¡John F. MacArthur y todos los cesacionistas yerran grandemente!

untitleddfsJohn F. MacArthur y todos los hermanos en Cristo Jesús que forman parte de las Iglesias Bautistas, Reformadas, Presbiterianas, Iglesias de los Hermanos, Iglesias valdenses y otras, se equivocan grandemente en creer y enseñar que el hablar en lenguas, la profecía, algunos ministerios (apóstol y profeta), los milagros, las sanidades divinas en el nombre de Jesús y todas las demás manifestaciones del Espíritu Santo en la Iglesia, han cesado a la muerte de los doce apóstoles. Ellos creen y enseñan que la fecha de terminación se llevaría a cabo más o menos al final del siglo I d.C, cuando murió el apóstol Juan, como se cree comúnmente que murió en ese período.

En el sitio http://www.zam.it/ John F. MacArthur es presentado de esta manera:

“Conocido por su enfoque completo y franco en la enseñanza de la Palabra de Dios, la Biblia, John MacArthur es un pastor evangélico de quinta generación, autor y predicador de renombre internacional. Desde 1969 trabaja como maestro y pastor de la Iglesia Grace Community en Sun Valley, California. Las predicaciones de John alcanzan la mayor parte del mundo a través de su obra multimedia Grace To You, con oficinas en Australia, Canadá, Europa, India, Nueva Zelanda, Singapur y Sudáfrica. Grace To You no sólo produce programas de radio para más de 2000 radio (en Inglés y Español), sino distribuye libros, software, cintas y CD con estudios y sermones de John MacArthur. En 36 años, Grace To You ha distribuido más de 13 millones de discos y cintas de audio. John es presidente del Master’s College y del Master’s Seminary. Ha escrito cientos de libros y manuales de estudio bíblico, muy útiles y prácticos para la vida cotidiana.”

Además, MacArthur escribió el libro “Los carismáticos: una perspectiva doctrinal” (1), publicado por Ediciones de la Biblia Centre, bien conocido en los círculos evangélicos cesacionistas.

En este libro MacArthur expone las ya conocidas objeciones en contra del bautismo con el Espíritu Santo y la consiguiente manifestación de las lenguas y en contra de otros dones espirituales.

Por supuesto, en sus objeciones contra las lenguas, no podía faltar la que han cesado.

Ahora, leemos de la misma mano de MacArthur lo que dice, entre otras cosas, para afirmar que las lenguas y la profecía han cesado (2):

“[…]6. La historia dice que las lenguas cesaron. En 1 Corintios 13:8 el verbo pauo nos dice que las lenguas debían cesar, significando que nunca habrían empezado de nuevo y los últimos libros del Nuevo Testamento nunca les mencionan. Cleon Rogers, un estudiante misionero, escribió: “Es significativo que en ningún escrito de los Padres post- apostólicos hay lo más mínimo de referencia, la menor alusión acerca del don de lenguas” (Cleon L. Rogers, Jr. “El don de lenguas en la Iglesia Post-Apostólica”).. […]

“En los primeros cuatro-quinientos años de la iglesia, los únicos que hablaron en “lenguas” de los cuales sabemos fueron los seguidores de Montano, declarado hereje (véase el capítulo 3), y su discípulo Tertuliano” (John MacArthur, “Los Carismáticos: perspectiva doctrinal del movimiento carismático”, publicado por el Centro Bíblico, 1987, p. 197).”

Ahora bien, aunque entre los santos hayan muchos “crédulos”, sin embargo, también hay algunos “creyentes” sencillos que están estudiando para estar seguros de las cosas oídas y leídas, para ver si las cosas son exactamente como dijo MacArthur. Él, habiendo llamado en apoyo de sus razones “la historia de la Iglesia y los escritos de los padres antiguos”, ha sido un deber, para estos creyentes sencillos pero cuidadosos, ir a leer los escritos de los padres de la Iglesia para encontrar confirmación a la afirmación de MacArthur y, para sorpresa de estos hermanos diligentes, ha emergido claramente que MacArthur ha mentido descaradamente. Si MacArthur haya escrito cosas falsas por ignorancia, o las haya escrito con deshonestidad con el objetivo de engañar a muchos hermanos en Cristo que confían en él, esto no son capaz de definirlo, Dios sabe, sin embargo, tal mentira no puede ser ignorada y pasada en silencio. Por el amor de la verdad es necesario publicar los resultados de las investigaciones históricas realizadas por nuestros queridos hermanos diligentes, que demuestran claramente que lo que escribió MacArthur es absolutamente falso, y que no se puede tomar la historia de la Iglesia para confirmar su tesis que nosotros pentecostales creemos ser también anti-bíblica; de hecho, incluso los escritos de los padres post-Apostólicos confirman que los dones del Espíritu Santo se distribuyeron por Dios y operaban también en los siglos después de la muerte de los doce apóstoles.

