y NUESTRA REUNIÓN CON ÉL, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está CERCA. Nadie os engañe en ninguna manera; porque NO VENDRÁ SIN QUE ANTES VENGA la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Tesalonicenses 2:1-4).

Hermanos y hermanas, no se dejen engañar por las FALSAS REVELACIONES, POR SUPUESTAS INSPIRACIONES, ni siquiera por VÍDEOS, porque la venida del SEÑOR no es inminente, no está cerca, no puede tener lugar ESTA NOCHE como algunos dicen desde el púlpito, que no tienen en cuenta que hay SEÑALES MUY PRECISAS antes de que se pueda decir que el regreso del Señor y EL RAPTO DE LA IGLESIA (nuestra reunión con él) PUEDA CONSIDERARSE INMINENTE.

Estas son las señales mencionadas por Pablo en el pasaje citado anteriormente y que ahora voy a resumir:

1) La gran apostasía de la iglesia (y ya estamos viendo esto, estamos en el principio, de hecho, el rapto SECRETO de los creyentes es precisamente un ejemplo del descarrío de la verdad);

2) La manifestación del impío, el Anticristo, que perseguirá a los santos, y muchos los condenará a muerte (y precisamente esta señal es subestimada por muchos creyentes, que han sido seducidos por la falsa venida secreta del Señor).

Hermanos y hermanas, si ustedes creen en las falsas doctrinas, se arriesgan a perder el premio que Dios ha prometido dar a la venida de Cristo, porque si creen en ciertas doctrinas falsas y en algunos videos que los hombres hacen circular para engañar a los creyentes (sí, engañar, porque si hay cosas falsas en esos videos, les hacen ver para desviar a los santos de la verdad), porque creen en lo falso, no aceptan la verdad, y se forma también en su corazón UNA FALSA ESPERANZA, rechazando en el mismo tiempo la verdadera esperanza de la venida del Señor, que es una consecuencia de la verdad de la Palabra de Dios.

Aún así, quiero llevarles otras Escrituras en las que es evidente que no habrá ningún rapto secreto, pero todo ocurrirá antes los ojos de todo el mundo.

1) CUANDO JESÚS ​​VOLVERÁ TODOS LO VERÁN;

2) CUANDO JESÚS ​​VOLVERÁ ENVIARÁ A SUS ÁNGELES PARA REUNIR A SUS ESCOGIDOS.

3) CUANDO JESÚS ​​VOLVERÁ LOS MUERTOS EN CRISTO RESUCITARÁN;

4) CUANDO JESÚS ​​VOLVERÁ TODOS LOS ESCOGIDOS ENCONTRARÁN JESÚS EN EL AIRE.

Está escrito en el Evangelio de Mateo:

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra 1), Y VERÁN AL HIJO DEL HOMBRE VINIENDO SOBRE LAS NUBES del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles CON GRAN VOZ DE TROMPETA, Y JUNTARÁN A SUS ESCOGIDOS, de los cuatro vientos 2), desde un extremo del cielo hasta el otro” (Mateo 24:29-31).

Y ahora leemos las palabras de Pablo a los Tesalonicenses:

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero 3). Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes PARA RECIBIR AL SEÑOR EN EL AIRE 4), y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:13-17).

JESÚS DEBE VOLVER UNA SÓLA VEZ, NO EXISTE UN RAPTO DE LA IGLESIA QUE OCURRIRÁ EN SECRETO, TODAS LAS NACIONES Y PAÍSES VERÁN LO QUE PASARÁ.

Hermanos, no sean seducidos por personas corruptas e ignorantes, que con esta falsa doctrina del rapto secreto quieren darles UNA FALSA ESPERANZA en el corazón, dando lugar a un grave daño espiritual para aquellos que creen esta falsa doctrina. Asegúrense bien de esta doctrina, porque es muy importante. Ustedes no deben aceptar la más atractiva o mejor de acuerdo a sus pensamientos, pero deben creer en la que es VERDADERA, en lo que realmente sucederá en el regreso del Señor Jesús.

Amados, ustedes que han sido redimidos por Cristo a causa del Evangelio que les ha sido anunciado y que está escrito en las Sagradas Escrituras, no se dejen engañar por los muchos engañadores y falsos maestros que circulan en los púlpitos-escénicos; aténganse firmemente a lo que está escrito en la Palabra de Dios, porque si están apegados a la Palabra fiel no serán jamás confusos ni decepcionados.

Quien tiene oídos, oiga lo que la Palabra de Dios dice a las Iglesias.

Giuseppe Piredda, salvado por gracia por la fe en Cristo Jesús, esperando el regreso del Señor Jesucristo, de acuerdo a lo que está escrito en la Biblia y no en función de lo que se ve en los VÍDEOS ingeniosamente construidos por los hombres corruptos y desviados de la verdad.

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

¿Todavía creen en el rapto secreto de la Iglesia?


imagesCA0I2SN1Si todavía están entre aquellos que no creen que la venida del Señor será UNA, NO SECRETA y DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN, quiero darles la enésima prueba bíblica haciendoles razonar sobre un punto muy claro pero acerca del cual pocos hablan. Buscaré de ser el más claro y sencillo posible para que puedan entender y empezar a reconocer la verdad, la verdad que ya ha hecho libre a muchos hermanos y que espero de todo corazón que libre también a ustedes.

Los versiculos más tomados para referirse al rapto pre-tribulación son los siguientes: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta LA VENIDA DEL SEÑOR, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y LOS MUERTOS EN CRISTO RESUCITARÁN PRIMERO. Luego nosotros los que vivimos, LOS QUE HAYAMOS QUEDADO, SEREMOS ARREBATADOS JUNTAMENTE CON ELLOS en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:14-17).

Ahora, podemos ver que en este evento, a la venida de Jesús, occurrirá una resurrección. LA PRIMERA RESURRECCIÓN de los santos con el cuerpo glorificado después de la resurrección de Jesús. De hecho, TODOS LOS MUERTOS EN CRISTO serán resucitados, pero, como está escrito, “cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, EN SU VENIDA” (1 Corintios 15:23). En este evento, los creyentes vivos en la tierra serán ARREBATADOS JUNTAMENTE CON LOS RESUCITADOS para encontrar Jesús en el aire. Así que, podemos decir SIN DUDAS, que el rapto, también llamado arrebatamiento, occurrirá JUNTAMENTE con la Primera Resurrección.

Ahora bién, establecido este punto como claro y firme, vamos a ver CUANDO occurrirá este evento, es decir la primera resurrección y el arrebatamiento, descrito en 1 Tesalonicenses 4:14-17.

Vamos en el libro de Apocalipsis: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi LAS ALMAS de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, LOS QUE NO HABÍAN ADORADO A LA BESTIA NI A SU IMAGEN, Y QUE NO RECIBIERON LA MARCA EN SUS FRENTES NI EN SUS MANOS; Y VIVIERON Y REINARON CON CRISTO MIL AÑOS. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. ESTA ES LA PRIMERA RESURRECCIÓN. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:4-6).

