La idea de la Masonería: unir todas las religiones

ecumenismo-dialogo-massoneriaDonde hay ecumenismo (no importa de qué tipo) y diálogo interreligioso, hay masones, debido a que el ecumenismo y el diálogo interreligioso son las herramientas utilizadas por la Masonería para crear la religión universal que es la meta de la Masonería, de hecho, en las Constituciones masónicas de 1723, se lee: “La idea de la Masonería es reunir todas las religiones y crear una religión universal: religión en la que todos los hombres están de acuerdo” Por lo tanto, nadie les engañe con palabras persuasivas. Quien tiene oídos para oír, oiga

Giacinto Butindaro

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Alianzas prohibidas

topicEn la foto el “Papa” Francisco se encontró este jueves 7 de mayo con un grupo de pastores evangélicos, encabezados por el pastor italiano Giovanni Traettino. Aquí el artículo completo.

—————————————————————————————————————————————————————————–

Dios dijo a Israel en la ley: “Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos. Enviaré delante de ti la avispa, que eche fuera al heveo, al cananeo y al heteo, de delante de ti. No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo. Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra. Y fijaré tus límites desde el Mar Rojo hasta el mar de los filisteos, y desde el desierto hasta el Eufrates; porque pondré en tus manos a los moradores de la tierra, y tú los echarás de delante de ti. No harás alianza con ellos, ni con sus dioses” (Éxodo 23:27-32).

Pero Israel violó este mandamiento, debido a que, una vez entrado en la tierra prometida, se alió con los extranjeros, y esto provocó la ira de Dios que abandonó Su pueblo, como está escrito: “Ciertamente tú has dejado tu pueblo, la casa de Jacob, porque están llenos de costumbres traídas del oriente, y de agoreros, como los filisteos; y pactan con hijos de extranjeros” (Isaías 2:6). Es grave, entonces, aliarse con los enemigos de Dios.

Sin embargo, parece que esto no enseñe nada a muchas Iglesias que como sin vergüenza, se alían con los infieles!! Parece increíble, pero es la realidad. Muchas iglesias creen que el fin justifica los medios, y por lo tanto admiten alianzas con los incrédulos que pueden contribuir a ayudar a la Iglesia. Ahora, alianza es una asociación o un pacto, también no expresado o no explícito, que consiste en dos o más partes para alcanzar un objetivo común; y estas Iglesias contraen alianzas con los políticos, con los masones, con los prelados papistas, (con el papa) ya que encajan todos!! Alianzas que hacen que estas Iglesias se sientan seguras y tranquilas, porque de esta manera se sienten fuertes y protegidas. Pero estas alianzas son la ruina de las Iglesias, porque provocan la ira y lo celo de Dios y entonces ponen las Iglesias contra Dios. ¿Y cómo podría ser de otra manera cuando Dios nos ha mandado a través del apóstol Pablo: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Corintios 6:14-16)? Pero a estas Iglesias no importa nada de lo que Dios dice, y así demuestran que Lo desprecian. En lugar de apartarse de los infieles se alían con ellos; en lugar de salir de su medio, se van a poner en medio de ellos. Se comportan exactamente como los Israelitas rebeldes que “se mezclaron con las naciones, y aprendieron sus obras” (Salmo 106:35) y “se contaminaron así con sus obras, y se prostituyeron con sus hechos” (Salmo 106:39). Es por eso que estas Iglesias no hablan y no andan como deberían, porque habiéndose aliado con los infieles, deben complacer a los infieles tanto por sus palabras como por sus hechos. Y esto significa tener que rechazar los mandamientos de Dios. Estas cosas están ahí para que todos las vean. Pero Dios es justo y no tendrá por inocente al culpable, y luego dará a estos rebeldes el salario de su conducta rebelde e injusta, como lo hizo con los Israelitas rebeldes.

Hermanos, salgan de aquellas Iglesias que de una manera u otra se han aliado con el Estado, con la Masonería y el Vaticano, porque son enemigos de Dios, debido a que contraer estas alianzas significa convertirse en enemigos de Dios. Jesús no contrajo ninguna alianza con Herodes o Pilato o con los escribas y los Fariseos o los Zelotes (un grupo religioso-político judío aparecido a principios del siglo I, ávidos partidarios de la independencia política del reino judío, que se rebelaron con las armas a la presencia romana en Palestina); es decir, con los incrédulos. Así que si el Hijo de Dios, que es la Cabeza de la Iglesia, se comportó de esa manera, la Iglesia también debe mantener el mismo comportamiento. Si no sigue las huellas de Jesús, no camina de una manera digna de Cristo y, por lo tanto, hace que la doctrina y el nombre de Dios sean blasfemados.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