Vamos a abrir los sellos de los escritos históricos, para que también ustedes lean la verdad demostrada por la historia de la Iglesia, para que se den cuenta que ustedes que son cesacionistas han sido enseñados y guiados mal acerca de estas doctrinas y las promesas de Dios.

Ireneo (115-150 – 202), obispo de Lyon, que luchó contra los herejes, y que es considerado uno de los llamados padres post-apostólicos (http://www.catholicapologetics.org/ap040600.htm), en su obra apologética: “Contra las Herejías”, escrita en 180 dC, escribió lo siguiente:

“Así, también, aquellos que son verdaderamente sus discípulos, recibiendo gracia por Él, hacen en su Nombre [milagros], a fin de promover el bienestar de los demás hombres, según el don que cada uno ha recibido por Él. Porque algunos cazan ciertamente y verdaderamente demonios, así que con frecuencia los que han sido purificados de esta manera de los malos espíritus creen [en Cristo] y se unen a la Iglesia. Otros tienen conocimiento previo de lo que vendrá: ellos ven visiones, y emiten declaraciones proféticas. Otros todavía sanan a los enfermos por la imposición de las manos, y ellos son sanados. Además, sí, como he dicho, hasta los muertos han sido resucitados y han permanecido entre nosotros durante muchos años. ¿Y qué más digo? No se puede nombrar el número de los dones que la Iglesia en todo el mundo ha recibido de Dios en el nombre de Jesucristo” (3) (Contra las Herejías, Libro II, cap. 32.4)

y otra vez:

“Del mismo modo, escuchamos muchos hermanos en la Iglesia que poseen dones proféticos y que, por el Espíritu hablan todo tipo de lenguas y manifiestan [o sacan a la luz] para provecho las cosas ocultas de los hombres y declaran los misterios de Dios…” (4) (Contra las Herejías, libro V, cap. 6.1).
http://www.newadvent.org/fathers/0103.htm

Queridos hermanos antipentecostales, a la luz de lo que acabamos de leer, ya que Ireneo testimonió que alrededor de un siglo después de la muerte del apóstol Juan, en la Iglesia se manifestaban todavía poderosos dones del Espíritu Santo (lenguas, sanaciones, revelaciones divinas , profecías), se debe considerar con certeza que los poderosos dones del Espíritu Santo no cesaron absolutamente después de la muerte del apóstol Juan, entonces, inevitablemente, llegamos a la conclusión natural y obligada de que los maestros en los cuales ustedes están confiando como sus guías espirituales, les están mintiendo, no les están enseñando la verdad acerca de los dones espirituales y los ministerios.

Tengan en cuenta que Ireneo en sus declaraciones ha utilizado el tiempo presente, y esto significa que en el momento en el que estaba escribiendo, los dones del Espíritu Santo estaban continuando a manifestarse de la misma manera en la que se manifestaban en el tiempo de los doce apóstoles.

A ustedes cesacionistas, que creen que los dones espirituales han cesado y que las lenguas han cesado, les informo que han sido en gran medida engañados, ya que les están ocultando la verdad de la Palabra de Dios con respecto a estas manifestaciones espirituales, y para ocultar la verdad sus maestros no han vacilado en mentir y citar algo histórico, que como hemos demostrado es falso.

Me pregunto, ¿por qué cuando los católicos romanos manipulan los libros de historia de la Iglesia y de los padres post-apostólicos, se arrojan en contra de ellos y con razón gritan escándalo y condenan este tipo de comportamiento, mientras que cuando sus “maestros” hacen las mismas cosas se callan y no dicen nada? ¿No es tal vez una conducta doble la que ustedes están teniendo? Claro, lo es, porque de la misma manera en la que han citado falsamente la historia de la Iglesia los católicos, para defender y confirmar sus herejías y mentiras, así también lo han heco sus maestros, ambos son culpables.

