Los satanistas celebran Halloween: ¡NO SE UNAN CON ELLOS!

halloween-pumpkins-5434af2c599aa

Los Satanistas consideran Halloween como una de sus mayores festividades, de hecho, Anton S. Lavey (1930-1997), el fundador de la Iglesia de Satanás escribió:

‘Después del cumpleaños, las dos principales festividades satánicas son Walpurgisnacht y Halloween [….] Halloween – La vigilia de Todos los Santos o el Día de Todos los Santos – cae el 31 de octubre o 1 de noviembre. Originalmente, la vigilia de todos los Santos era una de las mas grandes fiestas del fuego de Gran Bretaña en la época de los druidas. En Escocia se asociaba con el periodo en el que los espíritus de los muertos, demonios, brujas y hechiceros eran excepcionalmente activos y favorables. Paradójicamente, esa noche era también la noche en que las jóvenes realizaban rituales mágicos para determinar sus futuros esposos. Los jóvenes de la aldea coqueteaban con mucha alegría y placer sensual, pero los ancianos estaban muy cuidadosos para proteger sus hogares de los malos espíritus, brujas y demonios que en esa noche obtenían poderes extraordinarios’ (St. Anton Lavey, The Satanic Bible [La Biblia Satánica], p. 53-54).

Espero que estas palabras harán meditar en serio a todos aquellos Cristianos que todavía dicen que no hay nada malo con Halloween y que, a continuación, se arrepientan y dejen de celebrar esta fiesta diabólica.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Huyan de Halloween, es la fiesta de las brujas