Hemos leído que la Primera resurrección, que occurrirá juntamente con el arrebatamiento, occurrirá DESPUÉS de la manifestación del Anticristo, ya que las almas de los creyentes muertos durante su reinado en la tierra porque no lo adoraron y no tomaron su marca, están en el cielo esperando la resurrección de sus cuerpos. De hecho, está escrito que VIVIERON participando a la PRIMERA RESURRECCIÓN, y como ya hemos visto, a la Primera Resurrección, occurrirá juntamente el ARREBATAMIENTO.

Además, que la venida del Señor, en la que occurrirá también la primera resurrección y el arrebatamiento (Véase 1 Tesalonicenses 4:14-17), no tendrá lugar antes que sea manifestado el anticristo, es también clarificado por estas palabras de Pablo, siempre a los Tesalonicenses: “Pero con respecto a LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, Y NUESTRA REUNION CON ÉL, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el DÍA DEL SENOR está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque NO VENDRÁ SIN QUE ANTES venga la apostasía, y SE MANIFIESTE EL HOMBRE DEL PECADO, EL HIJO DE PERDICIÓN, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (1 Tesalonicenses 1:1-4).

De estas palabras se entienden claramente dos cosas:

1) La resurrección de los muertos en Cristo y nuestra reunion con Él occurrirá en el mismo día a la venida del Señor, de hecho este día Pablo lo llama también EL DÍA DEL SEÑOR. Noten, hermanos, que el verbo NO VENDRÁ está al singular y no al plural, haciendo entender que se habla de un mismo evento en el mismo día y no de DOS eventos o DOS días separados.

2) La venida de Jesús (o día del Señor), en la que occurrirá la resurrección de los muertos en Cristo (o Primera Resurreción) y nuestra reunion con Él (osea el arrebatamiento), ES IMPOSIBLE que occurra esta noche o antes que el anticristo se manifieste porque está escrito claro como el agua que NO VENDRÁ ANTES QUE SEA MANIFESTADO EL HIJO DE PERDICIÓN.

He aquí explicados los otros versículos de Apocalipsis donde se dice, acerca del Anticristo, que “se le permitió HACER GUERRA CONTRA LOS SANTOS, Y VENCERLOS. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación” (Apocalipsis 13:7).

Pero, ¿Cuáles santos? Los que serán en la tierra durante la tribulación y que no adorarán a la bestia y no tomarán su marca, que serán matados por el anticristo, y que participarán a la PRIMERA RESURRECCIÓN JUNTAMENTE a los muertos en Cristo del pasado y A LOS SANTOS que serán encontrados vivos, a pesar de la persecucción del anticristo en la tierra, santos QUE SERÁN ARREBATADOS a la ÚNICA y NO SECRETA, VENIDA DEL SEÑOR. De hecho el Anticristo NO matará a TODOS los santos durante su reinado, pero sólo aquellos acerca de las cuales almas se habla en los versículos ya citados de Apocalipsis 20:4-5; mientras que los santos que se habrán quedado hasta la venida del Señor serán JUNTAMENTE arrebatados con ellos, que poco antes han sido resucitados.

Que el Arrebatamiento y la Primera Resurrección occurrirán en el mismo día, el día del Señor, y por lo tanto después de que el anticristo sea manifestado, es también confirmado por el apóstol Pablo en su carta a los Corintios: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero TODOS seremos transformados, EN UN MOMENTO, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y LOS MUERTOS SERÁN RESUCITADOS incorruptibles, y NOSOTROS SEREMOS TRANSFORMADOS” (1 Corintios 15:51-52). Vean que estas palabras son el espejo de las palabras que siempre Pablo dijo a los Tesalonicenses: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y LOS MUERTOS EN CRISTO RESUCITARÁN PRIMERO. Luego nosotros los que vivimos, LOS QUE HAYAMOS QUEDADO, SEREMOS ARREBATADOS JUNTAMENTE CON ELLOS en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:16-17).

Hermanos, a la luz de estos pasos de la Escritura, ¿Dónde está el rapto secreto? ¿Dónde están DOS venidas? ¿Dónde se habla en la Biblia de DOS días del Señor? En ninguna parte, sino en las péliculas, videos, y en la boca de muchos que, o por gana de popularidad, o por falta de conocimiento, están engañando a una gran parte del pueblo de Dios en todo el mundo inculcandole en la mente una falsa esperanza.

Sean sabios y mansos a los que está claramente escrito sin añadir nada a lo que ya está revelado en las Escrituras.

Esta es solo una de las variadas pruebas bíblicas que han destruido ya los razonamientos vacíos de los que quieren desviar al pueblo santo del Señor decepcionandole haciendole entender que no pasará la tribulación de la que Dios ha acortado los días por causa de los escogidos, por causa de nosotros, Sus santos.

“Aquí está la paciencia y la fe de los santos” (Apocalipsis 13:10).

La gracia y la sabiduría de Dios y de nuestro Señor Jesucristo sean con ustedes que, escudriñando las Escrituras, no se harán aún engañar por videos, películas, o falsos maestros.

Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Jesucristo vendrá como ladrón en la noche


noche

¿Jesús vendrá como ladrón en la noche? Sí, pero no para los santos, sino para los pecadores; no para los hijos de Dios, sino para los hijos del diablo; no para los que están en la luz, sino para aquellos que están en tinieblas.

De hecho, esto es lo que el apóstol Pablo explica cuando dice a los santos de Tesalónica: “Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas” (1 Tesalonicenses 5:1-5).

Así que para nosotros que somos hijos de luz ese día no vendrá como un ladrón en la noche, porque nosotros esperamos al Señor. Nosotros, a diferencia de los que están en tinieblas, no sólo sabemos que Jesús volverá, sino también sabemos lo que son los eventos que precederán Su regreso, es decir, la apostasía venidera y la manifestación del anticristo. Es por eso que – a pesar de no saber ni el día ni la hora de su regreso – velamos y oramos, para que cuando regrese nos seamos encontrados listos, y ese día no nos sorprenda como ladrón. ¿Tal vez Jesús no dijo: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra” (Lucas 21:34-35)? Es bastante obvio entonces que sólo cuidando de nosotros mismos vamos a evitar que el día del Señor venga sobre nosotros de repente, por sorpresa, como un ladrón.

Los que están en tinieblas, en cambio, precisamente cuando dirán: ‘Paz y seguridad’, entonces vendrán sobre ellos destrucción repentina y no escaparán. No esperan el Señor, viven como si la edad actual nunca debiera llegar a una conclusión. Y en la inminencia de Su regreso los pecadores se sentirán seguros y en paz, pero luego Cristo volverá del cielo y esto será su ruina.

Sucederá lo que ocurrió en los días de Noé, cuando vino el diluvio sobre el mundo de los impíos, como está escrito: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39). ¿Han notado lo que enseñan las Escrituras? Que las personas no se dieron cuenta de la destrucción que estaba a punto de caer sobre ellas. Lo mismo va a suceder entonces en el mundo de los impíos en el momento del regreso de Cristo.