Los poderosos dones espirituales de Dios, además de ser testimoniados por los creyentes post-apostólicos, se confirman también en gran parte de las Sagradas Escrituras, y para demostrar esto, les dejo por debajo una página web en la que he enumerado varios estudios bíblicos que explican los pasos de las Escrituras que hablan de estos asuntos: https://justojuicio.wordpress.com/category/las-lenguas/, https://justojuicio.wordpress.com/2013/11/22/los-dones-del-espiritu-santo/, https://justojuicio.wordpress.com/2014/07/15/los-suenos-las-visiones-y-las-revelaciones/ y https://justojuicio.wordpress.com/2014/06/04/sanidades-milagros-y-senales-y-prodigios/

Hermanos cesacionistas, en el nombre del Señor Jesucristo, que murió para limpiarles de sus pecados y para darles una esperanza y un futuro feliz, lleno de paz y alegría, les ruego que no permitan descansar sus miembros y su corazón, sino que busquen en la oración y el estudio de las Escrituras si los dones espirituales de Dios son todavía para los creyentes de hoy o no. Si ustedes serán sinceros en su búsqueda y lo harán libre de todo prejuicio, recibirán la respuesta directamente de Dios. Yo, esta búsqueda la hice hace mucho tiempo antes de ustedes, porque el Señor me salvó en medio de una comunidad evangélica antipentecostal, y entonces el Señor me hizo entender que los dones poderosos del Espíritu Santo son todavía para hoy, que desde el día de Pentecostés comenzó la dispensación de ellos y no cesará hasta el momento en que el Señor regresará del cielo, porque sólo entonces estos dones ya no serán necesarios, porque sólo entonces llegará la perfección del conocimiento.

Hermanos, miren que nadie les engañe con palabras vanas, sean sabios, no caminen como los necios, no haciendo caso de las correcciones y exhortaciones para pedir a Dios que les dé la confirmación de la verdad escrita en la Palabra de Dios, porque al hacerlo contristan al Espíritu Santo y menosprecian las promesas de Dios que están preparadas para el bien de sus hijos, y no para su mal. No dejen que se les tire humo en los ojos, cuando sus maestros no pudiendo demostrar sus falsedades biblícamente, les dicen que los pentecostales tienen su opinión y ustedes las suyas, porque su trabajo es conocer la verdad de todas las doctrinas y todas las promesas que Dios hizo a su pueblo.

Giuseppe Piredda, salvado por gracia mediante la fe en Cristo Jesús

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

(1) El libro “Los Carismáticos – Una perspectiva doctrinal” de John F. Macarthur

untitled

(2) Citas del libro de Macarthur “Los Carismáticos” carismatici-citazione

(3) Citas de Ireneo (Contra las Herejías, Libro II, cap. 32.4)ireneo-libro2

(4) Citas de Ireneo (Contra las Herejías, libro V, cap. 6.1)ireneo-libro5

La descarada mentira difundida por los antipentecostales acerca de las lenguas

untitleduntitleddfsLas Iglesias Evangélicas – Iglesias Bautistas, Reformadas, Presbiterianas, Iglesia de los Hermanos, Iglesias Valdenses y otras – dicen que con la muerte de los apóstoles en la Iglesia cesaron tanto el hablar en lenguas como las otras manifestaciones del Espíritu, como los milagros y las sanidades hechas en el nombre de Jesús; y la fecha de este terminación sería el final del primer siglo después de Cristo, ya que el apóstol Juan murió en ese período.

Ahora, quiero hacer hincapié en lo que dicen los antipentecostales acerca de las lenguas, citando a uno de sus principales exponentes a nivel mundial, es decir, John F. MacArthur Jr. Para hacerles saber de quien estoy hablando – es decir que estoy hablando de un predicador de renombre mundial – les transcribo una breve presentación de este predicador como se encuentra en el sitio web: http://www.zam.it/ :

“Conocido por su enfoque completo y franco a la enseñanza de la Palabra de Dios, la Biblia, John MacArthur es un pastor evangélico de quinta generación, autor y orador de renombre internacional. Desde 1969 trabaja como maestro y pastor de la Iglesia Grace Community en Sun Valley, California. Las predicaciones de Juan alcanzan la mayor parte del mundo a través de su obra multimedia Grace To You, con oficinas en Australia, Canadá, Europa, India, Nueva Zelanda, Singapur y Sudáfrica. Grace To You no sólo produce programas de radio para más de 2000 radio (en Inglés y Español), pero distribuye libros, software, cintas y CD con estudios y sermones de John MacArthur. En 36 años, Grace To You ha distribuido más de 13 millones de discos y cintas de audio. John es presidente del Master’s College y del Master’s Seminary. Ha escrito cientos de libros y manuales de estudio bíblico, muy útiles y prácticos para la vida cotidiana.”