La religión universal a la que los Masones quieren que todos los hombres se adhieran

masones religio universal1La Masonería quiere unir todas las religiones, de hecho, en las Constituciones de los Masones de 1723 (es decir, las Constituciones de Anderson de 1723) se lee claramente:

“Un masón está obligado por su mandato, a obedecer la ley moral; y si entiende correctamente el Arte, nunca será un estúpido ateo ni un libertino irreligioso. Sin embargo, aunque en los tiempos antiguos los masones estaban obligados en todos los países para ser de la religión de ese país o nación, fuera lo que fuera, ahora se cree que sea más conveniente obligarlos solamente a esa Religión en la que todos los hombres están de acuerdo, dejando a ellos sus opiniones particulares; es decir, ser hombres buenos y verdaderos, u hombres de honor y honestidad, cualquiera que sean las denominaciones o creencias que los puedan distinguir; entonces la Masonería se convierte en el Centro de la Unión, y el medio de conciliar la verdadera amistad entre las personas que habrían permanecido perpetuamente distantes”. Esa religión en la que todos los hombres están de acuerdo, es la religión universal. De hecho, Leemos más adelante: “Por lo tanto, ni resentimientos o cuestiones personales se pueden introducir por la puerta de la Logia, y mucho menos cualquier cuestión relacionada con la Religión o las Naciones o la política del Estado, porque nosotros, como Masones, pertenecemos a la antes mencionada Religión Universal”.

El “Sumo Pontífice” de la Masonería universal Albert Pike (1809-1891) – masón de grado 33, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos a partir de 1859 hasta su muerte – en su libro Moral y Dogma, que se considera ‘La Biblia del Rito Escocés’ ‘cuya lectura y el estudio del cual es indispensable para aquellos que quieren ser un Maestro de Arte Real en el sentido más verdadero y profundo’ (Introducción de Elvio Sciubba en Albert Pike, Moral y Dogma, italian Edition, Bastogi Ediciones, Foggia 2004, Vol. 1, p. 17), lo ha confirmado afirmando que la misión de la Masonería es invitar a “todas las personas de todas las religiones para que se reúnan, bajo su bandera [Libertad, Igualdad y Fraternidad], en la guerra contra el mal, la ignorancia y la injusticia”(Albert Pike, Moral y Dogma, italiano Edición, Vol 2, p 289-18 ° Príncipe Rosacruz..); y le hizo eco el masón Foster Bailey (1888-1977) – Masón de grado 32 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado que era el marido de Alice Bailey (1880-1949), una famosa bruja y espiritista de la Nueva Era – diciendo que el Masonería “fue la primera Religión Mundial Unida. Luego vino la época de la separación de muchas religiones y del sectarismo. Hoy estamos trabajando nuevamente para establecer una Religión Universal Mundial” (Foster Bailey, El Espíritu de la Masonería, p. 31).

Alerta máxima, por lo tanto, debido a que los Masones que están presentes en las Iglesias empujan precisamente en la dirección de la formación de una religión universal en la que todos los hombres están de acuerdo.

Rechacen, entonces, tanto el ecumenismo como el diálogo interreligioso, porque son las herramientas que los masones están utilizando para obligar los Cristianos a adherir a la religión universal que ellos quieren crear a nivel mundial.

Mantengan, por lo tanto, siempre ante sus ojos, estos mandamientos del apóstol Pablo para no caer en esta trampa diabólica llamada ‘Religión Universal’:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Corintios 6:14-18).

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Los Iluminati y los Masones

“No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿ó qué parte el fiel con el infiel? ¿Y qué concierto el templo de Dios con los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré á vosotros Padre, y vosotros me seréis á mí hijos é hijas, dice el Señor Todopoderoso.” (1 Corintios 6:14-18)

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Contra el culto a María

francesco-culto-a-maria

Los Católicos Romanos, que se llaman a sí mismos Cristianos, han convertido a María, la madre de Jesús – una de nuestras hermanas que después de acabar la carrera fue salvada por el Señor en Su reino celestial donde está descansando de sus labores – en “Corredentora”, “Mediadora”, “Refugio de los pecadores”,”Reina del Cielo”,”Nuestra Señora”, por mencionar sólo algunos de los muchos títulos que le son conferidos, y le adoran al ofrecerle oraciones y cantos y encomendando su alma a ella, y postrándose ante estatuas e imágenes que le representan que han puesto un poco en todas partes.

Sin embargo, está escrito: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3), y también: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:4-6).

