La moda vegana se está difundiendo, sin embargo, la Palabra dice …

10696369_10204046027089240_3919010566165880175_nAntepongo que la Biblia enseña que cada uno puede comer lo que quiere, sólo verduras, sólo carne, o ambos. El que come una cosa no debe juzgar a el que come de todo.

Dicho esto, estoy notando que hoy en día estamos viendo esta difusión de la moda VEGANA, y las personas que siguen esta moda, se ofenden y se molestan cuando se enteran de que hay algunos que comen también la carne.

Yo, como un creyente en Jesucristo como de todo, con moderación, pero como de todo, los vegetales y los animales.

Para confirmar que los Cristianos pueden comer la carne de los animales, el Apóstol Pablo, maestro de los gentiles, escribió estas palabras:

“De todo lo que se vende en la CARNICERÍA, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia” (1 Corintios 10:25)

Por lo tanto, dado que en la carnicería se vende la carne de los animales, y el apóstol Pablo dice de comer de todo lo que se vende en la carnicería, se confirma que el Cristiano puede también comer la carne de los animales, no sólo los vegetales.

Yo me abstengo de comer la sangre y los alimentos que creo que sean sacrificados a los ídolos, pero por lo demás, como de  todo, sin ataduras y sin privaciones forzadas.

Dado lo que hemos dicho, queridos en el Señor, es necesario recordar que la Palabra de Dios ha predicho que iban a venir algunas personas que habrían prohibido comer ciertos alimentos, como dijo el apóstol Pablo:

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a ESPIRìTUS ENGAÑADORES y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y MANDARÁN ABSTENERSE DE ALIMENTOS QUE DIOS CREÓ para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad” (1 Timoteo 4:1-3)

Miren, pues, que MANDAR de abstenerse de ciertos alimentos, como la carne, u otras cosas que Dios ha creado, no es de Dios, sino de espíritus engañadores.

Así que, hermanos en el Señor, sepan que ustedes pueden comer lo que quieren, pero si alguien quiere convencerles de que no deben comer carne de animales, lo amonesten, porque él ha sido seducido por espíritus engañadores. Si uno quiere comer sólo legumbres, es libre de hacerlo, nadie lo debe despreciar; pero si alguno come de todo, el que come sólo legumbres no debe juzgar al que come de todo (Véase Romanos 14:1 y siguientes).

Lo importante es que cada uno esté plenamente convencido en su propia mente y en su conciencia, y que no imponga su estilo de comer a los demás. Les digo estas cosas, porque sé que es un hecho que algunos engañadores que están en el medio de las iglesias cristianas, no dejarán de IMPONER A LOS SANTOS estas cosas erradas, que son contrarias a la voluntad de Dios.

Estimados en el Señor, que nadie les engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo.

Por el hermano en Cristo: Giuseppe Piredda

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/