Ahora, este pastor evangélico escribió un libro muy conocido sobre todo entre los antipentecostales que se titula “Los Carismáticos: una perspectiva doctrinal”, publicado por Ediciones Centro Bíblico, en el cual se expresan las objeciones bien conocidas acerca del bautismo con el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en lenguas y acerca de los dones espirituales. Y por supuesto entre las muchas objeciones a la realidad de las lenguas, existe también la que han cesado.

Ahora, escuchen lo que dice este predicador sobre el cese de las lenguas:

“5. Las lenguas se mencionan sólo en los primeros libros del Nuevo Testamento. La única carta en la que se habla de las lenguas es 1 Corintios, mientras Pablo escribió al menos otras doce cartas y no hay ninguna mención de este don, como nunca lo mencionan, ni Pedro, ni Santiago ni Judas. Este don aparece para un corto período de tiempo, en los primeros años de la iglesia, cuando se transmitía la nueva revelación de Dios y se establecía la Iglesia: una vez que esto sucedió, las lenguas desaparecieron, cesaron. 6. La historia dice que las lenguas cesaron. En 1 Corintios 13:8 el verbo pauo nos dice que las lenguas debían cesar, significando que nunca habrían empezado de nuevo y los últimos libros del Nuevo Testamento no les mencionan más. Cleon Rogers, un estudiante misionero, escribió: “Es significativo que en ningún escrito de los Padres post- apostólicos hay lo más mínimo de referencia, la menor alusión y la minima seña del don de lenguas” (Cleon L. Rogers, Jr. “El don de lenguas en la Iglesia Post-Apostólica”). …. En los primeros cuatro-quinientos años de la iglesia, los únicos que hablaron en “lenguas” de los cuales sabemos fueron los seguidores de Montano, declarado hereje (véase el capítulo 3), y su discípulo Tertuliano” (John MacArthur, “Los Carismáticos: perspectiva doctrinal del movimiento carismático”, publicado por el Centro Bíblico, 1987, p. 197).

 

carismatici-citazione

 

Pero esta es una mentira descarada, ya que Ireneo (115-150 – 202 o algo así), obispo de Lyon, que no era un hereje, pero él luchó contra los herejes, – y que es uno de los así llamados padres-post apostólicos http://www.catholicapologetics.org/ap040600.htm – en su famosa obra apologética contra las herejías que se remonta a alrededor de 180, escribió lo siguiente: “Así, también, aquellos que son verdaderamente sus discípulos, recibiendo gracia por Él, hacen en su Nombre [milagros], a fin de promover el bienestar de los demás hombres, según el don que cada uno ha recibido de Él. Porque algunos cazan ciertamente y verdaderamente demonios, así que con frecuencia los que han sido purificados de esta manera de los malos espíritus creen [en Cristo] y se unen a la Iglesia. Otros tienen conocimiento previo de lo que vendrá: ellos ven visiones, y emiten declaraciones proféticas. Otros todavía sanan a los enfermos por la imposición de las manos, y son sanados. Además, si, como he dicho, hasta los muertos se han levantado y han permanecido entre nosotros durante muchos años. ¿Y qué más digo? No se puede nombrar el número de los dones que la Iglesia en todo el mundo ha recibido de Dios en el nombre de Jesucristo” (Contra las Herejías, Libro II, cap. 32.4),

 

ireneo-libro2

 

y otra vez: “Del mismo modo, escuchamos muchos hermanos en la Iglesia que poseen dones proféticos y que, por el Espíritu hablan todo tipo de lenguas y manifiestan [o sacan a la luz] para provecho las cosas ocultas de los hombres y declaran los misterios de Dios…” (Contra las Herejías, libro V, cap. 6.1).

 

ireneo-libro5

 

Por: http://www.newadvent.org/fathers/0103.htm

Como se puede ver, el testimonio de Ireneo es muy claro. En sus días habían hermanos que hablaban en lenguas por el Espíritu. Y tengan en cuenta que no sólo habían hermanos que hablaban en lenguas, pero también creyentes que profetizaban, que recibían revelaciones divinas, y que hacían milagros y sanidades en el nombre de Jesús.