Por lo tanto, que ‘el día del Señor vendrá como ladrón en la noche’ no significa que Jesús puede regresar en cualquier momento de forma invisible para arrebatar a los suyos. De hecho Pablo no creía y no enseñaba el así llamado “arrebatamiento secreto” antes de la gran tribulación, que es una falsa doctrina como lo he demostrado ampliamente en otras ocasiones. ¿Cómo habría podido enseñar tal doctrina cuando dijo a los santos de Tesalónica: “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Tesalonicenses 2:1-4)?

Jesús dice: “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza” (Apocalipsis 16:15). ¿Por qué está bienaventurado? Porque vela y guarda sus ropas lavadas en la sangre del Cordero, y por lo tanto, no será sorprendido por la venida de Cristo.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Las resurrecciones ocurridas antes de la resurrección de Jesucristo no son una antelación de la primera resurrección


James_EmeryEntre las iglesias hay algunos hermanos que, para justificar sus falsas enseñanzas (como el rapto secreto pre-tribulación o el aminelialismo) afirman que las resurrecciones no son dos, como la Biblia aclara, sino tres o más haciendo entender que las resurrecciones de los santos a la muerte de Jesús (Véase Mateo 27:51-53), o la de Lázaro (Véase Juan 11:1-44), fueron una antelación de la Primera Resurrección y que, por lo tanto, resucitaron con el cuerpo incorruptible y glorioso ANTES que Jesús.

Pero esto no es cierto en absoluto porque Lázaro, como los santos que salieron de los sepulcros a la muerte de Cristo, se levantaron con su propio cuerpo pero NO con un cuerpo incorruptible, vivificado, o transformado que tendremos los santos a la resurrección de los justos. De hecho sería contraditorio decir que las resurrecciones ocurridas ANTES que la de Jesús fuesen ya resurrecciones con los cuerpos incorruptibles porque Jesús mismo todavía no había sido glorificado. Sería una evidente contradicción afirmarlo porque hay un orden preciso: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo TODOS SERÁN VIVIFICADOS. Pero cada uno EN SU DEBIDO ORDEN: CRISTO, las primicias; LUEGO los que son de Cristo, EN SU VENIDA” (1 Corintios 15:22-23). La Escritura se contradiría si alguien hubiese habido vivificado ANTES de Cristo. También está confirmado por las palabras: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; PRIMICIAS de los que durmieron es hecho” (1 Corintios 15:20) y las siguientes a los Colosenses cuando Pablo dijo que Cristo es “el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia” (Colosenses 1:18).

Por lo tanto, a la vendida de Cristo, ocurrirá la PRIMERA RESURRECCÍON de TODOS los santos (Véase Apocalipsis 20:4-6), primera, por supuesto, porque antes de ella no hay otras.

Acerca de la segunda resurrección, en vez, que ocurrirá después del reino milenial, y llamada también la muerte segunda (Véase Apocalipsis 20:6; 20:14; 21:8), están escritas las siguientes palabras: “CUANDO LOS MIL AÑOS SE CUMPLAN, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y VI A LOS MUERTOS, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar ENTREGÓ LOS MUERTOS que había en él; y la muerte y el Hades ENTREGARON LOS MUERTOS que había en ellos; y FUERON JUZGADOS CADA UNO SEGÚN SUS OBRAS. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. ESTA ES LA MUERTE SEGUNDA” (Apocalipsis 20:7-14).

Hermanos y hermanas, la resurrección de los muertos hace parte de los rudimentos de la doctrina de Cristo (Véase Hebreos 6:1-2), por lo tanto, debe ser conocida y creída para que puedan crecer en el conocimiento de Dios y no sean niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.

La gracia sea con ustedes que permanecen en Cristo

Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

¡El Señor, para los santos que VELAN, no volverá como un ladrón en la noche!


diluvio1Hermanos, tenía en mi corazón el hecho de hablarles acerca de un gran engaño que el enemigo de nuestras almas está llevando a cabo en medio de las iglesias en estos días, y me estoy refiriendo al hecho de que no es correcto decir que, TAMBIÉN para los creyentes el Señor regresará como un ladrón en la noche, porque como Noé fue advertido del diluvio y subió al arca, él y los otros siete, y el diluvio no ocurrió hasta que todos ellos y los animales se fueron en el arca, así los santos que velarán NO SERÁN SORPRENDIDOS de repente.

Esto es lo que Pablo escribió a los Tesalonicenses en este sentido:

“Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5:1-6).

Han leído lo que dice Pablo, él escribió: “MAS VOSOTROS, HERMANOS, NO ESTÁIS EN TIENEBLAS, PARA QUE AQUEL DÍA OS SORPRENDA COMO LADRÓN…”, haciendo entender con estas palabras que SÓLO los no creyentes y los santos que NO VELARÁN serán presos en ese momento de una manera INESPERADA, pero los que velarán NO SERÁN EN ABSOLUTO SORPRENDIDOS.

Esto se puede entender también por las palabras de Jesús, cuando dice:

“Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28).

El contexto de las palabras de Jesús se refiere al momento de su regreso, y entre las otras cosas Él dijo al respecto: “CUANDO ESTAS COSAS COMIENCEN A SUCEDER..”, asegurándose de que la atención de los oyentes cayese en particular sobre las señales de advertencia de su regreso, para que los santos VELEN Y NO SEAN SORPRENDIDOS como los que están en tinieblas.

Por lo tanto los santos deben VELAR para reconocer las señales de la venida de Jesucristo y no ser sorprendidos.

A la luz de esto, mi exhortación dirigida a ustedes, hermanos, es que se concentren en las señales de advertencia de la venida de Jesucristo, porque el retorno se llevará a cabo después de las señales y para no ser sorprendidos por eso tienen que conocerlas bien, muy bien para APRENDER A RECONOCERLAS CUANDO OCURRIRÁN.

Desafortunadamente, amados en el Señor, con una verdad, una gran verdad, dicha fuera de tiempo con una motivación impura, muchos de los santos han sido engañados, porque su atención se ha CONCENTRADO EN EL REGRESO DE CRISTO, que algún día por cierto llegará, pero ellos no están poniendo la ATENCIÓN ADECUADA A LAS SEÑALES, a fin de no reconocer los momentos en los que se acercará.

Cuando, estimados, les dicen que el Señor viene, que incluso Jesús puede regresar esta noche, les están engañando y LES ESTÁN HACIENDO DESVIAR DE LAS SEÑALES, A LAS QUE JESÚS TANTO SE RECOMENDÓ PARA QUE LES PRESTASEN ATENCIÓN.

Estimados en el Señor, no nos dejemos engañar, como Jesús dijo: NO SE HAGAN SEDUCIR, sean sabios, estudien las Escrituras y oren al Señor para que les haga entender la verdad, porque hay muchos engañadores que hoy en día obran en las iglesias, y una de ESTAS SEDUCCIONES ES PRECISAMENTE LA SIGUIENTE:’¡EL SEÑOR PUEDE VOLVER TAMBIÉN ESTA NOCHE!