halloweenEl término Halloween viene del hecho de que el 31 de octubre es la vigilia del Día de Todos los Santos, o sea el día anterior al día en que la Iglesia Católica Romana celebra a Todos los Santos. Este día, es decir, el 1 de noviembre, en Inglés se dice All Hallows’Day. Ahora, la vigilia de Todos los Santos en Inglés es llamada All Hallows’ Eve (donde “Eve” es sinónimo de “vigilia”), así como All Hallows’Even (even quiere decir evening, que en Inglés significa ‘noche’ y expresa el concepto de “vigilia”); Halloween se deriva por estos términos. Los orígenes de esta fiesta se remontan al momento en que las Islas Británicas fueron gobernadas por la cultura céltica, antes de que Europa cayese bajo el dominio de Roma. Ahora, el año céltico terminaba el 31 de octubre, y en ese día los druidas celebraban una fiesta en honor del dios del sol y el señor de los muertos (“Saman”, que es uno de los nombres dados al diablo). Ellos daban las gracias al dios del sol por la cosecha; el señor de los muertos, en cambio, era apaciguado con sacrificios de caballos y seres humanos. Los sacrificios se ofrecían también para asustar a los malos espíritus, de hecho, los druidas creían que en la noche del 31 de octubre, los espíritus malignos fuesen convocados por el señor de la muerte y deambulasen haciendo bromas y asustando a los vivos de diversas maneras. Estas creencias paganas persistieron entre las personas también después de que los papas instituyeron la fiesta de Todos los Santos. En Irlanda, Escocia, Gales y partes de Inglaterra – hasta el final del siglo XIX – las personas, en esa noche, trataba de asustar a los malos espíritus con hogueras. En las Islas Británicas también fueron comúnmente practicadas varias bromas. Los irlandeses dieron una nueva vida al aspecto burlonesco de Halloween después de que emigraron a los Estados Unidos en los años cuarenta del siglo XIX. Esta fiesta, muy popular en los Estados Unidos, en los últimos años se ha extendido como la pólvora también aquí en Italia (y en todo el mundo n.d.t). Para la ocasión, muchos organizan fiestas de baile en máscara (muchos mascarados como muertos, o Frankenstein, diablos, brujas, zombies y vampiros). Los niños suelen decir a los adultos ‘dulce o truco’; en otras palabras se presentan a los adultos vestidos de una manera extraña y aterradora y amenazan con hacerles cualquier mala broma si no se les dará dulces o dinero. Y, por supuesto, los adultos están llamados a cumplir con sus peticiones. Los niños en esta noche tienen el “derecho” a hacer cualquier truco a los adultos, incluso el más molesto, y los adultos tienen un “deber” para mostrar tolerancia hacia ellos. En la noche de Halloween muchos ponen en el alféizar de sus ventanas una calabaza fantasmal vaciada de su molla y entallada de tal manera de recordar una cabeza con una sonrisa diabólica, y en ella se coloca una vela encendida. Esta calabaza (que tiene su propia historia) es el símbolo de Halloween y se les hace creer que en esa noche cuando los malos espíritus vagan, estos espíritus no podrán entrar en los hogares que han expuesto la calabaza. Este festival también se llama ‘La noche de los espíritus’ (¡¡Se dice que en esta noche los espíritus de los muertos visitan a los vivos para tomar posesión de ellos!!) y ‘La noche de las brujas’. Y, de hecho, los satanistas en varios lugares se unen en esta noche para ofrecer incluso sacrificios humanos a su amo, Satanás. En esta noche, de hecho, se llevan a cabo los infames ‘Sabbath’ que consisten en reuniones especiales de los adoradores de Satanás durante las cuales se hacen diversos rituales ocultos en los que se dice que el diablo aparece y tiene relaciones sexuales con las brujas ¡En realidad Halloween es simplemente una noche dedicada a la adoración de Satanás! Esta noche es la fiesta más importante del año para las brujas y a veces se llama “el grande Sabbath’. No hay nada que sorprenderse si tenemos en cuenta los orígenes diabolicos de esta fiesta. Hay que decir también que en la noche de Halloween es a menudo el caso de que los grupos de gamberros y terroristas se entreguen a saqueos, violencia de cualquier tipo e incluso asesinatos. Para la noche de Halloween también se preparan platos especiales que son ‘la estrella del Diablo’ (Fregula con almejas), la calabaza del zombi, los gritos de lobo. Por tanto, estando así las cosas, está claro, yo diría muy obvio, que tal fiesta se lleva a cabo en honor del diablo, el príncipe de este mundo – aunque aparentemente a muchos le parece una fiesta lúdica e inocente – entonces es una obra infructuosa de las tinieblas y nosotros los hijos de Dios tenemos que abstenernos de participar en cualquier forma de ella. Pues la Escritura dice: “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas” (Efesios 5:11). Y también: “No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz” (Efesios 5:7-8). De hecho, como hijos de luz haremos bien al denunciar esta fiesta, tanto en público como en privado, para que más creyentes posibles sepan lo que es realmente Halloween. Nadie permita que Halloween se insinúe entre la hermandad; no importa en que medida. Incluso si todo el asunto se limitase a algunas bromas o algunas mascaras, este debe ser inmediatamente rechazado y aborrecido por los santos, porque un poco de levadura leuda toda la masa (Véase 1 Corintios 5:6). Recuerden que sobre las bromas la sabiduría dice: “Como el que enloquece, y echa llamas y saetas y muerte, tal es el hombre que engaña a su amigo, y dice: Ciertamente lo hice por broma” (Proverbios 26:18-19) ¡Y la broma reina en Halloween! Y el hecho de que a los niños se permita hacer cualquier tipo de broma a los adultos, porque esa noche es como el carnaval en el que “todo vale” es algo que es del diablo, porque de esta manera a los niños se les permite burlarse de sus padres y de los adultos en general. Es una forma de irreverencia que no es adecuada para los hijos de los creyentes que, en su lugar, se deben criar en cada disciplina, en el temor de Dios, y en el respetar a sus padres y a los adultos en general. En realidad, en el día de Halloween se exhalta e incita la rebelión de los niños hacia los adultos. Otra cosa que debemos tener en cuenta es que, como hijos de Dios, no debemos comer esos platos de comida en honor a Halloween, son cosas contaminadas por los sacrificios a Satanás, sí porque incluso esos alimentos tienen el propósito de glorificar a Satanás. Así que tengan cuidado hermanos. Nadie les engañe con palabras vanas.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/