Ireneo de hecho utilizó los verbos AL PRESENTE y no AL PASADO:

– hacen en su Nombre [milagros]

– algunos cazan ciertamente y verdaderamente demonios, así que con frecuencia los que han sido purificados de esta manera de los malos espíritus creen [en Cristo] y se unen a la Iglesia

– Otros tienen conocimiento previo de lo que vendrá: ellos ven visiones, y emiten declaraciones proféticas

– Otros todavía sanan a los enfermos por la imposición de las manos y son sanados

– muchos hermanos en la Iglesia, que poseen dones proféticos y que, por el Espíritu hablan todo tipo de lenguas y manifiestan [o sacan a la luz] para provecho las cosas ocultas de los hombres y declaran los misterios de Dios…

Esto demuestra que en sus días habían todavía esas manifestaciones espirituales y no se creía en absoluto que con la muerte de los apóstoles o la finalización del canon del Nuevo Testamento hubieran cesado.

Si por lo tanto, volvemos a leer las palabras de MacArthur a la luz de lo que dice Ireneo, no se puede que gritar al escándalo, porque por sus palabras él ha querido engañar a los hermanos. No sólo es la Biblia de hecho a culparle, sino también un testimonio extra- bíblico. Juzguen por ustedes como gente inteligente. Esto demuestra que cuando se quiere defender una mentira se usan otras mentiras para ahogar la verdad.

En cuanto a las palabras de Pablo, “y cesarán las lenguas” quiero darles la explicación bíblica correcta, que está presente en mi libro ‘Porque un Cristiano no puede y no debe ser un cesacionista’.

Las lenguas cesarán un día, de hecho, Pablo dice a los Corintios: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Corintios 13:8-13).

Pero, ¿han notado cuando cesarán? Cuando venga lo perfecto, entonces las profecías se acabarán, así como se acabará el conocimiento. ¿Y cuando vendrá la perfección de los santos? Cuando ellos obtendrán un cuerpo perfecto, que sucederá en la resurrección de los justos en el regreso de Cristo.

En cuanto a la perfección que ha de venir quiero que noten esto. Ya hemos alcanzado una perfección, la que es en cuanto a la conciencia, como está escrito: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados” (Hebreos 10:1-4), y también: “…somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados” (Hebreos 10:10-14). Es de esta perfección que siempre habla el escritor a los hebreos más tarde cuando, después de haber enumerado los muchos ejemplos de fe, dice: “Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros” (Hebreos 11:39-40). Así que esta perfección en cuanto a la conciencia ha llegado con la venida de Cristo, porque fue gracias a su sacrificio que se nos ha hecho perfectos en cuanto a la conciencia.

Pero como hemos visto, Pablo habla de otra perfección, que ha de venir, y esta es la perfección del cuerpo, que vamos a experimentar a la resurrección de los muertos, porque en ese día tendremos la redención del cuerpo, o más bien la plena redención. Y de hecho Pablo al escribir a los santos de Filipos, pone la perfección en relación con la resurrección de los muertos, de acuerdo con lo que dice: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”( Filipenses 3:7-14 ). ¿Han notado que Pablo inmediatamente después de decir “llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos”, dice: “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús”? ¿Y cuando asiremos aquello para lo cual fuimos también asidos por Cristo Jesús? ¿No es tal vez al regreso de Cristo, ya que Jesús dice: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Apocalipsis 22:12)? Y entonces ven que incluso la perfección a la cual Pablo creía que todavía no había logrado, la habría obtenida a la resurrección de los justos que ocurrirá al regreso de Cristo.