La serpiente antigua está siempre trabajando, y como Eva fue engañada en la antigüedad por el cambio de un mandamiento de Dios, así hoy en día está tratando todavía de cambiar la Palabra de Dios en todos los sentidos, de modo que en ESE LUGAR entren un menor número de personas posible, porque de ese lugar (EL PARAÍSO), fue desechado y ahora le espera EL LAGO DE FUEGO Y AZUFRE, donde las personas serán arrojadas allí para sufrir por la eternidad.

Velen, hermanos, velen, porque su alma es preciosa, no rechacen nada de la Palabra de Dios, no sean negligentes en el estudio y la oración, porque el Señor no se complace de las personas superficiales y negligentes.

Salvado por gracia por la fe en Cristo Jesús, Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Refutación del Amilenialismo


approaching-rain-storm-utah-imagesIntroducción

Es llamada la doctrina amilenial (o amilenialismo) porque los que la enseñan dicen que el reino milenario no es un reino futuro que Cristo establecerá en la tierra cuando regresará, sino el reino de Dios que Cristo fundó en los días de su carne y que todavía se está extendiendo en la tierra y que llegará a su cumplimiento en la venida de Cristo. Por lo tanto ellos creen en la venida visible de Cristo en la tierra, pero ponen el milenio antes de ella. El Amilenialismo – aunque con variaciones – en el campo Protestante es apoyado por la Iglesia Luterana, Reformada, Presbiteriana y también por muchas Iglesias Bautistas.

Uno de los defensores de esta doctrina es Anthony A. Hoekema, famoso teólogo presbiteriano estadounidense, quien dijo: “El libro de Apocalipsis está lleno de números simbólicos. Obviamente, el número de ‘mil’ que se utiliza aquí no debe interpretarse en un sentido literal. Dado que el número diez significa completo, y ya que mil es diez a la tercera potencia, podemos pensar en la expresión ‘mil años’ como a un tiempo completo, un período muy largo de tiempo indeterminado.” (Anthony A. Hoekema, ‘Amilenialismo’ en el significado del Milenio, Illinois 1977, p. 162) ¿Cuál es entonces la explicación que dan a las palabras: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección” (Apocalipsis 20:4-5)? Según ellos estas palabras tienen un significado espiritual. Hoekema de hecho dice: “Juan está hablando aquí de los muertos incrédulos – el resto de los muertos, para distinguirlos de los muertos creyentes que él describe. Cuando él dice que el resto de los muertos no vivió o no vivió de nuevo, quiere decir exactamente lo contrario de lo que había dicho de los creyentes muertos. Los no creyentes muertos, está diciendo, no vivieron o no reinarán con Cristo durante este período de mil años. Mientras los creyentes después de la muerte gozan de un tipo de vida en el cielo con Cristo donde la participan en el reino de Cristo, los no creyentes después de la muerte no comparten nada de esta vida y tampoco de este reino” (Anthony A. Hoekema, ‘Amilenialismo’ en el significado del Milenio, Illinois 1977, p. 169-170). Y el hecho de que Satanás fue visto atado y arrojado al abismo para que engañase a las naciones por mil años, ¿Cómo se interpreta a la luz de esta interpretación? Así: “El hecho de que Satanás está atado no significa que él no esté activo en el mundo de hoy, pero durante este período él no puede engañar a las naciones – es decir, no puede evitar la propagación del Evangelio. La atadura de Satanás durante esta era, en otras palabras, hace posible el cumplimiento de las misiones y la evangelización” (Anthony A. Hoekema, ‘Amilenialismo’ en el significado del Milenio, Illinois 1977, p. 181). Al final de esta era entonces Cristo volverá y resucitará todos los muertos, tanto los creyentes como los no creyentes que comparecerán ante el tribunal de Cristo.

En Italia, la misma doctrina es apoyada por el pastor bautista Piero Suman; aquí están algunas de sus declaraciones: “El concepto del Milenio proviene de círculos rabínicos bien definidos: el fondo es judío y por lo tanto no cristiano. Durante los primeros años del cristianismo la doctrina milenial estaba muy extendida entre las iglesias de origen judía. Muchos Padres de la Iglesia lo apoyaron en su sentido literal, pero más tarde prevaleció su significado espiritual. …. La interpretación espiritualista, aunque no responde a todas las cuestiones planteadas por el texto, tiene la ventaja de permanecer dentro de la enseñanza escatológica común con el resto de la Biblia …. A través del libro de Apocalipsis el número mil representa el coeficiente de plenitud y totalidad. ¿Por qué en este momento, y sólo en estos pasajes del cap. 20, se debe entender literalmente? …. Así que ¿por qué no ver en esta primera resurrección, el nuevo nacimiento de los hijos de Dios que Cristo ha dado a todos los que creen en Él? ¿No es verdad que los creyentes ya tienen – aquí y ahora – la vida eterna? …. Podemos considerar esta conversión la “primera resurrección?” Si es así, entonces el milenio no sería que el gobierno de Cristo, en esto ‘tiempo de la Iglesia’, a través del Espíritu Santo. El tiempo de la Iglesia sería entonces un tiempo ‘milenario’, un tiempo completo, un momento en que Dios está obrando entre los hombres de una manera eficaz, a pesar de que ‘Satanás sea suelto’ (Piero Suman, ‘El milenio: el trabajo de Cristo y de su Iglesia en el testimonio, No.1, 1981, p.3-4). Como se puede ver esta interpretación del milenio es muy similar a la que dio Agustín de Hipona (354-430 d.C), uno de los llamados Padres de la Iglesia, que fue adoptada por la Iglesia Católica Romana. Eso es de hecho lo que declaró Agustín: ”Hay dos resurrecciones: la primera, que pasa ahora y es la resurrección de las almas, que no permite caer en la segunda, que no ocurre ahora, pero será en el fin del mundo, y que no es por las almas, sino por los cuerpos (…) El evangelista Juan ha hablado de estas dos resurrecciones en el libro de Apocalipsis de tal manera que la primera de las dos, no entendida por algunos de nosotros, fue confundida con un cuento ridículo (…) los que basados ​​en las palabras de este libro han especulado que la primera resurrección es la resurrección del cuerpo, entre otras cosas, han sido especialmente impresionados por la cantidad de mil años (…), el habló de mil años para indicar exactamente todos los años de este mundo, con ganas de destacar con un número perfecto la misma plenitud del tiempo (…) por lo tanto, el número de mil indica la totalidad, ya que es el cuadrado de diez que se convierte en un sólido” (Agustín, La Ciudad de Dios, Lib. XX, cap. 6,2, 7,1,2). En otras palabras, la primera resurrección de la que habla Juan en el Apocalipsis es la resurrección espiritual que se experimenta con el bautismo según Agustín (de hecho creía en la regeneración bautismal, mientras que los bautistas no la creen); los mil años son el período de tiempo entre la primera venida de Cristo y su regreso, y la segunda resurrección es la resurrección del cuerpo.

 

Refutación

Ahora voy a la refutar esta falsa doctrina, pero no antes de haber transcrito aquellas palabras del Apocalipsis donde se habla del milenio: “Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 20:1-10).

