Alumbre nuestra luz también en Facebook

Facebook_logo-6
Hermanos y hermanas en el Señor, mirando nuestros muros de facebook se debe ver por todos los lados que somos Cristianos, hijos de Dios y luz del mundo, ASÍ QUE NUESTRA LUZ ALUMBRE DELANTE DE LOS HOMBRES, para que vean nuestras buenas obras, y glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos (Mateo 5:16).

“Nadie que enciende una luz la cubre con una vasija, ni la pone debajo de la cama, sino que la pone en un candelero PARA QUE LOS QUE ENTRAN VEAN LA LUZ” (Lucas 8:16). Esto significa quitar de nuestros perfiles todo lo que no corresponde a santidad, todo lo que no glorifica a Dios, es decir, fotos o imágenes vanidosas y sensuales por medio de las cuales no se puede notar si somos Cristianos o mundanos. Miren todas sus fotos publicadas, todas las imágenes y links que comparten, todos los “me gusta” que se ven en su muro y haganse esta pregunta: ¿Estoy glorificando a Dios por medio de mi facebook? ¿Se nota de inmediato que soy Cristiano, que soy luz en el Señor, por TODO lo que se ve en mi perfil? Si la respuesta es no, entonces, remedien y limpien todo lo que el Espíritu Santo que mora en ustedes les hace sentir que no es correcto, todo lo que es del mundo y no de Dios, todo lo que no corresponde a un Cristiano que quiere ser santo en TODA su manera de vivir (1 Pedro 1:15).

Nuestro testimonio debe ser irreprensible también en facebook para que, tanto los que están fuera como los que están dentro, vean a través de nosotros la luz de Cristo que Dios ha hecho resplandecer en nuestro corazones cuando nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable (1 Pedro 2:9) y así glorifiquen a Dios por medio de nuestra conducta. Porque en otro tiempo éramos tinieblas, mas ahora somos luz en el Señor, andemos como hijos de luz (Efesios 5:8) y seamos santos en toda nuestra manera de vivir (1 Pedro 1:15), seamos santos también en Facebook.

Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Anden como hijos de luz también en Facebook

Facebook Biblia Dios

Quiero recordárles que también las así llamadas redes sociales, son parte del mundo de tinieblas en el que vivimos, no están excluidas. Y, por lo tanto, los creyentes que están por ejemplo en Facebook, deben procurarse también en Facebook, pues, comportarse como hijos de luz (el fruto de la luz es en toda bondad, justicia y verdad) comprobando lo que es agradable al Señor. Estamos notando, sin embargo, que muchos que se llaman Cristianos se confunden con las tinieblas, porque en vez de caminar como hijos de luz, andan como los que pertenecen a la oscuridad y a las tinieblas. Al ver sus muros, de hecho, uno se siente con ganas de vomitar. Hay de todo, excepto la luz del Señor. Vemos, de hecho, que se asocian al mundo para insultar a los políticos, contar chistes contra las autoridades, realizar luchas sociales o políticas, honrar herejes e impíos, dar publicidad, por sus fotos, a su mundanalidad y carnalidad celebrando equipos de fútbol y sus jugadores, y más. No parece en absoluto estar en el muro (o en casa) de creyentes. Luego hay los que mezclan lo sagrado con lo profano: en definitiva, tratan de agradar tanto a Dios como al mundo. Entonces, de vez en cuando, publican un versículo o una postal bíblica, y luego un montón de basura. Por supuesto este comportamiento insensato es un tropiezo, tanto para los incrédulos como para los creyentes, una violación de este mandamiento de Pablo: “No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios” (1 Corintios 10:32). Pero creo que también esto es necesario que ocurra, porque de esta manera, se entiende quiénes son los que buscan las cosas de arriba, y los que buscan las cosas de la tierra, los que andan en el Espíritu, y los que caminan según la carne, ya que es en particular precisamente fuera del lugar de culto que se manifiestan, tanto los que se santifican, como los que se corrompen: pastores incluidos.

“!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Santiago 4:4-5).

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/