Que la perfección de la cual habla Pablo cuando dice “mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará”, es la que obtendremos a la resurrección de los muertos ya que es en ese día que lograremos la plena redención, y entonces, las lenguas se prolongarán hasta aquel día, siempre es confirmado por Pablo cuando dice a los santos en Efeso: “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”(Efesios 1:13-14). Alguien dirá: “¿Qué tiene que ver este pasaje con el hablar en lenguas? Tiene que ver, ya que cuando Pablo habla del sello del Espíritu Santo que nos fue prometido hace referencia a la promesa del Espíritu Santo, que en la vida del creyente se cumple cuando recibe el bautismo con el Espíritu y habla en lenguas. Les recuerdo, de hecho, que el apóstol Pedro en el día de Pentecostés, cuando habló a los Judios, les dijo: “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:32-33). Así que el hablar en lenguas que habían oído los Judios fue parte de la promesa del Espíritu, o más bien del sello del Espíritu Santo que nos fue prometido. ¿Qué dice Pablo de este sello? Que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida. Si por lo tanto estas arras va a durar hasta la plena redención, significa que va a durar hasta la resurrección de los muertos en Cristo que ocurrirá al regreso de Cristo, y si va a durar hasta aquel día está claro que incluso el hablar en lenguas que es parte del sello del Espíritu Santo que nos fue prometido, durará hasta aquel día. Por lo tanto, cuando los santos de Efeso que habían recibido el sello del Espíritu después de haber creído leyeron estas palabras, de inmediato se dieron cuenta de que el hablar en lenguas habría durado hasta el regreso de Cristo.

Y entre esos santos también habían los aproximadamente doce discípulos que Pablo encontró en Éfeso, reunión del cual en Los Hechos leemos lo siguiente: “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres” (Hechos 19:1-7).

Ahora,les pregunto: “Pero cuando esos discípulos, que hablaban en lenguas, leyeron en la epístola de Pablo, “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”(Efesios 1:13-14), ¿piensan que ellos hayan pensado que el hablar en lenguas – que era parte del sello del Espíritu Santo que había sido prometido y que habían recibido después de que habían creído – habría terminado con la finalización del canon del Nuevo Testamento?” Yo creo que es cierto que una cosa así no les vino a la mente, porque las palabras de Pablo dejaron en claro que de lo contrario se prolongarán hasta la resurrección de los justos (que les recuerdo que en las epístolas de Pablo en algunos pasajes podía parecer que se habría cumplido en esa generación o que no era tan distante en el tiempo, como cuando dice a los Tesalonicenses: “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” 1 Tesalonicenses 4:15-17). Si esto entonces fue lo que comprendieron los santos en Éfeso, también nosotros ahora tenemos que entender que las lenguas cesarán en el día de nuestra plena redención.

Y a continuación, si las lenguas hubieran cesado porque la perfección ya ha llegado (y esto consistiría en la realización del canon de la Biblia como afirman los antipentecostales), por lo tanto, debería haber sido suprimido también el conocimiento, porque el conocimiento parcial será abolido cuando vendrá la perfección. Pero yo no soy consciente de que actualmente podemos decir que conocemos plenamente.

Y entonces, si la perfección hubiera sido la finalización del canon de la Biblia, entonces esto significa que el apóstol Pablo no llegó a la perfección, mientras que nosotros si, de hecho, Pablo habría muerto alrededor del año 67, mientras que la perfección habría venido alrededor del final del primer siglo después de Cristo (el libro del Apocalipsis, de hecho, habría sido escrito en ese momento). Y eso es una locura sólo a pensar. Siguiendo el razonamiento de los cesacionistas, ¡nos conoceríamos plenamente mientras Pablo conocía en parte! Esta es la conclusión absurda a la cual se llegaría.

Pero también digo: “¿Pero vosotros pueden imaginar a los santos de Corinto cuando leyeron esta carta por la primera vez, empezar a decir que Pablo había dicho que cuando el canon habría sido completo serían cesadas las lenguas?” Nosotros no, porque los santos en Corinto no llegaron a decir esas tonterías acerca de las lenguas. Y entonces, sigo, ¿cómo habrían podido pensar que una vez completado el canon (terminación del canon del Nuevo Testamento del cual, sin embargo, en la Iglesia en esa época no se hablaba en absoluto porque el problema de determinar el canon completo del Nuevo Testamento surgió mucho después) Dios habría cesado de conceder las lenguas, cuando Pablo les había dicho al comienzo de su epístola: “Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuesto Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo”(1 Corintios 1:4-8)? Noten que Pablo dice que no les faltaba ningún don esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo (y esto se debió al hecho de que el testimonio de Cristo había sido confirmado entre ellos), y esto significa implícitamente que los dones habrían cesado cuando Cristo habría vuelto, de hecho la manifestación de Cristo se refiere a su manifestación, como está escrito: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” ( 1 Juan 3:2).