Ahora vamos a ver cuáles son los errores en los que los amilenialistas caen.

En primer lugar, los amilenialistas se equivocan al afirmar que el número de mil años tiene que ser tomado simbólicamente, porque si fuera como dicen, no se explicaría porque Juan habla por tres veces del cumplimiento de estos mil años diciendo en primer lugar que fue atado el diablo y arrojado al abismo para que no engañase más a las naciones “hasta que fuesen cumplidos mil años” (v. 3), luego que “los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años” (v. 5) y por último que “cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión…” (v. 7). Así que los mil años se deben tomar literalmente, de lo contrario, las palabras de Juan no tendrían sentido.

También están equivocados al afirmar que el ligamento de Satanás tuvo lugar cuando Jesús estaba en la tierra, y que este ligamento, desde ese tiempo ha hecho posible evangelizar y abrir misiones en el mundo. Esto se debe a que en el Nuevo Testamento Satanás siempre se describe a la obra como lo era bajo el Antiguo Pacto. En otras palabras, de acuerdo con el Nuevo Testamento, Satanás, desde la primera venida de Cristo no ha dejado de engañar a las naciones como lo hizo antes. ¿Por qué entonces Juan lo llama el que “engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9)? Y entonces me digan los amilenialistas: ¿Por qué Juan dice que cuando Cristo regresará del cielo apresará el falso profeta que había seducido a los habitantes de la tierra con las señales que se le dio para hacer, y lo lanzó vivo dentro de un lago de fuego que arde con azufre (Véase Apocalipsis 19:20)? ¿No es porque Satanás hasta que vuelva Cristo continuará a engañar a las naciones de la tierra? Decir, por lo tanto, que Satanás está activo, pero no puede engañar a las naciones es una contradicción, porque si él está activo puede engañar a las naciones, y que lo hace se ve muy bien. El hecho de que en la tierra se pueda evangelizar y la gente todavía se convierta a Cristo, no es absolutamente debido al hecho de que el diablo ha sido atado, sino al hecho de que Dios es más fuerte que el diablo y es capaz, en cualquier momento, aunque el diablo sigue siendo libres de actuar con maldad, para arrebatar de su mano a todos aquellos que Él quiere. En otras palabras, esta es una clara demostración del poder superior de nuestro Dios sobre lo del diablo. Pero Satanás seduce no sólo a las naciones, sino también puede seducir a los creyentes, de hecho algunos de ellos ya han sido seducidos, sin una sombra de duda. Cuando Pablo dice que “el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1), ¿no quiere tal vez decir que en los últimos días Satanás tendrá éxito en seducir a algunos que han creído? Claro, porque los espíritus engañadores están al servicio de el que engaña al mundo entero. Es por eso que estamos llamados a vigilar continuamente, para que no caigamos víctimas de la seducción del diablo como caió Eva en el jardín del Edén. Por lo tanto tenemos que decir que todavía Satanás no está atado como se dice en el Apocalipsis, ya que aún tiene que serlo. Esto sucederá cuando Cristo volverá, estamos seguros. Durante mil años será encerrado en su prisión, y no será capaz de engañar a las naciones, como está escrito “para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años”, pero cuando será suelto, a continuación, recomenzará su obra seductora y logrará seducir las multitudes que lanzará contra el campamento de los santos, pero de Dios descenderá fuego del cielo, y las consumará y entonces el diablo será finalmente lanzado en el lago de fuego y azufre donde permanecerá por toda la eternidad en el tormento.

Ellos también se equivocan al dar esa interpretación que vimos en el paso “y vivieron y reinaron con Cristo mil años”, debido a que el paso no permite de ser interpretado de esa manera. Aquellas almas que Juan vio estaban vivas espiritualmente en el cielo, como lo fueron las que acababa de ver bajo el altar (Véase Apocalipsis 6:9-11), pero en ese pasaje se dice que las almas de estos fueron vistas regresar a la vida, y esto hace entender con claridad que se trata de la resurrección corporal de estas almas. En otras palabras, Juan vio a estas almas volver en sus cuerpos hechos inmortales, incorruptibles y gloriosos para llegar a reinar con Cristo mil años. Es realmente absurdo decir que aquel retorno a la vida de aquellas almas significa que los muertos en Cristo están en el cielo y reinan con Cristo juntos con los creyentes en la tierra, o que es la resurrección espiritual que experimentan aquellos que son vivificados juntamente con Cristo cuando son salvados de sus pecados. De hecho, les decimos: Si aquí Juan hubiese hablado del paso de los creyentes de este mundo al cielo en el momento de su muerte, o de la resurrección espiritual experimentada por los creyentes en el momento de su conversión, ¿qué sentido tendría decir que el resto de los muertos no volvió a la vida hasta que se cumplieron los mil años? ¿No sería como decir que los pecadores no podrán disfrutar de la vida en el cielo con Cristo durante este simbólico milenio hasta que Cristo no volverá al final de lo mismo o, en el otro caso, que no resucitarán espiritualmente si no al regreso de Cristo?

Es evidente que después de haber dicho esto, se llega a la conclusión que la primera resurrección que ocurrirá al regreso de Cristo es la corporal de los justos, mientras la resurrección al final del milenio es la corporal de los injustos; es decir, la primera es la resurrección de vida, la segunda de juicio. Por lo tanto es erróneo decir que la resurrección de la que habla Juan en el fin del milenio es la resurrección general de los creyentes y no creyentes.

Como hemos visto la interpretación espiritual dada al milenio lleva a interpretar las palabras de Juan de una manera absurda; y miren que éstas son sólo algunas de las malas interpretaciones que resultan de la voluntad de no tomar literalmente las palabras de Juan acerca del milenio, porque hay muchas más que aquí no refutaremos (para entender cuáles son las otras interpretaciones absurdas producidas, pueden leer la parte de La Ciudad de Dios donde Agustín de Hipona habla del milenio).

La lección que sacamos de esto es que cuando se interpretan de manera alegórica algunas cosas escritas en la Biblia que no deben ser interpretadas alegóricamente sino literalmente, se termina diciendo cosas equivocadas. Así que cuidemos de nosotros mismos y procuremos, pues, alegorizar sólo lo que se puede, sin embargo, siempre examinando que las alegorías no anulen partes del consejo de Dios.

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

El juicio venidero


el-juicio-de-diosLa Biblia dice que “Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace” (Eclesiastés 3:17), y también: “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14).

Por lo tanto, tanto los justos como los impíos serán juzgados; pero hay una diferencia entre los dos juicios, porque el juicio de los justos no será un juicio de condenación precisamente porque son justos, es decir, porque han sido justificados por la fe y no hay ninguna condenación para ellos, como está escrito: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Ciertamente ellos comparecerán ante el tribunal de Dios, pero no para ser condenados, sino para ser retribuitos de acuerdo a lo que han hecho mientras estaban en su cuerpo. Pablo habla de este tema a los Corintios cuando dice: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10) y a los Romanos cuando dice: “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” (Romanos 14:10-12). Los justos sí tienen vida eterna, pero es justo que por todos sus actos sean juzgados y obtengan la recompensa que se merecen en base al esfuerzo que han hecho. Por lo tanto, para ellos, no se habrá un juicio de condenación porque Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24).