Los Católicos Romanos son por tanto idólatras en el camino que lleva a la perdición y con ellos no hay comunión y no hay acuerdo porque nosotros somos luz en el Señor mientras ellos son tinieblas (2 Corintios 6:14-18), entonces hay que predicarles de arrepentirse y creer en el Evangelio (Marcos 1:15), diciéndoles que se conviertan de sus ídolos mudos a Dios (Hechos 14:15), de lo contrario, cuando morirán, descenderán a las llamas del hades porque es allá que van los idólatras (1 Corintios 6:9-10). Y luego animarlos a salir de la Iglesia Católica Romana (2 Corintios 6:17-18).

Tengan cuidado, el culto a María y a los santos que están en el cielo es un culto condenado por Dios, y los que participan en eso provocan Dios a celos y lo hacen enojar (Deuteronomio 32:16). Ellos, de hecho, adoran y sirven a los seres creados antes que al Creador, quien es bendito por siempre (Romanos 1:25).

“AL SEÑOR TU DIOS ADORARÁS, Y A ÉL SOLO SERVIRÁS” (Lucas 4:8).

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

 

La invocación de los santos es del diablo

devoto-statua-pioLa Iglesia Católica Romana enseña que los Cristianos deben orar a los santos que están en el cielo (en la lista de los santos compiladas por la Iglesia papal, sin embargo, hay muchos que no están en el cielo, porque eran pecadores que fueron canonizados santos por los Papas) debido a que interceden por ellos ante Dios, de hecho, el Concilio de Trento decretó lo siguiente: “El santo sínodo manda a todos los obispos y los que tienen el deber y la tarea de la enseñanza, que (…) en primer lugar instruyan diligentemente los fieles sobre la intercesión de los santos, su invocación (…) enseñando que los santos, reinando con Cristo, ofrecen a Dios sus oraciones por los hombres; que es bueno y útil invocarlos con suplicas y recurrir a sus oraciones, su poder y su ayuda, para adquirir beneficios de Dios, a través de su hijo Jesucristo nuestro Señor… ” (Concilio de Trento, Sesión XXV). Y esto es lo que hacen los sacerdotes, de hecho, enseñan a los católicos: “Oremos para que intercedan por nosotros”.

Esta es una enseñanza falsa porque la Escritura nos manda a orar a Dios Padre, y esto lo tenemos que hacer en el nombre de Jesucristo, es decir, confiando en su mediación porque Él es el único mediador entre Dios y nosotros, como está escrito: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre..” (1 Timoteo 2:5), y: “Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré” (Juan 14:13), y también: “De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido” (Juan 16:23-24), y otra vez: “…para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé” (Juan 15:16). Por lo tanto, es contrario a la sana doctrina, tanto orar a los santos que están en el cielo, como orar a Dios apoyandose en su mediación.

A la luz de esto, es imposible tener comunión con los Católicos Romanos, porque mientras nos dirigimos al Dios vivo y verdadero en el nombre de Aquel que murió, resucitó y vive para siempre, ellos se dirigen a los muertos, de los cuales la Escritura dice que no saben nada (Eclesiastés 9:5) y por lo tanto no pueden ver, ni oír, y por tanto lo que los Católicos Romanos hacen es pecado. Pero más allá de este, ellos cometen otro pecado que es postrarse ante las estatuas y las imágenes que representan a estos hombres y mujeres que ellos invocan y sirven, porque Dios dice: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:4-6).

Por otra parte, los Católicos Romanos, llamando los santos que están en el cielo intercesores poderosos y eficaces, en realidad disminuyen y hacen pasar por irrelevante la mediación que Jesucristo hace a la derecha del Padre en favor de sus discípulos en la tierra.

Los Católicos Romanos entonces son idólatras, que andan en tinieblas. Y nosotros tenemos el deber no sólo de reprobar su culto a los santos, sino también para amonestarles y exhortarles para que se arrepientan y se conviertan y crean en el Señor Jesucristo, para que sean salvados y salgan de la Iglesia Católica Romana que con sus herejías de perdición conduce las almas en las llamas del hades.

Quien tiene oídos para oír, oiga

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

https://www.facebook.com/groups/JustoJuicio/

Contra los puentes de los menospreciadores

ponti-cascateacquacheta04Este es el período de la construcción de muchos puentes por parte de muchas Iglesias Pentecostales. Hay algunos que han construido o están construyendo puentes con el estado, otros con la Iglesia Católica Romana, otros que construyen puentes con los valdenses, bautistas, metodistas, con la Iglesia de los Hermanos, la Iglesia Reformada, y también con los adventistas y los unitarios. Y casi todos ellos han construido puentes con el mundo, con este presente siglo malo, introduciendo de este modo dentro de las Iglesias deseos mundanos de todo tipo, el entretenimiento, los placeres y las prácticas paganas, con el pretexto de que en Cristo somos libres!