Ahora, sabemos que a veces los apóstoles cuando hablaban de la venida de Cristo (o de su manifestación), hablaron de ella de tal manera que aparentemente parecía que habría podido ocurrir en su generación, por ejemplo – y esto ya lo he dicho – cuando Pablo dice a los Tesalonicenses: “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:15-17). Es claro, pues, que cuando los santos de Corinto escucharon hablar el apóstol pablo de esa manera, se dieron cuenta de que los dones habrían durado hasta el regreso de Cristo: no importa qué plazo de tiempo habría permanecido hasta el regreso de Cristo, una cosa es cierta, Dios les habría confirmado hasta aquel día, no privandoles de algunos de los dones que poseían, entre los cuales se encontraba el don las lenguas.

Lo que quiero decir es que para el apóstol, que una Iglesia de Dios no careciera de ningún don esperando el regreso de Cristo, era una cosa normal, que podía pasar. Es por eso que los cesacionistas mienten contra la verdad, cuando dicen que las lenguas han cesado.

Así que me dirijo a ustedes que son Evangélicos cesacionistas diciendoles que han sido víctimas de un gran engaño perpetrado en su daño por el padre de la mentira, es decir, el diablo. Arrepientanse, pues, y acepten lo que dice la Biblia acerca de las lenguas, y acerca de las otras manifestaciones del Espíritu, es decir que no han cesado, pero que todavía son para la iglesia del Dios vivo y verdadero.

El que tiene oídos para oír, oiga.

Por el Maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

Según John F. MacArthur uno puede recibir la marca de la bestia y todavía ser salvo

10255214_10201833807502045_312166969151514259_nJohn F. MacArthur Jr. es un predicador de renombre mundial. Transcribimos una breve presentación de este predicador que se encuentra en el sitio http://www.zam.it/: “Conocido por su enfoque completo y franco a la enseñanza de la Palabra de Dios, la Biblia, John MacArthur es un pastor evangélico de quinta generación, autor y orador de renombre internacional. Desde 1969 trabaja como maestro y pastor de la Iglesia Grace Community en Sun Valley, California. Las predicaciones de Juan alcanzan la mayor parte del mundo a través de su obra multimedia Grace To You, con oficinas en Australia, Canadá, Europa, India, Nueva Zelanda, Singapur y Sudáfrica. Grace To You no sólo produce programas de radio para más de 2000 radio (en Inglés y Español), pero distribuye libros, software, cintas y CD con estudios y sermones de John MacArthur. En 36 años, Grace To You ha distribuido más de 13 millones de discos y cintas de audio. John es presidente del Master’s College y del Master’s Seminary. Ha escrito cientos de libros y manuales de estudio bíblico, muy útiles y prácticos para la vida cotidiana”.

Ahora, este pastor evangélico – que es un ‘calvinista’ y por lo tanto enseña que un creyente no puede perder su salvación (Véase aquí la refutación de esta falsa doctrina), así como un es un ‘cesacionista’ – enseña que una vez que el Anticristo será revelado aunque uno recibe la marca de la bestia tendrá la posibilidad de ser salvado. Vamos a leer, de hecho, lo que él dijo: “Ahora, la pregunta es, si usted está viviendo durante el período de la Tribulación, y recibe la marca, es decir, se identifica con el imperio de la bestia, ¿usted todavía puede salvarse? Yo creo que la respuesta es sí” (Now, the question is, if you’re living in the Tribulation period, and you take this mark, in other words, you identify with the beast’s empire, will you still be able to be redeemed? And I think the answer to that is yes – http://www.gty.org/resources/sermons/1301-I/).
Esta es una falsa doctrina ya que según la Escritura en este sentido no deja ninguna posibilidad de salvación para aquellos que aceptan la marca de la bestia. Esto es lo que leemos en el libro de Apocalipsis: “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:9-12). Por otra parte, los que recibirán la marca de la bestia aún antes de ser arrojados al fuego eterno serán castigados por Dios con una úlcera maligna, como está escrito: “Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen” (Apocalipsis 16:2). De ellos se dice que han sido seducidos por el falso profeta: “Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre” (Apocalipsis 19:20).
Por lo tanto rechacen esta falsa enseñanza de este predicador que tiene muchos admiradores en todo el mundo y sobre todo entre los evangélicos que no son pentecostales.

El que tiene oídos para oír, oiga

Giacinto Butindaro

Traducción: Enrico Maria Palumbo