El juicio de condenación, en cambio, es previsto y predeterminado para los malvados, tanto para los que vivieron antes de la venida de Cristo como para los que vivieron después. Jesucristo habló acerca de este otro juicio cuando dijo: “Ay de ti, Corazín! Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras. Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti” (Mateo 11:21-24), y también cuando dijo: “La reina del Sur se levantará en el juicio con los hombres de esta generación, y los condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón,y he aquí más que Salomón en este lugar. Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque a la predicación de Jonás se arrepintieron, y he aquí más que Jonás en este lugar” (Lucas 11:31-32).

Pablo también habló acerca de este juicio cuando dijo que en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, Dios pagará a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia, con ira y enojo (Véase Romanos 2:7-8).

Así como Juan que en una visión vio las cosas que sucederán en ese día. He aquí sus palabras: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:11-15).

Otra diferencia entre los dos juicios es el momento en los cuales se cumplirán, porque lo de los justos será al regreso de Cristo cuando los justos serán resucitados en la primera resurrección (Véase Lucas 14:14), mientras que lo de los malvados se cumplirá al final del milenio cuando todos los impíos resucitarán en la resurrección de juicio.

La gracia del Señor sea con los santos

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

En el día de Cristo el fuego probará cuál sea la obra de cada uno


alfonso-palma__La-natura-si-veste-di-fuoco_gPablo escribió a los Corintios: “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Corintios 3:10-15). Pablo, según lo que dice Lucas, después de haber estado en Atenas llegó a Corinto donde predicó Cristo, y muchos de los corintios, oyendolo, creyeron en el Evangelio y fueron bautizados. Fue él que los engendró en Cristo Jesús por medio del Evangelio, fue él quien como sabio arquitecto puso el fundamento del edificio espiritual que surgió en Corinto, y el fundamento que él puso fue Jesucristo, el Hijo de Dios. Pablo vivió en Corinto un año y seis meses, enseñando entre los santos en Corinto la Palabra del Señor, después de los cuales se alejó de esa ciudad. Mientras que él no estaba en Corinto, Apolo llegó a Acaya y la Escritura dice que “llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído” (Hechos 18:27). Apolo, en Corinto predicó la Palabra a los santos, de hecho Pablo, escribiendo a los Corintios, compara la predicación de Apolo con el riego; él les escribió: “Yo planté, Apolos regó” (1 Corintios 3:6). Ahora, Pablo había puesto el fundamento y otros habían edificado por encima de eso, es decir que otros habían predicado y enseñado en la iglesia en Corinto, y en este sentido dijo: “pero cada uno mire cómo sobreedifica” (1 Corintios 3:10), y esta es todavía la exhortación dirigida a todos aquellos que edifican sobre el fundamento que es Cristo Jesús.

Los verdaderos ministros de Cristo no predican a sí mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, ellos predican las buenas nuevas de la paz, instando a los hombres a arrepentirse y creer en nuestro Señor Jesucristo para la remisión de sus pecados. Cuando predican donde Cristo todavía no ha sido anunciado, se procuran primeramente poner a Jesucristo como fundamento y luego sobreedificarle; esta es la razón por la cual todas las iglesias de los santos se yerguen sobre el mismo fundamento, es decir Jesucristo, la piedra angular, escogida y preciosa para todos los que creen en Él. Así que todas las iglesias de Dios tienen Jesucristo como fundamento, y Pablo dice que “nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Corintios 3:11); esto significa que ningún ministro de Dios tiene el derecho de quitar este fundamento para poner otro en su lugar. Si por un lado vemos que ningún ministro del Evangelio que sirve a Dios con conciencia pura se atreve a quitar el fundamento, por otro lado, vemos que muchos lobos (hijos de maldición que predican un evangelio distinto del que recibimos) buscan con su astucia eliminar este fundamento de la vida de los creyentes. Ellos, de hecho, tratan de llevar a los discípulos del Señor lejos del Señor y de su lado; amados, ¡cuidado con ellos!

Llegamos ahora a los ministros del Evangelio que no se atreven a poner otro fundamento que el que está puesto, que es Jesucristo, sino que sobreedifican. Como ustedes saben, los ministros del Evangelio predican a Cristo crucificado, el perdón de los pecados a través de la fe en su nombre, y el bautismo en agua en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, pero como se puede ver entre los ministros del Evangelio, hay algunos que enseñan a los creyentes cosas diferentes en comparación con lo que enseñan otros sobre el mismo tema. Y ahora viene la pregunta inevitable: “¿Quién tiene la razón entre el uno y el otro?” “¿Quién es que está edificando bien y quién está edificando mal? No todos pueden decir la verdad porque lo que dicen es diferente. Para poder decir quien son entre ellos los que están edificando hojarasca, se debe comprobar y demostrar por las Escrituras que los que enseñan es en marcado contraste con la Palabra de Dios. Les voy a dar algunos ejemplos por medio de los cuales les muestro cómo algunos trabajan en vano enseñando ciertas cosas a los creyentes.

En cuanto a la doctrina del bautismo con el Espíritu Santo, algunos que predican a Cristo y enseñan la Palabra de Dios (sin cancelar la gracia de Dios porque predican la Palabra de la fe), dicen que uno es bautizado con el Espíritu Santo cuando cree en el Señor, otros cuando uno es bautizado en agua, otros que cuando uno es bautizado con el Espíritu Santo no comienza a hablar en otro idioma; todos ellos tienen en común que enseñan a los creyentes un bautismo con el Espíritu Santo sin el correspondiente y consecuencial hablar en otro idioma; ahora, acerca de este tema, enseñan falsamente porque las Escrituras atestiguan de manera inequívoca (y los hechos lo demuestran plenamente), que cuando uno es bautizado con el Espíritu Santo (también se puede decir: “Cuando uno recibe la llenura del Espíritu Santo” o: “Cuando recibe el Espíritu Santo”) comienza a hablar en otro idioma como el Espíritu dirija a la persona. Las escrituras que lo demuestran son las siguientes: “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4); “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. ” (Hechos 10:44-46); “Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:5-6). Entonces; ¿qué vamos a decir acerca de nuestros hermanos que predican a Cristo y la salvación mediante la fe en Cristo? Vamos a decir que en cuanto al bautismo con el Espíritu Santo están edificando hojarasca sobre el fundamento, hojarasca que en el día de Cristo será quemada y su trabajo resultará en vano.