El material utilizado para construir estos puentes se llama “compromiso” , ya que todas estas alianzas se hacen a expensas de la verdad, la justicia y la santidad; en una palabra, en detrimento de la Palabra de Dios.

Si examinamos bien, de hecho, estas alianzas, es obvio que existe una renuncia a una parte del consejo de Dios, y esto con el fin de satisfacer el aliado de turno. En algunos casos, de hecho, han dejado de lado las enseñanzas de la Biblia que son literalmente desaparecidas de las doctrinas enseñadas por las iglesias pentecostales. En otros casos, se opta por no hablar de una cierta enseñanza aunque sea aceptada, o no decir que quien no la acepta está en el error, o no afirmar que tal o cual acción o conducta es un pecado, y esto se debe a que no debe suceder que el propio amigo se sienta en el error! Por lo tanto, se tolera el desprecio de algunas enseñanzas bíblicas y la transgresión de uno u otro mandamiento de Cristo. Y todo esto para no decir adiós a la amistad, a la alianza, que sería equivalente a decir adiós al dinero, títulos, privilegios, favores, gloria humana!

Estos son los pactos que Dios aborrece, y eso es porque están contratados despreciando su Palabra. Sí, porque aquellos que hacen estas alianzas son los menospreciadores de la Palabra de Dios, y no los que la valoran. En palabras dicen que consideran la Escritura como es en realidad, es decir la Palabra de Dios, la única fuente de autoridad en materia de doctrina y de fe y de moral, pero en realidad la desprecian, y nosotros tenemos en cuenta precisamente los hechos que tienen una voz más fuerte de sus palabras.

Estos personajes se encuentran entre los hipócritas, acerca de los cuales dijo Dios a través de Isaías: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” (Mateo 15:8-9).

Y ¿qué dijo Jesús a sus discípulos acerca de estos? “Dejadlos” (Mateo 15:14). Esto es lo que se debe hacer en contra de ellos, por lo tanto, hermanos, DEJADLOS. Esto significa retirarse de ellos, y dejarlos a su terquedad de corazón, su rebelión de la que no quieren arrepentirse. Sí, porque la característica de estos “guías ciegos” es que ellos no quieren arrepentirse. Se niegan a reconocer sus errores doctrinales y de comportamiento, sus compromisos. Son personas obstinadas que no hacen nada más que culpar la doctrina de Dios y el camino de la verdad.

Y entonces no hay nada más que hacer que separarse de estos pastores rebeldes y sus seguidores. ¿Qué dijo Pablo, de hecho, a los Santos en Roma? “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” (Romanos 16:17-18).

Les puedo decir por experiencia personal que quedarse con ellos es perjudicial, así como inútil, ya que son líderes e iglesias REBELDES, que SE NIEGAN A CONFORMAR SU MANERA DE HABLAR Y DE VIVIR A LA PALABRA DE DIOS YA QUE HAN DECIDIDO DE COMPLACER A LOS HOMBRES.

Y entonces, mis hermanos, si todavía están asistiendo a este tipo de Iglesias, les insto a que se retiren de los menospreciadores de la Palabra de Dios. Haganlo por el amor del Señor. Ustedes nunca se arrepentirán.

Recuerden que el apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor (2 Timoteo 2:22). Por lo tanto no con los que invocan al Señor con un corazón doble, con un corazón que no teme a Dios y no tiembla ante su Palabra, con un corazón lejos de Dios; pero sólo con los que de corazón limpio invocan al nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Hermanos, oren, pues, que Dios ponga en su camino las personas que invocan al Señor con un corazón limpio, con quien adorarle y servirle en la pureza y la simplicidad que es en Cristo. Miren, no he dicho “personas perfectas”, porque todos tenemos imperfecciones ante Dios. Él encuentra defectos en sus ángeles, imaginense si no los encuentra en nosotros. Pero he dicho personas que invocan al Señor con un corazón limpio, y entonces personas que aman y temen a Dios verdaderamente, y no sólo con palabras. También ellas tienen sus defectos, sus errores, no son sin pecado, pero son sinceras, honestas, humildes y fieles.

Quien tiene oídos para oír, oiga.

Por el maestro de la Palabra de Dios: Giacinto Butindaro

Traducido por Enrico Maria Palumbo