Pero el hecho es que incluso entre los que predican y enseñan la Palabra de la fe y enseñan que cuando uno es bautizado con el Espíritu Santo comienza a hablar en otro idioma, algunos enseñan cosas en la misma doctrina que no pueden conciliarse con otros que enseñan acerca de la misma doctrina, y a veces hay que decir que son opiniones personales que también anulan la palabra de Dios. Algunos dicen que el mandamiento del velo era sólo para las mujeres de la iglesia en Corinto y van por las iglesias diciendo esta falsedad; dicen sus razones que son de las más variadas y absurdas, y muchos les creen porque piensan que porque ellos son conocidos y predican a tanta gente deban decir la verdad en absoluto. Yo les digo que en este sentido están edificando hojarasca sobre el fundamento y todo su duro trabajo para decir sus propias razones será anulado por el fuego de Dios que quemará esta hojarasca. Esta enseñanza de ellos no tiene ningún valor; no es algo precioso que vale la pena edificar, y esto es porque la Escritura dice: “Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles [cuando ora o profetiza]” (1 Corintios 11:10), por lo tanto, ya que la cabeza de la mujer sigue siendo el hombre, ya que los ángeles que miran a la asamblea de los fieles en Cristo no sólo se habían en aquella época y no sólo en Corinto, la mujer debe hoy en día también cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza para no afrentar su cabeza. El hecho de que el mandamiento del velo esté escrito en sólo una de las muchas cartas de Pablo no anula esto mandamiento en absoluto, porque leyendo lo que Pablo dice en la misma epístola, él ordenó de cubrirse la cabeza también a las mujeres de las otras iglesias; él, en relación con algunas otras cosas que se escribieron sólo a los Corintios dice: “esto ordeno en todas las iglesias” (1 Corintios 7:17), así que el hecho de que estas cosas estaban escritas sólo a los Corintios no quiere decir que él estaba enseñando sólo a los Corintios. Y entonces él dijo sobre el velo: “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios” (1 Corintios 11:16). ¡Entonces este buen hábito lo tenían también todas las otras iglesias de Dios y no sólo la de Corinto! Repito: cualquier enseñanza que cancela el mandamiento para la mujer de cubrirse la cabeza es hojarasca, así que no empiecen a edificarla para que también ustedes no sufran pérdida en ese día.

Algunos dicen que el mandamiento de Pedro relativo al atavío de la mujer escrito en su primera epístola, que es el siguiente: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3:3-4), está dirigido sólo a aquellas mujeres creyentes casadas ​​con no creyentes, las cuales no deben vestirse de esa manera para ganarlos para Cristo¡ Esta es la hojarasca que algunos que no manejan correctamente la Palabra de verdad están edificando sobre el fundamento; porque toman la cita de Pedro: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa” (1 Pedro 3:1-2) para apoyar su vana doctrina (pero Pedro dijo: “para que también los que no creen a la palabra” (1 Pedro 3:1), entonces el mandamiento es tanto para las esposas de los maridos creyentes como para las esposas de los no creyentes); pero se olvidan de que más tarde Pedro dice: “Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor” (1 Pedro 3:5-6). Ahora, ¡yo no creo que Sara tenía un marido no creyente que no era obediente a la palabra, y que ella no se ataviaba con vestidos lujosos, peinados ostentosos y de adornos de oro para ganarlo! Yo sé que Sara no se ataviaba como las mujeres corrompidas porque era una mujer santa que temía a Dios y esperaba en Dios y que estaba casada con un hombre que creía en Dios y verdaderamente temeroso de Dios (cuando fue probado por Dios, ofreció a su único hijo Isaac). Amados, no empiecen a edificar la hojarasca de ellos; el mandamiento de Pedro relativo al atavío de las mujeres fue confirmado por Pablo y está dirigido a todas las mujeres que están en Cristo, sean solteras, casadas con creyentes o no creyentes, y viudas.

También aquellos que enseñan que el pastor es también un profeta porque habla de las cosas que vendrán porque están escritas en la Palabra de Dios, edifican hojarasca.

También aquellos que enseñan que el que habla en lenguas habla a los hombres para su edificación consolación y exhortación, cuando se reúne la iglesia, pero que habla a Dios cuando está solo, edifican hojarasca, porque Pablo no hace esta distinción y no hay pruebas de esta doctrina en las Escrituras. Él dijo: “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios” (1 Corintios 14:2), por lo tanto también cuando se reúne la iglesia el que habla en lenguas habla a Dios, y no sólo cuando ora solo. Esto significa que también la interpretación corresponde a un hablar a Dios (oración, alabanza, acción de gracias a Dios) y no puede ser un hablar dirigido a los hombres ya que no cambia dirección cuando se reúne la iglesia.

Yo quería hacerles estos ejemplos para que entiendan que todo lo que no es verdad es hojarasca que uno edifica sobre el fundamento, y que en ese día será quemada y los que la habrán edificada sufrirán pérdida. El Señor en aquel día separará lo que cada uno ha edificado de precioso de lo que es innoble y esto lo hará por el fuego; permanecerá sólo lo que es precioso porque lo que no vale nada será quemado. Quien edifica oro, plata y piedras preciosas, cuando el fuego pondrá a prueba su trabajo no sufrirá pérdida, porque lo que él ha edificado permanecerá y su esfuerzo utilizado en la edificación de este material será recompensado; aquellos que han edificado con madera, heno y hojarasca, verán la madera, el heno y la hojarasca que se disolverán con el fuego y el esfuerzo que hicieron para su edificación no será recompensado ya que será en vano. Pablo escribió: “sufrirá pérdida” (1 Corintios 3:15), porque van a perder la recompensa por su trabajo (habiendo sobreedificado con madera, heno y hojarasca), pero no es que van a ser arrojados al fuego eterno en absoluto, porque Pablo dice: “si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Corintios 3:15), entonces serán la madera, el heno y la hojarasca que se perderán y no los hermanos que les han edificados por falta de conocimiento o porque no manejaban bien la palabra de verdad. Tengan en cuenta que estas palabras de Pablo no son en absoluto un estímulo para edificar con madera, heno y hojarasca sobre el fundamento ya que nos inspiran a un santo temor de Dios, porque nos hacen surgir la pregunta: “¿Qué estoy edificando? ¿Estoy edificando oro, plata y piedras preciosas, o madera, heno y hojarasca? Creo que cada uno de nosotros que enseña la Palabra deba examinar cuidadosamente lo que enseña a otros para que esté cierto que está edificando cosas de valor sobre el fundamento, cosas que permanecerán por siempre, y por las cuales se obtiene una recompensa. No querer enseñar algo que es bíblico sólo porque no lo enseñan en muchos o sólo porque se convertiría en “impopular” o enemigo de alguien dentro de la hermandad significaría engañarse a sí mismo; también preferir enseñar algo anti-bíblico para complacer a la mayoría significa engañarse a sí mismo, porque luego en ese día los que irán a sufrir pérdida serán aquellos que han enseñado esas cosas. Yo sé que ese día la madera, el heno y la hojarasca no se convertirán en oro, plata y piedras preciosas, porque son los que son, y serán quemados, así que cuidemos de nosotros mismos para que no trabajemos en vano. Tengan en cuenta que la recompensa que vamos a obtener del Señor para nuestro propio trabajo que no es vano, será preservada por la eternidad, por lo tanto tenemos que edificar sólo cosas de valor, para no ver parte de nuestros esfuerzos quemados por el fuego de Dios.

Pero no sólo se habrán enseñanzas erróneas quemadas en ese día, sino también juicios errados dados según las apariencias o rumores; truhanerías, necedades y todo lo deshonesto, y cualquier obra inútil. Miren, hermanos y hermanas, cuando hablamos o cuando hacemos un trabajo en cierta medida nos cansamos ya que nuestro cuerpo hace un esfuerzo, pero hay que hacerse cargo de toda nuestra conducta porque de esa tendremos que dar cuenta a Dios en ese día; recuerden que ustedes serán recompensados por el esfuerzo utilizado para hacer y decir lo que es correcto a los ojos de Dios y no por el mal o la falsedad. No puede ser de otra manera: ¿Pero ustedes creen que Dios recompensará el esfuerzo que se está utilizando para enseñar algo que no corresponde a la sana doctrina, o para hacer una injusticia a alguien, o para contar chistes a su pueblo, o para salir de fiesta? No, en absoluto, porque Él es justo. Y luego, si así fuese, todos estaríamos animados a tomar a la ligera el sagrado compromiso que hemos tomado en el seguimiento del Señor, y a no cuidar de nosotros mismos.

En la tierra, los hombres premian otros por muchas cosas inútiles y perversas que dicen; los arrogantes, los perversos, las prostitutas, los impíos son recompensados ​​con trofeos, con el dinero, con las riquezas por sus obras de maldad, como si hubieran hecho obras de justicia, pero no tenemos que asombrarnos como si sucediese alguna cosa extraña, porque Salomón dijo hace miles de años: “Hay vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes acontece como si hicieran obras de justos” (Eclesiastés 8:14); Ahora, esto es lo que sucede en la tierra, pero en ese día, el mal hecho, no importa por quién, no será galardonado porque por todas las obras en vano, engañosas e injustas quien las cometió será pagado por Dios como se merece; Ciertamente, Dios no alabará sus hijos que han hecho o dicho algo innecesario o injusto.

Veamos ahora lo que representan el oro, la plata y las piedras preciosas de las que Pablo habló.

En primer lugar hay que decir que Pablo usa este término de comparación porque nos muestra que se está refiriendo a las cosas que tienen valor. Pero ¿Cuál son las cosas que tienen valor a los ojos de Dios? Todas las sanas enseñanzas y cada palabra benevolente que da gracia al prójimo que les escucha es algo precioso que el creyente edifica sobre el fundamento y por lo que será recompensado en ese día. En los Salmos está escrito: “Las palabras de Jehová son palabras limpias, como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces” (Salmos 12:6); entonces, ya que la Palabra de Dios es pura plata, los que la usan para edificar la iglesia de Dios (enseñandola, predicandola para alentar a los débiles y consolar a los talados, proclamandola para amonestar a los desordenados), en ese día serán recompensados ​​por edificarla sobre el fundamento. Dios nos ha dado el material adecuado para que se coloque sobre el fundamento, vamos a cogerlo y edificarlo sobre el fundamento para nuestro bien y de la iglesia de Dios.

También las buenas obras hechas en caridad hacia alguien y las limosnas que se hacen en secreto son cosas preciosas y el esfuerzo para ponerlas sobre el fundamento será recompensado ​​porque está escrito que “El impío hace obra falsa; mas el que siembra justicia tendrá galardón firme” (Proverbios 11:18); Sí, hermanos, la labor de nuestro amor será recompensada en ese día; este pensamiento nos consuela y nos llena de alegría en medio de este mundo lleno de injusticias y de hipocresía.

Pablo dijo: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). Hermanos, todos nosotros algún día estaremos ante el tribunal de Cristo, nos compareceremos todos ante este tribunal, ya que cada uno de nosotros debe recibir la remuneración por todo lo que ha hecho de palabra o de obra mientras que vivía en el cuerpo, por lo tanto agotemonos en la obra de Dios honestamente y sinceramente, sin hacer nada por contienda o por vanagloria, porque en ese día también se manifiestará el consejo de nuestros corazones, también la razón real por la que estábamos hablando y habíamos actuado de una manera determinada y no en otra. ¿Qué pasará entonces en ese día? Sucederá que muchas clasificaciones realizadas por los hombres en la tierra serán cambiadas porque muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros, y todo el mundo verá lo que cada uno de nosotros ha edificado sobre el fundamento. No se mostrará acepción de personas, lo que hemos edificado se pondrá a prueba por el fuego; la vanidad será quemada, la verdad recompensada; los que se enaltecen, serán humillados; y los que se humillan, serán enaltecidos; estoy persuadido de que en ese día seremos testigos de escenas imaginadas jamás, porque en la tierra tenemos la tendencia a mirar las apariencias a juzgar de acuerdo a las apariencias o rumores; mientras que en el cielo no se habrá ningún juicio dado según las apariencias.

Aunque una persona viva con otra persona y la vea frecuentemente la conoce siempre mínimamente, pero Dios la conoce completamente y puede juzgar con justicia porque conoce todas sus obras y todas las palabras que la persona dice en el curso de su vida. Esta es la razón por la que es mejor esperar hasta que las clasificaciones sean hechas por Dios en ese día y por lo tanto no debemos confiar en las que el hombre hace apoyándose en su discernimiento o en la apariencia. Será en ese día que se llegará a saber muchas, muchas malas acciones, muchas hipocresías, tantas mentiras, tantas mentiras perpetradas dentro de la hermandad, pero hábilmente cubiertas por temor a salir al descubierto y ser llevados a la vergüenza; será en ese día que se llegará a saber muchas, muchas buenas palabras y muchas, muchas buenas obras que se han realizado en secreto, lejos de las miradas indiscretas de los demás, para no ser vistos por los hombres, y para no buscar la gloria que viene de los hombres. Amados, todo lo que hacemos se manifestará en ese día, porque Pablo dice que Dios “aclarará también lo oculto de las tinieblas” (1 Corintios 4:5), tanto lo precioso como lo sin valor; ninguno de nosotros podrá más mantener algo oculto porque Dios manifestará lo todo de nosotros y delante de todos. Esto nos debe llevar a santificarnos de hecho y en verdad y no de lengua, cada día que pasa; esto nos debe desanimar a hacer y decir cualquier cosa mala e inútil, pero también debe animarnos a hacer y decir tantas cosas buenas mientras que estamos en este cuerpo. Está llegando el día en que vamos a salir de este cuerpo, y entonces ya no podremos hacer o decir nada bueno sobre la tierra en vista de la recompensa final; es mientras que estamos en vida que Dios nos manda para hacer el bien y atenerse a la verdad cuando hablamos. Hagamos lo que Él nos manda, con celo, siempre buscando más formas de hacer progresos y abundar en la obra del Señor. Hay una recompensa cierta por lo que hacemos, y no nos escapará de nosotros, si perseveraremos hasta el fin en la fe y en las obras de Cristo. A Aquel que un día recompensará a cada uno de nosotros según Su excelsa justicia sea la gloria para siempre. Amén.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo